Chulos y basuriegos | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mié Dic 13 2017
20ºC
Actualizado 06:31 am

Chulos y basuriegos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-07-26 05:00:00

Chulos y basuriegos

Chulos y basuriegos

Ahora la moda está reivindicando su color negro, considerado hoy el más elegante y vistoso de todos. Pero su función social es admirable. No hace daño a nadie. Se come lo que los demás desprecian. Su contribución al aseo, la higiene y la descontaminación, es superior a la de todos los entes y servidores públicos. Y ejercen su benéfica labor gratis y de forma eficiente, generosa y alegre. Se afirma que su carne tiene maravillosas cualidades curativas y hasta efectos afrodisíacos.
¿Qué sería del Planeta sin estos nobles animales?

Después de realizar su benéfica actividad se levantan enhiestos hacia las alturas y desde allí en vuelo solemne contemplan con orgullo y dignidad esa tierra a cuya belleza y sobrevivencia contribuyen y a esa humanidad indolente e insensible que los desprecia.

A su vez, la labor que más agradezco y admiro es la de los humildes basuriegos o recicladores.

A menudo mi periplo matutino coincide con los días de recolección de basuras. Con frecuencia dialogo con ellos, les agradezco y les manifiesto estima y admiración por la labor tan importante y significativa que realizan. Los hay de todas edades y condiciones sociales: niños, jóvenes y ancianos; parejas, familias enteras, solitarios, viudos y hasta enfermos; escasean los viciosos o rateros. Los niños en edad escolar que los acompañan van casi todos a la escuela y sólo colaboran con sus padres en los ratos libres.  En general, son personas muy dignas.

El trato recibido de los usuarios es generalizadamente indiferente, algunas veces despectivo y rara vez amable. Pocos les colaboran.
Nuestra indolencia ha rebajado su labor al nivel de aquella de los irracionales gallinazos. Con frecuencia he encontrado niños buscando su desayuno en los deshechos, porque todavía no hay conciencia del delito de despilfarrar una comida que podría aliviar el sufrimiento más terrible e injusto cual es el hambre.

Podríamos fácilmente colaborar con ellos mediante la selección de las basuras en bolsas con cordones (retornables) de tres colores: una para los papeles; otra para los metales y plásticos y otra para los deshechos orgánicos. El Estado, en lugar de aprobar leyes inconvenientes como la 1259, presentada por el mismo “ilustre” congresista que fraguó aquella que prohíbe la presencia de vendedores y limosneros en los semáforos y penaliza a quienes les colaboran, que dificulta innecesariamente la labor de los recicladores favoreciendo a los grandes pulpos de esta nueva riqueza, podría obligar a reciclar comenzando por las entidades públicas, el comercio, la industria, los condominios y hasta las residencias particulares.

Hagamos algo por facilitar y dignificar las condiciones de trabajo de estos meritorios ciudadanos.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad