La mala política en Santander | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-07-27 05:00:00

La mala política en Santander

Entre par√©ntesis ¬Ė Ha aparecido un extraordinario libro publicado por LEYER y de autor√≠a del abogado y economista Jorge Humberto Galvis Cote, llamado ¬ďEl Derecho Econ√≥mico y Financiero en las actividades empresariales¬Ē. Muy recomendado, por lo pr√°ctico y completo, para administradores, economistas y abogados.
La mala política en Santander

***

No será nuevo mi reparo contra la mala política y los malos políticos en nuestra región. Tampoco mis críticas a la forma en que los electores fungen como siervos de la corrupción y reeligen constantemente a los mismos con las mismas en un círculo vicioso de nunca acabar.

Sin embargo, a unos cuantos meses para elegir Representantes a la C√°mara y Senadores, el escenario en Santander podr√≠a estar despejado para un intento de renovaci√≥n de una dirigencia que ha comenzado a desvanecerse ¬Ė ¬°gracias a Dios! ¬Ė. Los viejos y ama√Īados pol√≠ticos se sienten cansados y hemos visto que incluso algunos de ellos han anticipado su retiro. Todos los dem√°s andan investigados o encarcelados y sabemos que sus l√≠os judiciales les impedir√°n, cuando menos, participar directamente en los pr√≥ximos comicios.

Como tenemos una sociedad tan fr√°gil en materia de rendici√≥n de cuentas, jam√°s sabremos cu√°l es el balance que dejan y por lo mismo nunca podremos estimar suficientemente el da√Īo que nos hicieron.

Se van ellos, pero mi temor es que las perversas estructuras que fundaron y que les permitieron manejar la pol√≠tica en Santander contin√ļen vivas. Es probable que incluso sigan interviniendo desde una celda o desde los pomposos hogares a que se hicieron con plata de todos y a punta de marruller√≠as. No nos basta, por eso, con ver caras nuevas en los tarjetones. La mala pol√≠tica en Santander ha corrompido al electorado e introducido din√°micas amorales que ser√°n muy dif√≠ciles de cambiar. En nuestro Departamento, por ejemplo, no existe eso que en Bogot√° llaman ¬Ďvotos de opini√≥n¬í. No exigimos programas de gobierno, ni revisamos antecedentes, ni siquiera tenemos unidades investigativas tan s√≥lidas en los medios como para detener la figuraci√≥n de los personajes de tan mala cala√Īa que nos han gobernado.

No todo est√° perdido, es verdad, pero el hecho de que los pol√≠ticos de siempre se est√©n opacando no quiere decir que los nuevos que vengan sean todos los que cambien el dram√°tico cuadro que he descrito. Har√°n falta veedur√≠as ciudadanas, universidades comprometidas con el debate p√ļblico y la transparencia, gremios activos y entidades sociales sin √°nimo de lucro que acompa√Īen este tr√°nsito que ahora puede ser posible, aunque como digo, no sea del todo f√°cil. ¬ŅSer√° mucho pedir que los ciudadanos no sigan votando contra s√≠ mismos?

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad