Dom Dic 11 2016
19ºC
Actualizado 06:09 pm

Huellas al microscopio | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-10 05:00:00

Huellas al microscopio

Hace tres a√Īos, en Cartagena, fue arrestada en medio del multitudinario entierro del cantante de champeta ¬ĎEl Johnky¬í, una mujer que hoy tiene 44 a√Īos llamada Adalgiza Esther Zabaleta, autora de un crimen que m√°s parece la trama de una pel√≠cula de ciencia ficci√≥n.
Huellas al microscopio

La Polic√≠a la buscaba desde hac√≠a seis meses cuando descubri√≥ que en el patio de su casa en Barranquilla, estaba enterrado el cuerpo de Augusto Herazo, un pensionado de Foncolpuertos que fue su pareja durante cinco a√Īos.

Seg√ļn la investigaci√≥n, Adalgiza y su hijo Yesid (hijastro del pensionado), ahorcaron y apu√Īalaron a Herazo en octubre de 2000, cavaron un hueco en el patio de la vivienda y antes de sepultarlo le cortaron el √≠ndice derecho. Su intenci√≥n no era otra que usar la huella dactilar para cobrar la pensi√≥n, cosa que lograron durante dos a√Īos.

Pero esto no se supo por investigaciones judiciales. Se dedujo cuando la Policía encontró el dedo de Herazo en el congelador de la nevera de Adalgiza.
Hasta ese momento nadie dudaba de la mujer que mensualmente cobraba la pensión de su marido, entre otras cosas porque la huella dactilar siempre ha sido una prueba de identidad incuestionable. Y ella tenía la de Herazo.

Hoy Adalgiza paga una condena de 12 a√Īos y medio de c√°rcel. Pero para los investigadores judiciales el asunto de la huella robada no termin√≥ con el arresto de la mujer. Era evidente que la huella no pod√≠a seguir consider√°ndose como ¬ďidentidad plena¬Ē y mucho menos ahora, cuando la tecnolog√≠a y los sistemas de impresi√≥n son inimaginables.

Incluso, clonar huellas es algo tan sencillo, que este a√Īo qued√≥ p√ļblicamente demostrado en el programa de televisi√≥n Cazadores de Mitos de Discovery Channel.

Los conductores enga√Īaron a un lector de huellas para abrir una puerta, primero utilizando una huella robada y un gel bal√≠stico (imita la carne humana); y luego con una simple fotocopia.

¬†Sin embargo las huellas siguen teniendo gran protagonismo: hay carros sin llaves, se puede comprar por Internet solo apoyando el dedo y este a√Īo, en las modernas tiendas de Shanghai, se ha comenzado a utilizar un sistema de pago que sustituye a la tarjeta de cr√©dito por las huellas dactilares de los clientes.

¬ŅQu√© hacer?

¬ďLa dactiloscopia debe evolucionar de la lupa al microscopio¬Ē, afirma Samuel Alonso Salazar Caballero, un sanguile√Īo de 38 a√Īos que lleva 16 trabajando como investigador criminal√≠stico para un organismo del Estado y que acaba de llegar de Lyon, Francia, donde est√° el cuartel general de la Interpol.

La investigación

Es un hecho que a cualquiera le pueden robar su identidad y que los lectores digitales no diferencian las huellas humanas de las clonadas. También, que el viejo sistema de la lupa ya no es suficiente para determinar la real procedencia de una huella; al ojo humano las huellas son iguales y pasan como originales.

Hace 12 a√Īos, Jos√© Gregorio G√≥mez, graf√≥logo del CTI de la Fiscal√≠a General de la Naci√≥n, demostr√≥ que las huellas se pod√≠an reproducir en sellos y cre√≥ un m√©todo para identificar ese tipo de huellas. De ah√≠ parti√≥ la investigaci√≥n del criminalista santandereano.

¬ďPara la Dactiloscopia una huella es √ļnica, por eso la ciencia a nivel mundial se ha centrado en mirar el patr√≥n para decir que corresponde a fulano de tal. Pero los delincuentes van mucho m√°s all√°¬Ē, explica el investigador Samuel Delgado Caballero.

Su propuesta es sencilla: las huellas no pueden seguir mir√°ndose solo con lupa sino tambi√©n con microscopio, ¬ďpara ver que no s√≥lo provienen de un dedo sino de una m√°quina o son una reproducci√≥n¬Ē. El criminalista tambi√©n comprendi√≥ que con el microscopio es posible, incluso, diferenciar las huellas de una persona que ha muerto de las de aquella que est√° viva.

Se asesor√≥ de la dermopat√≥loga Mavel √Āvila y juntos tomaron 100 casos de personas fallecidas que hab√≠an sido anteriormente registradas por huellas dactilares. Finalmente fueron dos mil las huellas analizadas.

¬ďHay cambios que suceden con la muerte y repercuten en la piel. La diferencia est√° en los poros. Cuando la persona est√° viva se abren. Pero aqu√≠ lo realmente importante es que los delincuentes sepan que hay una herramienta a nivel de justicia que puede contrarrestar tanto enga√Īo en cuestiones de falsedad y suplantaci√≥n de identidad¬Ē, dice el investigador.

En Interpol

Luego de obtener los resultados, Samuel Delgado buscó la manera de vender al mundo el método de la microdactiloscopia y fue directo a los archivos que Interpol, la mayor organización de policía internacional, ha publicado en la Web.

¬ďEllos se re√ļnen cada dos a√Īos, desde hace diez, en Francia, donde queda el comando general. Empec√© a mandar correos electr√≥nicos hasta que sali√≥ la convocatoria internacional de Dactiloscopia y me invitaron como conferencista¬Ē, cuenta.

Delgado Caballero explica que en Francia logr√≥ presentar su teor√≠a como un postulado de la Dactiloscopia. ¬ďLo que hice fue reconocer el principio de originalidad a las huellas dactilares, explicando que era necesario detectar la procedencia de las huellas, es decir, que provienen directamente del dedo natural y no de una fotocopia, de un sello o de una fotograf√≠a¬Ē.

A nivel mundial, los casos de suplantaci√≥n de huellas dactilares se han conocido cuando las¬† v√≠ctimas son personajes influyentes, como un banquero. ¬ďPero la investigaci√≥n otorgaba credibilidad a la v√≠ctima por su investidura, no porque cient√≠ficamente se comprobara la suplantaci√≥n de identidad¬Ē.

Ahora, el microscopio parece ser la soluci√≥n. Incluso, el investigador asegura que la estrategia utilizada por algunos narcotraficantes que se han hecho cirug√≠as para implantarse su misma piel, cambiando la posici√≥n de los dedos, no sirve para nada. ¬ďAfortunadamente, para nosotros, los delincuentes no saben de Dactiloscopia¬Ē.

Un cAsO reciente

El del almirante retirado Gabriel Ernesto Arango Bacci, al que la Fiscalía profirió medida de aseguramiento para que responda por sus presuntos vínculos con el narcotráfico.

La Fiscalía sindica a Arango de los delitos de cohecho y concierto para delinquir, porque su huella aparece en un recibo por el pago de 115 mil dólares de la mafia. También por haber suministrado información sobre rutas donde la Armada hacía patrullajes en el Mar Caribe.
Pero fue precisamente con la aplicación de la microdactiloscopia, que se demostró que la huella del ex contralmirante fue clonada.

LOS LECTORES DE HUELLAS

Después de varios experimentos, es claro que las huellas artificiales no son reconocidas por los lectores digitales -o máquina AFIS-, que trabajan escaneando huellas, como las que tiene la Registraduría Nacional.

¬ďLas huellas falsas o hechas por sellos no las reconoce el AFIS, por eso ahora los esc√°neres de huellas est√°n tratando de llegar a nivel microsc√≥pico¬Ē.

Delgado Caballero ya recibió una llamada de la empresa francesa SAGEN, creadora de los sistemas AFIS, para profundizar en el análisis microscópico.

¬ďSi van a invertir dinero en lectores de huellas, hay lectores que capturan la sensibilidad del impulso nervioso y de la circulaci√≥n sangu√≠nea¬Ē, dice.

El investigador explica que las notar√≠as y los bancos deber√≠an capacitar a su personal en Dactiloscopia.¬† ¬ďPor lo menos deber√≠an saber que lo que les est√°n mostrando es una c√©dula aut√©ntica. La nueva, busca evitar tanta clonaci√≥n¬Ē.

Otras suplantaciones

El método más sencillo para suplantar la identidad es por medio de una fotocopia o escaneando la cedula original.

Un delincuente puede utilizar una fotocopia olvidada en la basura de una papeler√≠a, cambia la fotograf√≠a y la huella y conserva los datos y el n√ļmero de la c√©dula.

Este m√©todo se utiliza con mucha frecuencia para comprar celulares y jugosos planes de minutos. ¬ďQuienes venden celulares no tienen la manera de saber si un documento es aut√©ntico o no, hasta se preocupan m√°s porque les entreguen una fotocopia ampliada que por comprobar si el documento es original¬Ē, dice Delgado Caballero.

Hay otros casos donde una persona abre una cuenta bancaria a nombre de otra persona o falsifica un cheque y lo reclama a nombre del titular. En esos casos el delincuente sí firma y coloca su huella.

¬ďTambi√©n ocurre con la venta de casas. El delincuente se entera de la venta, visita la casa, saca copia de la llave, va a la oficina de Instrumentos P√ļblicos, obtiene la matr√≠cula inmobiliaria y es √©l quien hace el negocio con el comprador, entregando escrituras falsas.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad