Publicidad
Publicidad
Dom Dic 11 2016
19ºC
Actualizado 06:09 pm

Un ministerio corto de plazo y breve de mente | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-07-29 05:00:00

Un ministerio corto de plazo y breve de mente

Un ministerio corto de plazo y breve de mente

Y resultaría difícil de creer, porque no es necesario ser un experto en economía o especialista en demografía, para reconocer una equivocación gubernamental de tanto calibre.

De hecho, la realidad colombiana es tan evidente, que hasta personas de educación media pueden darse cuenta del error colosal que está cometiendo el Gobierno Nacional, al objetar la ley que permitiría realizar vasectomías y ligadura de trompas sin costo alguno a los colombianos sin necesidad de estar en el régimen de salud.

Sí. A pesar de que ya fue aprobada por el Congreso y sólo necesita la firma del Ejecutivo para entrar en vigencia, el proyecto no se puede concretar porque el ministerio de Hacienda asegura que realizar gratuitamente esas operaciones le generaría sobrecostos al presupuesto estatal de aproximadamente 400 mil millones de pesos. Y esa cifra, lo ha llevado a declararse en contra de la sanción de la ley.

Esa negativa a patrocinar la planificación familiar en un país ahogado por la pobreza, conlleva varias preguntas pero una sola conclusión.

Es que no se puede negar, que la actitud del Gobierno y concretamente del ministerio demuestra un pensamiento de tan corto plazo,  que genera dudas incluso sobre el grado de inteligencia y raciocinio de quienes toman una determinación de ese tipo.

En otras palabras, no parece existir en ninguna de esas dependencias alguien medianamente capacitado para calcular que esos 400 mil millones de pesos que esgrimen ahora como un costo impagable, se multiplican a la enésima potencia en el mediano plazo si no se invierte en planificación familiar.

Es que bastaría con que alguien en el alto Gobierno se preguntara cuánto le vale al Estado en materia de asistencia alimentaria, educativa y social cada uno de esos niños que nace en condiciones de miseria porque sus padres no tuvieron cómo planificar, para que se apoyara la ley sin demora alguna.    

De hecho, ese cálculo ni siquiera determina el sufrimiento de todos esos seres que llegan al mundo en condiciones de desventura absoluta, sin entrar en otros aspectos como la criminalidad y esa fuente inagotable de mano de obra de la cual tan hábil y cruelmente se aprovechan los grupos criminales, por cuenta de la sobrepoblación creciente.

Las vasectomías y la ligadura de trompas a todos aquellos que la deseen no debería ser un beneficio o un favor, sino un derecho incuestionable en un país con las características económicas y demográficas como las que sufre Colombia.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad