La cooperación militar | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-07-29 05:00:00

La cooperación militar

Todos coincidimos en la importancia de preservar relaciones amistosas con Venezuela y Ecuador, porque despu√©s de EU son nuestros mejores socios comerciales; infortunadamente afectadas por toda suerte de tensiones derivadas del perfil primario y fundamentalista de sus presidentes y de sus inocultables condicionamientos ideol√≥gicos, que generan retaliaciones que impiden que nuestros intercambios bilaterales fluyan en un ambiente de normalidad. Sin embargo, en aras del buen desempe√Īo de nuestro comercio, el pa√≠s no puede declinar -ah√≠ s√≠ en su soberan√≠a- a favor de las pretensiones expansionistas del coronel Ch√°vez, a trav√©s de su delirante proyecto bolivariano.
La cooperación militar

Su osad√≠a lleg√≥ a la desmesura de lo ins√≥lito: la pol√≠tica internacional de Colombia debe contar con su benepl√°cito, so pena de amenazar con una revisi√≥n a fondo de las relaciones binacionales. Fue su reacci√≥n ante el anuncio del gobierno Colombiano de ampliar el convenio de cooperaci√≥n militar con los EU; instrumento necesario para enfrentar el narcotr√°fico y el terrorismo. Y aqu√≠ subyace el meollo del asunto: todos los modelos totalitarios, por razones consustanciales a su propia naturaleza tienen vocaci√≥n de crecimiento sin l√≠mites, porque no se sienten seguros si no navegan en sus propias aguas; de ah√≠ la estrategia de imponer su ideolog√≠a en los escenarios de inter√©s geopol√≠tico. Por ello sus prioridades son Colombia y Per√ļ y en ese prop√≥sito est√° trabajando, con la ayuda de sus incondicionales seguidores.

Hay que decirlo sin ambages: Colombia no puede dilapidar en armamentismo los recursos que demanda su desarrollo social. Por eso la presencia del equipamiento norteamericano, además de los propósitos ya indicados, funciona como un elemento disuasivo de cara a las recurrentes amenazas bélicas del presidente Venezolano.

En ese contexto resulta deplorable la posici√≥n oportunista del se√Īor Pardo a prop√≥sito de este tema. Lamentable que las conveniencias electorales pesen m√°s que los altos intereses de la naci√≥n. Hacer eco a las razones de Ch√°vez, quien se siente incomodo ante el relativo fortalecimiento de su vecino, constituye un melanc√≥lico papel de quien evidentemente no muestra con ello los quilates para regir los destinos del pa√≠s. Obviamente, lo anterior no implica que se pueda soslayar el imperativo constitucional de obtener la autorizaci√≥n del Congreso Nacional.¬†

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad