Publicidad
Publicidad
Dom Dic 4 2016
20ºC
Actualizado 06:49 pm

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-07-29 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

Hoy en día se sigue esgrimiendo para sostener el “creacionismo” (afirmar que la Tierra tiene sólo 6.000 años de edad), para justificar la invasión a Irak, para negar transfusiones sanguíneas y, cómo no, seguir haciéndole la guerra mediática e ideológica a los pobres miembros de la comunidad LGBT.

El caso de cierto “hermano en Cristo Jesús”, dueño de un automotor abarrotado de citas bíblicas intimidatorias, es patético y ridículo a más no poder. ¿Por qué en lugar de mandarlos al lago de fuego y azufre no intenta mejor convertirlos a su iglesia y hacerlos parte de su rebaño? Claro, después de intentar convencerlos de que el Levítico 20:13 ya no ordena explícitamente lapidar a los homosexuales o que al santo rey David no le parecía más dulce el amor de Jonatan que el de las mujeres (II Samuel 1:25-26, I Samuel 18:1-4), etc.
¡Ya dejen a esas personas en paz y dedíquense más bien a ver cómo erradicamos del planeta el hambre, la miseria, la injusticia social y la guerra, o para buscar la libertad de los secuestrados!

Iván Chaparro.

Los puntos sobre las íes

Hemos sido testigos de las constantes críticas y amenazas del presidente Hugo Chávez y de las continuas agresiones, ironías e insultos del presidente Rafael Correa a las decisiones que el gobierno colombiano ha tomado frente a la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo. Parece que Correa no supera las gotas amargas por las fumigaciones en la frontera ecuatoriana, la muerte de Raúl Reyes en su territorio, ni la investigación por la supuesta financiación que las Farc hicieron a la campaña electoral que lo llevó a la Presidencia.
Ante este difícil panorama, nuestro ministro de Relaciones Exteriores, Jaime Bermúdez, escuchó nuevamente la orden que en 1819 recibió Juan José Rondón de Simón Bolívar: “¡Coronel, salve usted la Patria!”, pues se pronunció para pedir a los países vecinos respeto y no injerencia por los asuntos internos de nuestro país. De hecho, Colombia no interviene en las de ellos.

Ojalá los presidentes de Venezuela y Ecuador pensaran más en su gente, en la necesidad de mantener las relaciones comerciales y en la mutua colaboración que debe reinar para derrotar el flagelo del narcoterrorismo; que el Presidente Correa recapacitara sobre el aumento de los aranceles a tantos productos colombianos. Tristemente, mientras los informes arrojen una supuesta complicidad entre ellos y los narcotraficantes, eso será una utopía y seguramente continuarán sus inconformismos, disgustos, cantaletas e iras.
En cuanto al temor que genera en los países vecinos la utilización de las bases militares colombianas por EE.UU., hay que recordar que Manta completó un decenio en Ecuador sin agredir a otros países, y al igual, en Colombia, el acuerdo excluye la agresión a terceros Estados. Esto no debería ser motivo para agudizar las difíciles relaciones entre los países hermanos.

Diana María Tovar Osorio

¡Gritos en silencio!

No es posible que cada día se nos tenga que volver más duro el corazón y tengamos que callar y cerrar los ojos para no ver a nuestro alrededor y llorar al sentirnos impotentes ante tanto sufrimiento y desamparo que a diario vemos en las calles. Los políticos nos ilusionan y comenzamos a luchar unidos para llevar esa gota de esperanza al poder y con esto ver un cambio y al final sentir que la voz de nosotros, el pueblo, tiene eco y que no solamente nuestro voto cuenta. También nuestras necesidades y sentimientos.

Es el caso del Alcalde de Floridablanca, Eulises Balcázar, quién nos prometió en su candidatura ayudarnos con la protección de los animales desprotegidos y maltratados; con esa promesa fuimos muchos los que nos unimos para llevarlo a la Alcaldía y hoy por hoy ya posesionado en el cargo, ni siquiera nos toma en cuenta para responder una llamada o una carta. Nunca pensamos que una persona tan segura de sus palabras al dirigirse a nosotros los defensores de los animales, sólo jugara con nuestros sentimientos y se aprovechara del amor que sentimos por los más desprotegidos. Sólo nos hizo trabajar y obtener la mayor cantidad de votos para cerrarnos después las puertas en la cara. A todos mis queridos lectores, gracias una vez más por darme unos minutos de su atención y en lo posible ayudarme a subir más alto mi voz para hacer estas hermosas obras una realidad.

Marina Cortés de Plata


Ser alcalde de Florida

Con el riesgo de pecar por ignorancia, me atrevería a decir que lo más fácil en la política regional es ser alcalde de Florida.
Y es que tradicionalmente los florideños (o un sector muy influyente de la población) se oponen sistemáticamente a todo proyecto que proponga la Alcaldía.

Es así como el Plan de Vivienda de Altos de Bellavista, la nueva casa de Mercado, la reubicación de los desplazados, la ampliación de la carrera octava, la peatonalización de la Calle de los Estudiantes, y ahora el plan parcial de reforma del sector antiguo se quedaron inconclusas o en el tintero.
De seguir en esa tónica, Florida seguirá siendo el mismo pueblo viejo y sucio, de tapias de barro, andenes estrechos y calles angostas.
Y mientras tanto el alcalde, para tener conformes a los quejosos de siempre, debería sentarse a no hacer nada y cobrar su sueldo.

Pedro José Pinilla Orejarena

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad