Reflexiones | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-07-30 05:00:00

Reflexiones

“¿Quien quiere ser millonario?” es un programa de gran audiencia en la televisión por su estilo, presentación, nivel de preguntas que se formulan y además porque tiene un ingrediente adicional muy seductor: permite soñar. 
Reflexiones

Hay una solución económica a la mano y ese es el reto. El programa nació en la India y allí se tomó de modelo para realizar una producción cinematográfica que lleva su nombre, producción que ha merecido los mayores elogios de la crítica, así como un sinnúmero de galardones donde se destacan los Oscares de la Academia de Cine de Hollywood.

 El fondo del asunto es la denuncia social que plantea, evidenciándose los contrastes de un país que muestra las grandes brechas entre ricos y pobres; el nivel de crecimiento económico de esta potencia y la miseria de buena parte de sus pobladores, así como la ausencia de Estado para contener un drama que día a día afecta a la población más vulnerable: niños y adolescentes.

Uno de estos desarraigados, Jamal, logra acceder al programa, corona el premio y termina el sueño. Pero el drama continúa para él y los millones de habitantes de esa región que tienen su perfil: leí hace poco en un diario de circulación nacional que el joven actor que interpretó al personaje más importante de la cinta continúa en la pobreza y regresó a su infortunado estado natural. Elevado hasta lo sublime cuando fue paseado por escenarios adornados de lentejuelas, alfombras rojas y vestido para la ocasión, ya lo olvidaron y como en la película, todo fue fugaz, al igual que una ficción. Doble frustración: lo rescataron para la cinta, pero no para la vida.

En Colombia, donde ha hecho carrera el cine-denuncia, también hay ejemplos de sueños frustrados, producto de la descomposición social y la ausencia de compromiso estatal con los desvalidos. Las producciones cinematográficas conocidas como la Vendedora de Rosas, de gran interpretación por Lady Tabares y Rodrigo D No Futuro, donde actúa Ramiro Meneses, muestran rumbos diferentes de estos dos actores. La primera no logra superar su pasado y el segundo ahora es director de cine. ¿Será que los sueños están llenos de agonías? O como refiere Cervantes en el Quijote, Parte Segunda, Cap. LXVIII en labios de Sancho: “... moneda general con que todas las cosas se compran, balance y peso que iguala al pastor con el rey y al simple con el discreto...”.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad