Todos cargamos una cruz | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-07-30 05:00:00

Todos cargamos una cruz

Algunos consideran que porque son adinerados, porque van a misa, porque tienen apellidos de abolengo o porque son buenos seres humanos y hasta porque son bonitos, no van a sufrir en este mundo. Es más, piensan que por ser cristianos les espera un cielo pletórico y lleno de paz. Olvidan que a todos nos corresponde cargar una cruz.
Todos cargamos una cruz

Debemos aprender a enfrentar las adversidades más allá del estrato o de nuestro entorno. Sólo así podríamos llegar a ser inmortales. Nadie del que hoy se diga que es inmortal dejó de tener una vida precedida por el sacrificio.

Ejemplos hay muchos. Basta con recordar la vida de  Jesús. La Biblia cuenta que después de un juicio absurdo y de hacerlo azotar, el procurador Poncio Pilatos lo entregó a los judíos para que lo ejecutaran.

Unos minutos antes los soldados romanos lo habían llevado al interior del pretorio, lo desnudaron, le echaron encima un manto púrpura y trenzando una corona de espinas se la pusieron sobre su cabeza.

Así sea un ateo, usted debe admitir que Jesús no tenía porqué sufrir semejante castigo. Sin embargo, Él hizo su peregrinación cargando la conocida cruz de la antigüedad.

Y esa cruz fue algo más que un madero atravesado por una barra transversal. Era un terrible suplicio establecido por los  romanos, para hacer más tortuoso el camino hacia el cadalso.

La crucifixión era una forma baja e ignominiosa de matar  a un criminal. Y Jesús, sin haber matado ni a una mosca, fue obligado a morir así.

A lo mejor a usted le ha ocurrido lo que le hicieron al que podríamos llamar el ser más inocente de la historia universal. No estamos hablando de cargar una cruz de palo rumbo a un cementerio, o algo así. Nos referimos al ‘calvario’ que puede estar viviendo en su vida.

Esta página no le está haciendo una “oda al sufrimiento”. No pretendemos que se las dé de víctima.

¡Ni más faltaba!

Sólo queremos pedirle que reflexione sobre esa penitencia que está pagando. Porque el sufrimiento, el dolor, la enfermedad, la soledad y los demás procesos de angustia que sentimos, tienen una razón de ser.

A veces los fenómenos que parecen acontecimientos malos o desagradables, son sólo estados transitorios de algo que está mejorando.
Una madre sufre en el parto, pero después de aquellas “pataditas” que le da su hijo en la barriga confirma el gran privilegio que tiene de ser mamá. Ninguna mujer que ame a su hijo puede negar esta reflexión.

Eso sí, mas allá de la cuestión religiosa o de la fe que usted tenga, cada uno tiene su propia interpretación del ‘por qué’ carga determinada cruz.
Algunos reniegan, otros se resignan y no faltan los que “gozan” con el hecho de sufrir.

En cambio, los más optimistas dicen que las cosas difíciles son las más satisfactorias a la hora de superar un obstáculo; los románticos sostienen que en medio de las espinas surgen las rosas; y los nobles argumentan que en donde no hay una dificultad, no es necesaria la virtud.

Sea como sea, los optimistas, los románticos y los nobles también afrontan situaciones difíciles y los tres practican una similar filosofía de vida que reza así: un problema es una luz en el camino.

Si no hace parte del ‘grupo de los tres’, debe tener presente que no puede permitir que la situación que afronte le ‘franquee’ su espíritu.
Por eso, le viene bien considerar que cada problema que toca a su puerta, es un reto y que, en ese preciso momento, hay que aprender a enfrentarlo con toda la pasión del caso.

Lo importante de todas estas palabras, es que a los problemas  hay que aceptarlos, no sólo porque forman parte de la vida, sino porque son cosas que miden nuestra resistencia y perseverancia.

LISTA
‘Top 10’ de cómo solucionar problemas

1 Revise si su forma de tratar los problemas es la más adecuada.
2 Deje ‘enfriar’ el problema; tómese 10 minutos.
3 ¡No se ocupe antes de tiempo!
4 Admítalo, usted es el único responsable de lo que le está pasando. No les eche las culpas a los demás.
5 ¡No huya! el problema siempre lo perseguirá.
6 Siempre habrá tiempo para rehacer las cosas.
7 Pídales ayuda a los demás, sólo si es necesario.
8 Sueñe que el problema se le solucionó.
9 Tome decisiones: no se quede esperando que la respuesta le caiga del cielo.
10 Tenga claro que un problema que no tiene solución, no es un problema.

¿cómo curarse?

Dicen los expertos que, a través del tiempo, las ganas de vivir y la fe son esenciales para sanarse. Y no es que la medicina no sirva, es que ninguna pastilla lo curará si usted no cree que se va a mejorar.

Mejor dicho: se cura más, quien cree más.
Eso, de manera literal, nadie lo puede contradecir. Sólo así se puede explicar que muchas personas hayan aprendido a sobrevivir a enfermedades tan graves como el Sida y el mismo Cáncer.

En las Sagradas Escrituras, por citar un ejemplo, los versículos aclaran que las palabras ‘curación’ y ‘fe’ siempre van de la mano.
Los científicos, así lo digan a ‘regañadientes’, también empiezan a darle crédito a esta sana teoría. Es más, afirman que si a alguien se le repite a diario que se va a curar, de tanto oírlo, el paciente termina creyéndoselo.

En un pasado reciente, un reconocido médico, Stewart Wolf, dijo que a los pacientes que él trataba y que sufrían de náuseas y vómitos permanentes, les administraba un jarabe y les decía: “esto los cura, ya verán”.
¡Y así ocurría! la gente se recuperaba, pese a que el famoso jarabe no era más que un menjurje de agua con azúcar o colorantes naturales.

En este caso, la sola creencia de que la bebida sanaba era suficiente para el enfermo.
Algunos llaman a esta técnica “memoria del bienestar”. Dicen los investigadores que, de alguna manera, cuando se cree en la recuperación, el cerebro “recuerda” y ordena de inmediato el estado de bienestar.

No sólo ocurre con la salud, también pasa en todos lo que nos rodea. Si asume que está bien, todo le saldrá bien.
¡No es brujería, es respirar fe por doquier!

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad