Publicidad
Mar Jun 27 2017
19ºC
Actualizado 09:54 pm

Fetiches entre sábanas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-10 05:00:00

Fetiches entre sábanas

Tacones de aguja, botas de cuero, labiales rojos, pañuelos y hasta bufandas.
Fetiches entre sábanas

Más allá de las prendas íntimas como los mismos corsé o determinada ropa interior de colores especiales, los fetiches llegan a la cama para estimular la vida sexual en pareja.

Casos se han conocido de hombres que sienten placer por pintar las uñas de los pies y de las manos de su pareja con esmalte rojo, como forma de estimulación.
Otros sienten que su deseo se despierta al coleccionar prendas íntimas que le recuerden a sus parejas.

Se conocen tendencias de personas que hasta coleccionan los cabellos de sus parejas como elemento fetiche o labiales usados.

¿Qué tan satisfactorio suele ser esta situación en pareja?
Vanguardia Liberal habló con sexólogos expertos sobre los fetiches que sanamente se disfrutan en pareja y aquellos que ya empiezan a convertirse en todo un problema entre sábanas.

preguntas y respuestas
Agustín Herrera de Arcos
Sexólogo

¿Cómo podemos definir el fetichismo?
“El fetiche es todo objeto o situación que en un momento determinado estimula los sentidos desde lo erótico. Puede ser desde un vestido hasta un perfume, un zapato, una prenda íntima. La misma voz puede ser un fetiche, depende de cómo lo perciba y lo exprese la otra persona.

¿Por qué se da esta tendencia fetichista?
“Es un proceso mental que se da en todas las personas y que enriquece la respuesta sexo erótica, dependiendo de la vivencia previa de la misma persona, de su estado emocional. No se puede decir que sólo se da en hombres, también se da en las mujeres.

¿En qué momento es normal y en qué momento pasa a necesitarse ayuda profesional?
“El fetichismo sano es el que permite enriquecer la relación, es el que sirve como instrumento pero no sustituye el comportamiento sexual.
El problema se presenta cuando la actitud fetichista de la persona se hace dependiente”.

¿Qué casos podemos citar en el que se pase el límite?
“Cuando un hombre se excita viendo los pantys de una mujer en cualquier sitio y empieza a acumularlos, así como las medias veladas, el cabello de una mujer y lo guarda para excitarse, ya no es un proceso natural sino obsesivo.
También puede ser el caso de un hombre que le roba a cualquier mujer los zapatos de un color determinado, o incluso, algunos que son capaces de ingresar a casas ajenas para robar prendas íntimas femeninas”.

¿Qué se debe hacer en esos casos?
“En este caso si no se da cuenta y el que está a su lado sí, es necesario compartir ese comportamiento con un terapeuta”.

¿Qué consejos se pueden dar a las parejas?
“Que tengan en cuenta que cuando el individuo acude a usar el fetiche en la otra persona, puede haber maltrato. Tal es el caso del encadenamiento, eso es un fetiche sádico de no estar aprobado por la otra persona”.

lista
¿Qué puede ser un fetiche?

• Ver una mujer fumando en la cama
• El uso de botas hasta las rodillas
• Los tacones de aguja
• El labial rojo
• Lencería de un color determinado para lograr la excitación
• Peinados especiales o el mismo cabello
• El uso de guantes
• Los pies de su pareja
• Prendas elaboradas en cuero
• El uso de chalecos de diferentes texturas
• El uso de bufandas
• Una parte especial del cuerpo como el mismo ombligo.

LA VOZ DEL EXPERTO
Gabriel Gutiérrez Giraldo/Médico con postgrado en orientación sexual

“En pareja generalmente hay juegos fetichistas. Es muy frecuente el intercambio de ropas, la pijama masculina en la mujer, con estos juegos puede haber una personalidad débil en la que el hombre quiere mostrarse sumiso y que sea ella quien tome el rol activo.

Socialmente también se incentiva al fetichismo. Desde el momento de la boda, cuando la mujer usa el corsé para estimular ciertas conductas.

Antiguamente el fetichismo era una anomalía sexual, pero eso cambió en el momento en que las conductas sexuales se convirtieron en variaciones de la sexualidad.

Por eso es sano desde que sean las dos personas responsables y maduras las que estén fuera de la observación de los demás y se tenga el consentimiento mutuo”.

¿Cuándo se sale de casillas?

Cuando el objeto de deseo es más importante que la persona ya se está generando un problema.
Si sólo necesita del objeto para lograr la estimulación sexual.
Si empieza a afectar su vida social. Es decir si no puede controlar ver el objeto en un lugar fuera de contexto a la intimidad.
Si su atracción pone en riesgo las relaciones de pareja de otra persona porque usted no puede contenerse.
Si le hace daño a su pareja, tanto física como psicológicamente.

Los pro de los fetiches

Los expertos consultados manifestaron que el proceso que enriquece es aquel en el que se produce una fantasía sana erótica.

Por eso manifestaron que es bueno que las dos partes compartan qué les resulta erótico para que no sea sólo uno el que se sienta a gusto con la situación.
La comunicación es la clave en pareja.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad