Núñez y la humareda | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-07-31 05:00:00

Núñez y la humareda

Celebramos con mucho esplendor el sesquicentenario de la creación del Estado de Santander (13 de mayo de 1857). Allí empezó el gran sueño de los radicales, que consistía en formar un estado federal, con educación laica, libre cambio y el entusiasmo por las exportaciones. Se protocolizó en la convención de Rionegro con la llamada Constitución de 1863, que le dio a nuestra patria el nombre de Estados Unidos de Colombia.
Núñez y la humareda

Muchos éxitos tuvieron los gobiernos bajo esta Constitución, pero también fuerzas poderosas se opusieron desde el principio al modelo que predicaban.
Finalmente, el partido liberal que gobernaba doctrinariamente se dividió entre los radicales defensores de la Constitución del 63, comandados por Manuel Murillo Toro y los independientes dirigidos por Rafael Núñez. Este último logró llegar a la presidencia de la República y desde allí comenzó el doloroso proceso hacia la transformación de la nación colombiana.

Núñez entró en contacto con el partido conservador y la iglesia, mientras el radicalismo defendía con todas sus fuerzas el viejo andamiaje. Murillo Toro puso la alerta roja y le planteó sus inquietudes al presidente Núñez “Usted, con las concesiones que está haciendo, le entregará el gobierno al partido conservador”. La política se fue caldeando hasta que este proceso culminó en la guerra de 1885.

En el epílogo, las fuerzas radicales se enfrentaron al ejército del gobierno en el sitio de la Humareda, o el Hobo, lugar ubicado cerca a la población de El Banco. Fue una dura batalla que se realizó entre el río y las riberas. El 17 de junio de 1885 se desarrolló el combate que terminó con la muerte de 7 jefes radicales, los generales Daniel Hernández, Plutarco Vargas Santos, Capitolino Obando, Fortunato Bernal y el joven científico Luis Lleras. Mientras las tropas radicales lloraban sus generales, Guillermo Quintero Calderón, jefe gobiernista, enviaba un mensaje al presidente Núñez anunciándole la derrota de los rebeldes.

Allí terminaron los sueños de un mundo mejor, en medio del sol abrasador de la ribera del Magdalena y los anhelos de autonomía de los viejos estados soberanos.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad