Publicidad
Publicidad
Dom Dic 11 2016
19ºC
Actualizado 06:09 pm

Tolerancia vs. crimen | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-08-01 05:00:00

Tolerancia vs. crimen

Tolerancia vs. crimen

El Dr. Cote, secretario de Gobierno, informó que tenemos ciento cincuenta mil desplazados, eufemismo que empleamos para denominar migraciones atraídas por la vida de la ciudad, que es falso atractivo; sabemos que la vida del campo expulsa, y hacemos poco por redimir la periferia del territorio comarcano. Otro desplazamiento es el que denominamos forzado, cuando gentes sin conciencia, intolerantes, arrancan de su pegujal a los pobladores y los lanzan también a la ciudad. El núcleo urbano de Bucaramanga atrae porque la densidad de población facilita el rebusque, igual que el escondite, pues las dos situaciones son dables.

La forma de criminalidad de cuchillo y bala en esta zona metropolitana es alarmante, además del sicariato que evidencia una característica criminal determinada, hay el otro delito que denota venganza y ligereza de acción. No se tolera agravio alguno, y se responde con armas blancas o de fuego, porque sí, porque me dio la gana, porque me sentí ofendido, y pasar a manos de la policía o dar el salto al presidio no intimidan hoy a nadie.

Entre tanto seguimos repitiendo lemas tontos, “quien pisa tierra de Santander es santandereano”, “ciudad de la alegría”, “ciudad bonita”, “ciudad de los parques”, que no atraen un solo inversor, y que convocan una audiencia que viene a hacer de las suyas, porque la gente que llega tiene que vivir, si no puede hacerlo lícitamente lo hará en otra forma sin alternativa. ¿Y por cuál lema cambiamos esas tonterías? Llamando nuestra ciudad la mejor para invertir. Con los lemas tontuelos antes referidos no ha llegado un solo habitante útil a la ciudad o persona dispuesta a producir un empleo.

Requiere la ciudad un inmediato proceso educacional que forme gentes tolerantes, respetuosas del prójimo, y bien podríamos regresar al hombre de las Américas, Benito Juárez, para repetir con él: “El respeto al derecho ajeno es la paz”. ¿Podremos confiar a los maestros actuales tan ponderosa tarea, la de crear nuevos hombres y mujeres en disposición de ser tolerantes y respetar al prójimo? No decimos que estemos perdidos, sino que necesitamos nuevas acciones, nuevos lemas, para un nuevo clima en nuestra capitalidad que es toda el área metropolitana

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad