Publicidad
Publicidad
Mié Dic 7 2016
26ºC
Actualizado 03:49 pm

Defendamos el empleo! | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-08-02 05:00:00

Defendamos el empleo!

Defendamos el empleo!

Pero, al menos, las políticas gubernamentales, sin pisotear los derechos de los trabajadores, deben buscar conservar los empleos existentes.
A este propósito traigo a colación aquello que observé en mis variados periplos por el mundo en naciones admirables, en ese sentido y muchos otros, como son China y Vietnam.

Se trata de dos países socialistas, con rígidos sistemas políticos pero puestos al servicio de la gente, ejemplos de esa organización y legalidad, tan rara en los países democráticos y que causa urticaria a nuestros “revolucionarios” criollos.

En esos países, en contraste con su vecina India (con régimen “democrático), se nota bastante igualdad y la gente tiene respuesta a sus necesidades básicas de educación, alimentación, salud, techo, seguridad y recreación.

Tuve ocasión de visitar a China en tiempos del Maoísmo y ahora cuando la economía se abrió al capitalismo generando un impresionante progreso material. Bajo el antiguo régimen había infinito atraso y más pobreza. Raros eran los automotores y las chimeneas de las fábricas. El sistema textil e industrial era artesanal. Hoy, al mismo tiempo que la industria, la construcción, las vías crecen impresionantemente, se ha procurado conservar el trabajo manual en las obras y servicios públicos y en las artesanías que crean inmensa plusvalía.

El mayor lunar de la economía china está en la descontrolada contaminación ambiental y en trabajar con salarios bajísimos que apenas dan respuesta a las necesidades básicas. Los chinos se convirtieron en siervos del capitalismo, del comercio y del consumismo internacional, produciendo artículos a bajos precios mediante la explotación de la mano de obra. De paso están acabando con las industrias y el empleo en otras partes del planeta a quienes les queda muy difícil competir. Los artículos chinos se venden a precios irrisorios y aun muchos “empresarios” prefieren importar elementos para sus industrias con gran mano de obra china incorporada y los constructores prefieren, por sus precios, la dotación china.

Conocida de todos es la tragedia sufrida por Vietnam en garras del imperialismo occidental. Hoy el país renace con entusiasmo de sus cenizas. Ya nos desplazó al tercer lugar en la producción de café. Su política es defender el empleo y fomentar la creatividad no tanto de los grandes cuanto de los pequeños. Un ejemplo, allí no se persigue a los vendedores ambulantes, ni se los confina en recintos cerrados, sino que se les organiza legalmente. Cualquier ciudadano, cumpliendo normas y justificaciones, puede solicitar en arriendo por un año, un pedazo de andén, parque o lugar público. Pero hay rigurosas especificaciones de presentación y limpieza y para vender determinados productos que no pueden ser de contrabando o nocivos, y sin posibilidad de intermediación para evitar las organizaciones mafiosas. A quien no cumple rigurosamente las normas se le quita el puesto. ¿Por qué no los imitamos?.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad