Publicidad
Publicidad
Mié Ene 18 2017
26ºC
Actualizado 03:42 pm

El Bicentenario | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-08-03 05:00:00

El Bicentenario

Se ha iniciado la conmemoraci√≥n de los doscientos a√Īos de la independencia de la Naci√≥n, por lo menos en lo que se refiere al simb√≥lico acto ocurrido el 20 de julio de 1810, aunque algunos preferir√≠an que esta celebraci√≥n se diera tomando como referencia el a√Īo 1819, cuando militarmente se puso fin a la presencia colonizadora espa√Īola.
El Bicentenario

Al cabo de estos 200 a√Īos de historia, las naciones bolivarianas hemos sido sorprendidas atravesando procesos de desmembramientos, dispersi√≥n, ego√≠smos y enfrentamientos, los mismos por los cuales no fue posible la consolidaci√≥n de una gran naci√≥n, como lo so√Īara El Libertador. No se ha podido encauzar la democracia por las v√≠as incluyentes y de equidad, ni resolver los problemas de una sociedad, siempre al borde de los umbrales de la pobreza, trasluciendo condiciones de inestabilidad, violencia y obst√°culos para el desarrollo.

A un a√Īo de este acontecimiento, se ha dado como adelanto la rememoraci√≥n de la Ruta Libertadora que puso en evidencia el aislamiento de esta regi√≥n, cuyos habitantes, al parecer, a√ļn transitan por las mismas trochas de entonces. Este festejo representa una posibilidad para que la Naci√≥n se mire en perspectiva, sin la conservadora tendencia de volver la mirada hacia el pasado para alimentar grandezas frustradas o sentimientos de nostalgias y lamentos sobre lo que pudo ser y no fue. Los registros de la historia son para que el presente social los revalide y se los apropie para construir su futuro.

Debemos aprovechar esta oportunidad para tomar mejor conciencia de nuestros destinos; para retornar a lo b√°sico, a plantear una acci√≥n que nos sit√ļe en la ruta de una sociedad dispuesta a entender la importancia de la convivencia pac√≠fica, capaz de superar las mezquindades que dividen, que atrofian las instituciones, y obstaculizan la realizaci√≥n de las ideas que animaron la fundaci√≥n de nuestra naci√≥n. Sin olvidar que una de las m√°s promisorias de entonces, fue la de so√Īar con una expresi√≥n continental de unidad para estos pa√≠ses, hoy distorsionada por ret√≥ricas populistas, salpicadas por intervenciones indebidas, oscuras relaciones, y quebrantada por ambiciones personalistas que enturbian el mapa de su integraci√≥n, mientras otras regiones avanzan claramente en la consolidaci√≥n de su intercambio comercial y el debido respeto pol√≠tico.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad