Ordenan desalojar a un gallo en Miami | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
S√°b Dic 16 2017
20ºC
Actualizado 06:07 pm

Ordenan desalojar a un gallo en Miami | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-08-03 17:04:53

Ordenan desalojar a un gallo en Miami

El gallo Mr. Clucky, verdadero icono de South Beach, deber√° abandonar en unas semanas el estudio y el barrio donde ha vivido los √ļltimos a√Īos, rodeado del cari√Īo de residentes y turistas, debido a una orden de desalojo.Los vecinos le acusan de ruidoso y molesto, de cacarear a horas intempestivas, pero son muchos los que consideran a este orgulloso y estirado gallo de hermosa cresta roja, parte esencial del imaginario de Miami Beach y sus calles con edificios de estilo "art deco".
Ordenan desalojar a un gallo en Miami

El propietario de Mr. Clucky, Mark Buckley, un carpintero vegetariano de 54 a√Īos, no est√° dispuesto a dar la batalla por perdida, pese a que las autoridades le han condenado a pagar una multa de 50 d√≥lares y a desalojar al gallo y su novia, la gallina Wallflower, del apartamento donde viven.

Los códigos de la ciudad son ley y ésta prohíbe la cría de pollos y animales de granja en zonas residenciales. Sin embargo, Buckley contraataca con un buen argumento: sus aves, dice, son mascotas que disfrutan de una vida mejor, libres del "gulag" de los gallineros.

En una audiencia de la semana pasada, Buckley culpó a un vecino resentido de ser quien está detrás de la denuncia anónima y de los intentos de desalojar del apartamento a sus queridas gallináceas.

Mr. Clucky, que tiene su propia p√°gina web (mrclucky.com), se mueve como una verdadera celebridad por las calles de Miami Beach.

Es corriente verle a diario por la bulliciosa Lincoln Road encaramado al manillar de la bicicleta de Buckley, mientras su propietario se detiene para conversar con amigos y turistas que se acercan para acariciar al vistoso animal.

En la audiencia, Buckley pidió al juez Joe Kaplan que llamara a su querido gallo a declarar (o cacarear) como testigo del caso, algo a lo que se opuso el magistrado. "¡Pero si es la prueba A del caso!", exclamó frustrado Buckley.

Entre desconcertado y molesto, el juez a√Īadi√≥ que no iba a aceptar que un gallo testificase. As√≠ de claro, como el plumaje del animal.

Poco después, la hermana de Buckley tuvo que sacar a Mr. Clucky de la sala donde estaba reunida la comisión, algo que debió disgustar al gallo, que no tardó en prorrumpir en sonoros cacareos que arrancaron las risas de los presentes en la sesión.

"Mi gallo está pidiendo su segundo desayuno", explicó con naturalidad Buckley, quien es probable que pida esta semana a los concejales de la ciudad que hagan una excepción con su gallo y le permitan quedarse con él en el estudio de la playa.

La p√°gina web del popular gallo ha recibido miles de visitas en las √ļltimas semanas e innumerables mensajes de solidaridad de los cibernautas. Cuenta adem√°s con un cat√°logo de camisetas y gorras con el logo de Mr. Clucky a la venta y un despliegue de fotograf√≠as de los lugares que ha visitado.

Mr. Clucky ha sido nombrado mascota de EarthSave, PETA (Personas por la √Čtica en el Tratamiento de los Animales) y Mejor Activista por la revista del sur de Florida Metromix.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad