Jue Dic 8 2016
26ºC
Actualizado 11:44 am

Correa comienza segundo mandato con promesa de radicalizar 'revoluci贸n' | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-08-08 14:48:29

Correa comienza segundo mandato con promesa de radicalizar "revoluci贸n"

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, comienza el lunes su segundo mandato en el que ha prometido radicalizar las posiciones de su "revoluci贸n ciudadana", una revoluci贸n, que asegura, es "pac铆fica" y "no tiene regreso".
Correa comienza segundo mandato con promesa de radicalizar 'revoluci贸n'

Quito rompi贸 con Bogot谩 el 3 de marzo de 2008, tras el bombardeo colombiano de un campamento que la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) hab铆an instalado en el enclave de Angostura en territorio ecuatoriano.

La situaci贸n con Colombia, el principal socio comercial andino de Ecuador, se tens贸 m谩s con la difusi贸n de v铆deos atribuidos a las FARC y de apartes de supuestos diarios de l铆deres rebeldes en los que se vincula a ex funcionarios del Gobierno con las FARC.

La tensi贸n ha llegado al extremo de que Correa ha advertido con una "respuesta militar" si Colombia "agrede nuevamente a Ecuador".

Ecuador gira su pol铆tica internacional en torno a la defensa de la soberan铆a, argumento que ha esgrimido no s贸lo en el caso de Colombia sino en su decisi贸n de poner fin, este a帽o, al acuerdo con Estados Unidos para el uso de la base de Manta en operaciones antinarc贸ticos regionales, despu茅s de diez a帽os.

Quito asegura que esa decisi贸n no ha afectado a la relaci贸n con Washington que, en palabras del canciller, Fander Falcon铆, son "muy buenas" y en octubre pr贸ximo comenzar谩 un di谩logo bilateral en torno a la seguridad, movilidad humana, cooperaci贸n y comercio.

Ecuador, que ha rechazado negociar un tratado de libre comercio con Estados Unidos, plantea un acuerdo de comercio para el desarrollo, que tenga como pilares: comercio, di谩logo pol铆tico y cooperaci贸n.

Tambi茅n bajo el paraguas de la soberan铆a, Correa ha advertido que radicalizar谩 su posici贸n ante las petroleras para que el mayor beneficio de la extracci贸n de crudo se revierta al pueblo ecuatoriano y no vaya a las arcas de trasnacionales.

Correa, un economista, de 46 a帽os, a quien la oposici贸n tilda de prepotente y autoritario, ha advertido que "nada ni nadie" frenar谩 lo que 茅l llama "hurac谩n de soberan铆a" y ha apuntado que avanzar谩 en su "revoluci贸n" pac铆fica para cambiar las estructuras del Estado.

Pese a las cr铆ticas de la oposici贸n, Correa ha defendido el ingreso de Ecuador a la Alianza Bolivariana de las Am茅ricas (Alba), liderada por el presidente venezolano, Hugo Ch谩vez, y ha insistido en la necesidad de crear una organizaci贸n de estados latinoamericanos que propugnen la integraci贸n.

En el orden interno, Correa mantiene una dura pol茅mica con algunos medios de comunicaci贸n y, recientemente, se ha visto afectado por un esc谩ndalo en el que ha sido involucrado su hermano Fabricio, por una serie de contratos con el Estado, de unos 80 millones de d贸lares, ahora en proceso de anulaci贸n.

En lo econ贸mico, su mayor triunfo lo enmarca en la renegociaci贸n de los bonos global 2012 y 2030, pues Correa asegur贸 que la operaci贸n por la cual retir贸 del mercado el 91 por ciento de esos papeles fue un hecho "hist贸rico" que super贸 sus propias espectativas.

Adem谩s, el Gobierno considera que gracias a acciones que no perjudicaron a los m谩s pobres, logr贸 atravesar sin mayores traumas la cresta de la crisis financiera internacional.

"Ecuador y Per煤 van a ser los 煤nicos pa铆ses de Am茅rica Latina que crezcan en medio de la crisis. Colombia, Chile, M茅xico, Brasil, Argentina, econom铆as mucho m谩s potentes, van a decrecer", se帽alaba el ministro coordinador de la Pol铆tica Econ贸mica de Ecuador, Diego Borja, al negar que Ecuador est茅 en recesi贸n.

En lo pol铆tico, Correa defensor del llamado "Socialismo del siglo XXI", logr贸 en su primera administraci贸n, que comenz贸 en enero de 2007, una de sus mayores aspiraciones: una nueva Constituci贸n.

A tenor de la conformaci贸n del legislativo, el inicio del segundo mandato de Correa hace temer a la oposici贸n episodios de autoritarismo pues tiene la mayor铆a de esca帽os, mientras los partidos pol铆ticos tradicionales han quedado casi anulados y los sindicatos y otras organizaciones sociales parecen no lograr la fuerza suficiente para hacerle frente.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad