Publicidad
Publicidad
Vie Dic 9 2016
20ºC
Actualizado 06:23 pm

El premio a una vocación | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-08-10 05:00:00

El premio a una vocación

En el acto de recepci√≥n del premio R√≥mulo Gallegos de Literatura, por su novela ¬ĎEl pa√≠s de la canela¬í, el escritor William Ospina pronunci√≥ su discurso titulado: El elogio de las causas, en el que da cuenta de su ya largo trabajo de indagaci√≥n sobre la condici√≥n de Am√©rica y su proyecci√≥n continental.
El premio a una vocación

Muchos a√Īos de estudios anteceden este reconocimiento, desde cuando se formul√≥ la pregunta ¬ďqui√©n soy como colombiano¬Ē en su primer libro de poemas: El pa√≠s del Viento, escrito con el prop√≥sito de despertar conciencia de un pasado m√°s hondo y complejo; inquietud que enriqueci√≥ con la lectura de las ¬ďEleg√≠as de varones ilustres de Indias¬Ē de Don Juan de Castellanos, referencia capital para su trabajo ensay√≠stico Auroras de Sangre y de la trilog√≠a de novelas: Urs√ļa, El pa√≠s de la canela y La serpiente sin ojos, de pr√≥xima aparici√≥n.

Los hechos de la conquista espa√Īola han sido su soporte para descifrar lo que signific√≥ la intromisi√≥n de la cultura europea en el nuevo mundo, a partir del idioma que en su desarrollo se transform√≥ en el Espa√Īol de Am√©rica; lengua mestiza como sus habitantes, de cuya condici√≥n se precia al decir ¬ďbasta visitar una comunidad nativa para entender que no soy ind√≠gena pero me basta visitar a Europa para saber que no soy europeo¬Ē.

Vienen bien sus juiciosas reflexiones, a prop√≥sito de la celebraci√≥n del Bicentenario, cuando anota que ser√≠a triste que a estas alturas le sigui√©ramos pasando cuentas de cobro a Espa√Īa y a Europa por los hechos de la Conquista, pues supondr√≠a un desconocimiento imperdonable de la grandeza y las haza√Īas de los constructores de nuestras patrias. ¬ďLo que ahora tenemos que responder es qu√© hemos hecho y qu√© hemos dejado de hacer con nuestra Am√©rica, en estos dos siglos de vida independiente. Ya podemos mirar la historia universal y la historia de Espa√Īa, y la historia de Am√©rica y decirnos, con amor, como el poeta: Se precisaron todas esas cosas para que nuestras manos se encontraran¬Ē.

Gran anhelo éste de unidad continental, que le propone Ospina a América y que se ha dilapidado tantas veces por ambiciones e intransigencias políticas que no lo han dejado prosperar.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad