Publicidad
Publicidad
Vie Dic 9 2016
20ºC
Actualizado 06:23 pm

Luis Carlos Galán y la política exterior colombiana | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-08-16 05:00:00

Luis Carlos Galán y la política exterior colombiana

Luis Carlos Galán y la política exterior colombiana

El pensamiento de Galán estuvo muy ligado a las relaciones internacionales, pues como él mismo lo sugirió en 1983 al ser designado miembro de la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores: no se puede adoptar ninguna política interna que sea ajena a los acontecimientos de carácter internacional.

Con esta perspectiva construyó a lo largo de su carrera política y de sus intervenciones en diferentes escenarios, una propuesta orientadora para las relaciones exteriores de Colombia. Luis Carlos Galán analizó los problemas colombianos siempre con una perspectiva latinoamericana en el contexto de la globalización.

Fue así que desde muy temprano reconoció cómo la identidad de Latinoamérica no solo estaba en un origen cultural similar sino en las problemáticas que debían enfrentar los Estados, así como en la cotidianidad de los ciudadanos del continente que experimentaban la angustia de estar por fuera de las oportunidades políticas y sociales. Fue por ello que Galán no dudó en traer y mantener en la agenda pública nacional el debate sobre el alcance y las implicaciones de la deuda externa dadas las consecuencias que traía para la seguridad, la autonomía, el desarrollo y el rol internacional de los países latinoamericanos.

La respuesta a tales desafíos era profundizar la integración latinoamericana. Por ello vio siempre con esperanza la evolución institucional del Pacto Andino, hoy Comunidad Andina y el fortalecimiento de la OEA. No obstante el ideal de la integración requiere profundo realismo político. Al principio jurídico de la igualdad soberana de los Estados debía acompañarlo el reconocimiento de que ciertos países eran potencias y otros se encontraban en vías de desarrollo. Ese marco imponía una adecuada definición de los escenarios y organizaciones internacionales y una identificación de sus posibilidades y limitaciones.

En ese sentido, Galán, como ponente del protocolo de Cartagena que modificaba la llamada Carta de la OEA, afirmaba la necesidad de una reforma de la OEA, pues una de sus mayores debilidades era el haber exagerado las expectativas de sus miembros y “por consiguiente vivir de frustración en frustración”.

Así mismo, la integración latinoamericana debía apoyarse en el pilar de una visión de largo plazo. Un ejemplo claro de ello fue la propuesta de Galán de congelar el tema del diferendo con Venezuela sobre las aguas del golfo de Coquivacoa por 50 años con el propósito de avanzar y profundizar en la integración.
Sin duda este legado de Galán es útil para la encrucijada que vive Colombia en estos días. Ojalá las actividades que se han preparado con ocasión del 20º aniversario de su muerte permitan que sean nuevamente un tema de reflexión para los colombianos. No quisiera terminar esta columna sin recordar una frase suya respecto a la relación con los Estados Unidos: “América Latina quiere ser amiga de los Estados Unidos, pero no acepta depender de los Estados Unidos”.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad