Publicidad
Publicidad
Dom Dic 4 2016
20ºC
Actualizado 06:49 pm

Gana Colombia, ¿y qué? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-08-16 05:00:00

Gana Colombia, ¿y qué?

Gana Colombia, ¿y qué?

También es cierto que cada Estado puede firmar los convenios que a bien tenga, que UNASUR no es un tribunal y que ningún gobierno latinoamericano puede prohibir el nuevo acuerdo con Estados Unidos.

Verdad es además que México, Perú y Panamá apoyan a Colombia con firmeza y que sólo el cuarteto Chávez-Correa-Evo-Ortega se ha opuesto duramente, mientras que el resto de vecinos admite que las bases son asunto soberano de Colombia.

Así que en vez de ceder, el Presidente anuncia que irá a Bariloche, que irá con el acuerdo ya firmado y que va a pedir cuentas sobre “armamentismo, tráfico ilegal de armas y terrorismo”: No es Uribe sino Chávez el que tiene que sentarse en el banquillo.
 
Con los cuatro argumentos anteriores, es muy probable que Uribe salga del  riquirafe con sus colegas de América Latina. Y sin embargo en honor a la verdad, hay que añadir  que cada uno de esos cuatro argumentos tiene su “pero”:

- Colombia no sumó aliados en América Latina, sino que Brasil, Chile, Argentina y Uruguay se distanciaron de nosotros a raíz de las bases, y
-Chávez se está armando de frente contra el Imperio, mientras que Uribe, a escondidas, le está sirviendo al Imperio.

Vendrá entonces un vaivén de discursos, titulares y editoriales que como de costumbre pararán en nada: el acuerdo con los gringos, firmado; el eje de derecha (Perú-Colombia-Panamá-México) endurecido,  el contra-eje de los cuatro rebotado.

En resumen: victoria de Colombia, el presidente Uribe se sale con lo suya. Y sin embargo la pregunta que importaba era distinta: ¿qué se gana Colombia con ganar este pleito?

-El premio gordo sería que los nuevos aviones norteamericanos bombardearan a las Farc  y acabaran de acabarlas. Pero no: ni habrá aviones de combate, ni  Obama está en el plan de relanzar el Plan Colombia, ni el Congreso americano autorizó un dólar más para tomar más fotos desde el aire.

Pero si el premio no viene del Norte, debe entonces venir de los vecinos: la política exterior de Colombia se reduce a pedir la solidaridad de América Latina en su guerra frontal contra las Farc. Todos los reclamos de Uribe a sus colegas en efecto se refieren a este asunto, y Colombia no tiene ningún otro problema con sus vecinos.

Pero sucede que con esta política internacional, el presidente Uribe está logrando exactamente lo contrario de lo que persigue. Cada acusación y cada altercado con Chávez o con Correa son un pretexto más para que sus gobiernos y ejércitos tengan o muestren menos interés en ayudarle a Colombia; cualquiera que sea el grado real de cercanía que haya existido entre ellos y las Farc, es evidente que Uribe los está acercando.

Bastaría con que un comando de las Farc se pusiera uniformes del Ejército y disparara contra la Guardia Nacional de Venezuela para embarcar a Colombia en una guerra que nos haría perder la guerra contra la guerrilla.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad