Publicidad
Publicidad
Lun Dic 5 2016
23ºC
Actualizado 03:11 pm

¿Qué hacer con nuestros vecinos? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-08-16 05:00:00

¿Qué hacer con nuestros vecinos?

¿Qué hacer con nuestros vecinos?

Con ellos hay poco qué hacer y la mediación internacional de los amigos comunes apenas servirá de paliativo pero no de solución a nuestras relaciones. Toca aceptar la realidad y saber manejarla con prudencia pero sin miedo, con honor y gallardía.

Una actitud prudente en muy diferente de una actitud miedosa.

La prudencia es cuestión de cálculo, de racionalidad y de equilibrio entre el temor y la temeridad. Es prudente y valiente quien no busca tanto ganar batallas y escaramuzas, sino ganar la guerra. El prudente es consciente de sus fortalezas y debilidades pero también de las de sus contrincantes, de las circunstancias desfavorables pero también de aquellas que lo favorecen. Sabe cuándo y cómo hablar y cuándo callar. A veces se retira pero para poder después avanzar. La fortaleza se manifiesta no en la agitación, sino en la serenidad.

Mientras la prudencia da seguridad y autocontrol, el miedo genera impotencia o descontrol, paraliza o anarquiza la actividad o la torna sin cálculo. El prudente tiene una autoestima realista, el miedoso parte de su debilidad frente al adversario; el miedoso se centra en carencias, el prudente en oportunidades.

Colombia debe ser prudente, pero tiene fundadas razones para no tenerle miedo a sus díscolos y belicosos vecinos. Me parece que hasta ahora, con algunas metidas de pata como la pretendida mediación de Chávez con las Farc y las de lengua como las del bocón exministro Santos, la actitud de nuestro gobierno ha sido prudente y cautelosa. Son muchos los sapos que nos hemos tragado y los silencios que hemos guardado para evitar mayores males; no trenzarnos en inútiles controversias ni responder a tonterías, para no pararle mientes a una habladuría rayante en el cinismo y la ridiculez.

Como las circunstancias con Venezuela y con Ecuador son diferentes, voy a analizarlas por separado en un ulterior escrito, para ilustrar porqué no hay razón para temerle a sus gobiernos. (Continuará)

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad