La patria por encima de los negocios | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-08-16 05:00:00

La patria por encima de los negocios

Esta es la consigna que algunos dirigentes empresariales están planteando frente a la reducción de nuestras exportaciones a Venezuela y Ecuador que se está produciendo como consecuencia del deterioro de las relaciones con los vecinos. Tienen razón. Es cierto que al restringirse las ventas de productos colombianos sufren muchas empresas y se pierden miles de empleos, pero la dignidad y la soberanía del país no deben venderse ni siquiera por varios millones de dólares.
La patria por encima de los negocios

Lástima que esa actitud enhiesta y patriótica no se hubiera manifestado en otras ocasiones, por ejemplo cuando en las negociaciones del TLC se cedieron aspectos importantes de la soberanía jurídica del país dizque para atraer los dólares de los inversionistas extranjeros, o cuando el gobierno aceptó la inmunidad e impunidad de los soldados y contratistas norteamericanos estacionados en territorio colombiano a cambio de ayuda económica para la guerra.

Pero no se trata ahora de cuestionar las faltas de patriotismo del pasado, sino de analizar si los negocios con Venezuela y Ecuador se est√°n da√Īando por una raz√≥n v√°lida de defensa de los intereses de la patria, o por errores y equivocaciones de manejo de parte del gobierno que los quiere tapar envolvi√©ndolos en el tricolor nacional y as√≠ eludir su responsabilidad pol√≠tica.

Defender los intereses de la patria sí es buscar la ayuda y colaboración de los países amigos para luchar contra el narcotráfico y el terrorismo; por eso puede llegar a justificarse la ayuda militar de Estados Unidos.

Pero defender la patria no es negociar de manera secreta y clandestina la presencia de equipos y soldados norteamericanos eludiendo los controles que establece la Constitución por parte del Senado (art. 173) y del Consejo de Estado (art. 237). Defender la patria sí es actuar con soberanía y autonomía para negociar los tratados de asistencia militar que sean convenientes para el país. Pero defender la patria no es ignorar ni despreciar los intereses y las justificadas preocupaciones de los países vecinos que por falta de información pueden sentirse amenazados por esos tratados.

Defender la patria sí es tratar de cortar las redes de apoyo internacional a la guerrilla y lograr la colaboración de los países vecinos para este propósito. Pero defender la patria no es violar las normas del derecho internacional para lograr este propósito, ni reemplazar los canales diplomáticos por los escándalos en los medios de comunicación para acusar a los presidentes de otros países.

Defender la patria s√≠ es imponer la legitimidad del Estado sobre la guerrilla y el narcotr√°fico y crear un gran consenso nacional e internacional para alcanzar este objetivo. Pero defender la patria no es acusar de c√≥mplices del terrorismo a quienes disienten de los m√©todos del gobierno, ni mucho menos utilizar al DAS para ¬ďchuzar¬Ē a los opositores y menos a los organismos internacionales defensores de los derechos humanos.

Es evidente que Ecuador y Venezuela tienen una postura agresiva contra Colombia, y que sus presidentes muchas veces traspasan los límites de la diplomacia, pero sus errores no justifican los del gobierno colombiano. Por eso es necesario revisar si la pérdida de los negocios con nuestros vecinos ha sido por la defensa de los intereses superiores de la patria, o más bien por flagrantes equivocaciones en el manejo de las relaciones internacionales y la ausencia de una diplomacia profesional.

El presidente dirige las relaciones internacionales y por su talante conservador le gustar√≠a que¬† todos repiti√©ramos aquellos versos de Miguel Antonio Caro de ¬ďpatria te adoro en mi silencio mudo¬Ē, es decir que todos fu√©ramos mudos y apoy√°ramos sin cuestionar su gesti√≥n internacional. Pero la verdadera defensa de la patria incluye el reconocimiento de los errores cometidos, porque los empresarios y los trabajadores que pierden sus empleos no tienen porque pagar por estas equivocaciones oficiales.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad