Pacto de amigos: ¿nos casamos? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-08-18 05:00:00

Pacto de amigos: ¿nos casamos?

Más de una vez usted lo habrá escuchando en las series norteamericanas. Ante la preocupación de llegar a determinada edad y no tener una relación emocional estable, por lo general las mujeres establecen un pacto con sus mejores amigos para decirle adiós a la soltería.“Si llegamos a los 40 y estamos solos, te casas conmigo”.
Pacto de amigos: ¿nos casamos?

Así se pacta el acuerdo, pues los dos se conocen a la maravilla, alguna vez tuvieron un romance o química especial, pero no funcionó.
Lo cierto es que se consolidó una bonita amistad, confianza, compañerismo y por qué no, chispa.

Este tipo de mujeres no conciben la idea de verse solas en una etapa adulta, pues su sueño es conformar un hogar y asumir el papel de verdaderas esposas. La suerte no les ha favorecido mucho en cuestión del amor, y por eso, buscan un seguro fijo para compartir los años que quedan después de los cuarenta. Incluso, muchas establecen el acuerdo desde los 35 años.

¿Qué tanto pueden funcionar esos acuerdos? ¿Es sólo parte del desespero y la ansiedad que aún les produce a algunas personas el hecho de pasar de los 30 solos? ¿Será una obsesión por las bodas o la conocida matrimoniomanía?

1. Si no consigo mi príncipe azul, quisiera tener un hijo de mi mejor amigo

Aunque no lo crea, algunas mujeres piensan así y hacen este tipo de pactos, pues su deseo es ser madres. Por eso, si tuvieron un ex novio muy especial o un amigo incondicional, ellas elijen a esta persona para consolidar su sueño y traer un hijo al mundo. Pero para lograr este propósito, el amigo debe estar de acuerdo con la situación y no tener en ese momento una relación estable. De lo contrario, el pacto está desecho.

2. Si no funcionó ahora, podría funcionar en dos años

En este caso, son los ex novios quienes llegan a un trato. Las cosas al parecer no funcionan bien y se dan un término de uno o dos años para que conozcan otras personas y comprueben la veracidad de sus sentimientos.
Según explicó la psicóloga Liceth Patricia Vargas Orduz, “este pacto puede convertirse en un juego peligroso con el tiempo, porque la persona no es capaz de aceptar el duelo, soltar a la otra persona, permitirle al otro que logre una relación estable con alguien más. En parte, está involucrado al egoísmo”.
La profesional explicó que este tipo de personas tienden al individualismo, crean ataduras sentimentales o dependencias afectivas.

qüiz
¿Sufre usted de matrimoniomanía?

1 ¿Ha tenido sueños frecuentes viéndose usted vestida de novia, pero nunca llega el novio o no tiene idea de quién es? _____________________
2 ¿Aunque no se lo confiese a nadie, siente celos cuando sus amigas más cercanas se casan porque vive y muere por ocupar el lugar de ellas? ____
3 ¿A escondidas mira vestidos de novia y sueña organizando todos los preparativos? ________
4 ¿El deseo de cumpleaños cuando apaga las velas del pastel es encontrar el príncipe azul para casarse cuanto antes? ______________________
5 ¿Piensa que la está dejando el bus, calcula los años que necesita para quedar embarazada, para que nazca el bebé y su único pensamiento es la cuenta regresiva que le queda para cumplir ese propósito? _______________________________
Si respondió de manera positiva a la gran mayoría de interrogantes, seguramente usted se siente aferrada a la idea del matrimonio y sería capaz de crear pactos con sus amigos, sin tener en cuenta los sentimientos, solo por el hecho de verse de blanco frente a un altar. Aunque vive sola y esta tendencia cada vez toma más fuerza, le genera cierta ansiedad ver que sus amigas se casan. Está sola porque le toca y no porque en realidad siente que ese sea el mejor estado.

LA VOZ DEL EXPERTO
¿Qué tanto pueden funcionar esos acuerdos?
Ana Juliana Becerra / Psicóloga

Primero tiene que haber un grado de afinidad, de gusto. Puede ser que ellos no hayan sido pareja, pero sí debe existir esa atracción.
Para que funcione, la pareja de amigos debe tener un proyecto de vida común, de lo contrario será muy complicado.

Esta situación se puede comparar incluso con los matrimonios arreglados, es posible que no exista un lazo realmente fuerte, pero llegan a un acuerdo por la compañía. Este tipo de matrimonios que no nacen, sino que se establecen como negocios o como empresas, la mayoría de veces no genera un grado de realización personal o satisfactoria para los dos.

Por lo tanto, debe ser funcional ese acuerdo. Entre adultos puede llegar a funcionar, pero el concepto es completamente diferente al de la familia, no es tan satisfactorio como realmente tener una pareja.

LA VOZ DEL EXPERTO
¿Miedo a la soledad?
Liceth Patricia Vargas Orduz / Psicóloga

“Es posible que dos personas que han sido amigos a través del tiempo, terminen generando una dependencia por el otro. Ese tipo de relación afectiva puede crearles incluso un miedo a compartir con otro tipo de personas. En ocasiones estas personas pueden quedarse esperando todo el tiempo que sea su amigo quien les regale esa compañía.

El ser humano, por lo general, puede cometer muchos errores por soledad. Por eso se da muchas veces ese apego al amigo que siempre escucha, que siempre consuela.

Ese amigo puede ser visto como un escampadero o como el paño de lágrimas, por eso se acostumbran a estar con él y así llenan el vacío de la soledad. Si se quedan con ese amigo porque la recoge, las acompaña, no están llenando ese vacío y están generando un miedo a conquistar, a tener una relación afectiva”.

¡Por Dios, mi amigo se casa!

Algunas mujeres buscan un amigo como boleto seguro para no seguir sola después de los 40 años. A medida que pasan los 30, 32 años, sin pareja, continúan con la esperanza de no terminar solas pues tienen presente siempre dicho pacto.

Pero esa misma esperanza depositada se vuelve en un frío balde de agua, cuando recibe una llamada de su amigo, para decirle que el pacto se deshizo y que pronto contraerá matrimonio.

¿Qué tan duro les resulta saber que ese amigo sí consiguió pareja y ella no?
Según explicó la psicóloga Liceth Patricia Vargas Orduz, “una de las partes puede que deje pasar todo el tiempo tras ese pacto, que no haga el máximo esfuerzo por lograr otra relación, mientras su amigo o amiga rehace su vida afectiva. Ese tiempo se puede salir de límites, por eso, de realizarse ese pacto entre amigos, es necesario que siempre haya comunicación entre los dos”.

De no hacerlo, se pueden presentar ese tipo de sorpresas y la persona quedarse capturada en el tiempo y en una promesa que no se pudo lograr.
Vargas Orduz explicó que “los términos de una de las dos partes se puede vencer. Es importante mirar variables como qué está pasando por la vida de cada uno, si la otra persona conoció a alguien especial, si la otra persona sigue pensando en lo mismo al igual que él o ella. Los pactos se van renovando”.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad