¬°Gal√°n vive! | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Vie Dic 15 2017
22ºC
Actualizado 06:07 pm

¬°Gal√°n vive! | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-08-18 22:19:01

¬°Gal√°n vive!

Eran casi las diez de la noche del viernes 18 de agosto de 1989 y hab√≠a tomado la decisi√≥n de hacer un discurso para mi pap√° en su despedida. Ten√≠a sobre el escritorio de la direcci√≥n del hospital de Kennedy una hoja en blanco y la mente en blanco. Supe que era in√ļtil escribir en ese momento y trat√© de concentrarme solamente en lo que sent√≠a.
¬°Gal√°n vive!

Superando enormes dificultades empec√© a redactar a mano en papel mantequilla, el √ļnico que encontr√© a esa hora y en ese hospital.

Durante estos veinte a√Īos me han preguntado siempre dos cosas: ¬ŅPor qu√© tom√© la decisi√≥n de entregarle las banderas de mi padre a C√©sar Gaviria? y si ¬Ņen realidad Gaviria como Presidente supo interpretar las ideas de Gal√°n?

Me parece importante escribir por primera vez sobre estas inquietudes en las p√°ginas de Vanguardia Liberal, un diario que ten√≠a un lugar especial en el coraz√≥n de mi padre que siempre asociaba a su admiraci√≥n por don Alejandro Galvis Galvis. Hoy su admiraci√≥n por Vanguardia ser√≠a a√ļn mayor por haber sido √©ste v√≠ctima de un atentado terrorista perpetrado por sus mismos asesinos.

¬ŅPor qu√© Gaviria?
La unión liberal fue un largo proceso de conversaciones para construir un pacto ideológico y programático entre el Nuevo Liberalismo y el Partido Liberal.

Horas, d√≠as, semanas, meses enteros mi padre dialog√≥ con sucesivos jefes del Partido Liberal de la √©poca: Eduardo Mestre, Miguel Pinedo, Hernando Dur√°n Dus√°n y Julio C√©sar Turbay Ayala. Finalmente el acuerdo de uni√≥n liberal tuvo tres ejes fundamentales: un proyecto de reforma constitucional, una agenda legislativa y la consulta popular para escoger el candidato √ļnico del partido.

La convención se reunió en Bogotá en julio de 1989, gracias en buena medida al Presidente Turbay, las consultas fueron aprobadas por unanimidad. Ese día fue el más feliz en toda la carrera política de mi padre, en ese momento se dio cuenta de que sería el próximo Presidente de Colombia y sus enemigos entendieron que tendrían que asesinarlo.

Ernesto Samper y mi padre compitieron por la adhesi√≥n a sus campa√Īas del ex ministro Gaviria. Ambos le ofrecieron la direcci√≥n de la campa√Īa y finalmente Gaviria decidi√≥ apoyar la de mi padre.

Recuerdo la expectativa de toda la familia, el d√≠a que Gaviria lleg√≥ a nuestra casa para darle la respuesta definitiva. Mi pap√° subi√≥ muy contento las escaleras y nos dijo a los cuatro: ¬ďAcept√≥¬Ē.

Durante los meses que trabajaron en la campa√Īa ¬ďhubo qu√≠mica¬Ē entre los dos. Fue un per√≠odo fecundo en el que tuvieron un aprendizaje y complemento mutuo. A tal punto que llegaron a redactar los primeros decretos de lo que ser√≠a el gobierno Gal√°n. ¬†

La noche del sábado 20 de agosto, después de dejar a mi papá en cámara ardiente en el salón elíptico del Capitolio, nos reunimosmis hermanos, mi mamá y yo en el comedor de la casa con el propósito de encontrar una salvación para la consulta.
Recuerdo la conclusi√≥n a la que r√°pidamente llegamos: Gaviria es la √ļnica persona que puede rescatarla.

En mi cabeza qued√≥ gravitando esa conclusi√≥n durante la ma√Īana del domingo. Mentalmente le preguntaba a mi pap√° qu√© hacer para que su lucha sacrificada de m√°s de 20 a√Īos no muriera con √©l.

Se me ocurri√≥ que la √ļnica forma era ofrecerle a Gaviria asumir la candidatura para que por lo menos las ideas que no podr√≠an eliminar, siguieran en la contienda por la Presidencia de la Rep√ļblica.

Sab√≠a que no pod√≠a consultarlo con nadie, especialmente con mi mam√° qui√©n siempre le ha gustado meditar y consultar con serenidad las decisiones. Yo intu√≠a que su respuesta ser√≠a que deb√≠amos esperar a que pasaran las honras f√ļnebres y consultar con los miembros del Nuevo Liberalismo.

En el protocolo de los discursos en el cementerio quedó establecido que intervendría Rodrigo Lloreda Caicedo en representación del Partido Conservador;  César Gaviria por el Partido Liberal; y Gabriel Rosas Vega en nombre del Nuevo Liberalismo.

Me correspondi√≥ hablar de √ļltimo y hab√≠a escogido para cerrar mi discurso la misma frase con la que mi pap√° remataba los suyos: ¬ďsiempre adelante, ni un paso atr√°s y lo que fuere menester sea¬Ē.

Mientras los aplausos a Gabriel Rosas, los saludos y su descenso de la tarima, rápidamente eliminé el final que había preparado y escribí la frase para Gaviria.

Cuando termin√©, no pod√≠a creer todav√≠a que hab√≠a vivido los √ļltimos dos d√≠as en la pesadilla de haber perdido para siempre a mi pap√°. Anhelaba la esperanza de despertar, verlo bajar a desayunar alegre, en su bata gris a cuadros comprada durante la Embajada en Italia y en la que redact√≥ los m√°s importantes discursos de su vida.

Record√© los momentos en que recib√≠ la peor noticia de mi vida, caminando por un laberinto interminable de pasillos y puertas, llegamos a una peque√Īa sala de espera del hospital de Kennedy.

Aparecieron m√©dicos en atuendo de cirug√≠a. Uno de ellos dijo: ¬ďSent√©monos¬Ē. Luego afirmo: ¬ďDo√Īa Gloria, no hay nada qu√© hacer¬Ē. Mi mam√° inmediatamente repost√≥: ¬ď¬°C√≥mo as√≠ que no hay nada que hacer!¬Ē

Claudio y Carlos Fernando irrumpieron en llanto, yo sentí que el mundo se congeló, estaba en shock, no sentía nada, el golpe fue tan brutal que me dejó paralizado en una especie de limbo emocional. En segundos la sala se inundó de familia, amigos y Galanistas.

Era imposible permanecer en esa sala. El médico nos ofreció ver a mi papá. Entraron mi mamá y mis hermanos, yo me negué. No me sentía con fuerzas para ver sin vida a mi papá en ese momento.

De vuelta a la realidad, abr√≠ el ata√ļd en el cementerio, guard√© el manuscrito en el bolsillo interno de su saco, en el centro izquierda, del lado del coraz√≥n y con un beso me desped√≠.

Colombia venía en un proceso inexorable de cambio, éste iba a llegar tarde o temprano. En ese momento esperábamos hacerlo de la mano de Luis Carlos Galán.

Algunos creen que su muerte truncó un proyecto. Sin embargo, ello no consulta la realidad histórica ni la visión del propio Galán.
En sus palabras en la Convenci√≥n Liberal de 1988, advert√≠a que el proyecto pol√≠tico del liberalismo ten√≠a un horizonte de 20 a√Īos donde sus ejes centrales ser√≠an la democracia, la dignidad y la soberan√≠a.

El gobierno de C√©sar Gaviria y la Constituci√≥n de 1991, recogieron las propuestas que √©l ven√≠a realizando desde su primera campa√Īa presidencial.

En el sepelio de Rodrigo Lara Bonilla en 1984 Gal√°n llamaba la atenci√≥n del pueblo colombiano: ¬ďLa lucha contra el narcotr√°fico no puede ser entendida como si fuese la tarea de un pu√Īado de idealistas que mueren como Rodrigo Lara Bonilla¬Ö todas las fuerzas pol√≠ticas y todos los sectores sociales debemos entender esta realidad como una causa com√ļn imprescindible para la supervivencia del Estado. Poco o nada se puede hacer en el desarrollo de la democracia y en la reconstrucci√≥n de los partidos mientras se ignore o subestime la gravedad del problema.

La experiencia ense√Īa que todo pa√≠s productor de droga se convierte en consumidor de la misma¬Ö la corrupci√≥n que genera la droga amenaza disolver a Colombia o por lo menos debilitarla en el manejo de sus dem√°s conflictos sociales¬Ē.
No obstante, tras dos d√©cadas, Colombia a√ļn trata de encontrar el camino para consolidar su democracia. La dificultad para construir consensos sobre algunos temas esenciales ha generado retrocesos y estancamientos. El pa√≠s a√ļn est√° en camino hacia la materializaci√≥n del Estado de Derecho, democr√°tico y social.

En medio de estos escenarios algunos pueden sentirse pesimistas… pero Galán abrió los espacios para que cualquier ciudadano, especialmente los jóvenes, participen en la construcción de una nueva sociedad y una nueva política.

Y para los m√°s pesimistas Gal√°n dej√≥ algo para el antes y el despu√©s de su muerte, una verdad trascendente, estimulante, el juramento comunero de Jos√© Antonio Gal√°n: ¬ďEn el nombre de Dios y de mis mayores, siempre adelante, ni un paso atr√°s y lo que fuere menester sea!¬Ē

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad