Palabras inútiles | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-08-19 05:00:00

Palabras inútiles

No es Juanes el artista de mi devoción, pero su enorme peso y prestigio popular y mediático hacen de él un indiscutible compositor de buenas relaciones internacionales, un artista con dotes diplomáticas que logra movilizaciones pasionales indiscutibles.
Palabras inútiles

En realidad es una arista que ahora se explota muy bien en la política y de ahí que los cantantes consagrados en el mercado estén siempre presentes en todas las campañas políticas y electorales. Nadie critica a Madona o criticó a Jackson por apoyar a Obama. Aceptamos y esperamos como algo natural que las grandes figuras del arte, del deporte, de la literatura, del periodismo, de la academia, participen y apoyen a un determinado político o las decisiones o programas humanitarios de instituciones de la ONU.

Así que es sorprendente que el autodenominado “exilio cubano de Miami” venga a ejercer de censor universal para descalificar el concierto que Juanes proyecta en La Habana, luego de obtener el beneplácito del gobierno, lo que puede entenderse como un paso más en la lenta apertura del régimen cubano. El “exilio cubano de Miami” se opone siempre a cualquier clase de apertura con respecto al gobierno de la isla y ha ejercido permanente chantaje en las elecciones presidenciales gringas, chantaje derrotado en la campaña de Obama.

La música es clave en la vida e historia de Cuba. Como escribió el gran novelista cubano Alejo Carpentier, Cuba es música; música que ha estado por encima de cualquier imposición o consideración política. Ha sido invulnerable a todas las tiranías durante el siglo pasado y ha revolucionado todas las músicas del Continente. Stravinski rendía culto a Pérez Prado.

La llamada “nueva trova” quiso desplazar a la “vieja trova”, pero al final, la música en Cuba es la música, y los viejos y casi centenarios músicos han vuelto con renovado y reconocido prestigio, como Rubén González, Bebo Valdés o el finado Compay Segundo, por ejemplo. ¿Tuvimos que pedir permiso al “exilio cubano de Miami” para que la música de Cuba siga embrujando al mundo? Ridícula y absurda la pretensión de censurar a Juanes, con o sin camisa negra.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad