Y los niños no quieren vivir | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Vie Dic 15 2017
20ºC
Actualizado 06:07 pm

Y los niños no quieren vivir | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-08-20 05:00:00

Y los niños no quieren vivir

Hablando con una amiga pediatra hice nuevamente consciente una realidad que conmueve hasta la médula: el suicidio de niños y jóvenes, que tratamos de ignorar y que los medios no comunican, porque es tan doloroso que lleva a sus dolientes, en un pudor explicable, a presentar la realidad de otra manera. Nos decía ella que el fenómeno es tan grave, que ante la alerta de medicina legal sobre el aumento de esta desgracia, se conformó un grupo de especialistas para dar luces.
Y los niños no quieren vivir

Desde nuestra experiencia personal, en la cima de los años, de padres y maestros, hemos dialogado siempre sobre la necesidad de recuperar un sentido tal que la escala de valores tenga como prioridad construirnos como personas, como padres y como familia. Prioridad, no solo individual, sino de la sociedad. Los jóvenes de esta generación crecen en una sociedad permisiva donde todo parece poderse negociar sin mayores dificultades: el honor, la salud, la calidad moral, el respeto a sí mismo y a los demás. Invitamos en los medios a los niños a un libertinaje sexual y luego nos rasgamos las vestiduras por los embarazos de los adolescentes. Promovemos y apoyamos una revolución sexual, de la que el gran ausente es el amor y nos aterramos del gran número de matrimonios desechables. Socialmente aceptamos la tendencia al amor, el dinero y el éxito fácil y nos sorprende la promiscuidad, la pornografía, la corrupción económica y política.

Nuestra niñez y nuestra juventud necesitan un sentido nuevo para la vida que no les estamos brindando; necesitan más papás y mamás cuya prioridad sea serlo; la soledad de los hijos es una de las razones de su pérdida. Necesitan un ambiente donde la violencia no traspase los muros de los hogares y se convierta en violencia familiar. Un país en el que el poder se maneje en ventaja de los más débiles; en el que triquiñuelas y soluciones del atajo no sean la norma aceptada.

Si queremos acabar con el suicidio de los niños, es necesario la revaloración de la familia y la búsqueda de la felicidad en ella y a través de ella. “La felicidad ha dejado de ser una cuestión individual. Hay que realizarla inicialmente de a dos, a la espera de vivirla colectivamente. Si la felicidad es posible en éste mundo ha de encontrar su sitio ante todo en la micro sociedad familiar, razón por la cual la aspiración a la felicidad ha de modificar sensiblemente las actitudes familiares, en el amor”, E. Badinter.

Pero somos una sociedad que crea no solo inválidos del cuerpo con las armas, sino inválidos del espíritu con el desamor y el abandono, cuando nuestra juventud se escapa de la vida porque no ama la vida. Nuestros hijos no esperan que los llenemos de conocimientos, razones y principios, ellos no necesitan una coherencia racional, sino una coherencia vital, entre lo que decimos creer y nuestra vida. Nuestros hijos necesitan nuestro abrazo, no por ser buenos o los mejores, sino por ser ellos mismos.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad