HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-08-21 05:00:00

HAGASE OIR

La historia de una palabra: Corrupci√≥n Como todos sabemos, la corrupci√≥n no es un fen√≥meno de los tiempos modernos, aunque es posible que en los √ļltimos a√Īos, con la eclosi√≥n de las comunicaciones electr√≥nicas, se haya tornado m√°s evidente.
HAGASE OIR

Los romanos ya empleaban el adverbio corrupte; Cicerón decía judicare corrupte para aludir a la forma en que ejercían su función algunos magistrados. Corruptum era en latín el participio pasado del verbo corrumpere (arruinar, echar a perder). Plauto y Cicerón llamaban corruptor, -oris a aquel que cometía el delito de soborno o el de cohecho, es decir, aceptar sobornos, y también al que violaba a alguna de las vírgenes vestales.

Todas estas palabras se derivaban del verbo latino rumpo, rumpere (romper, violar, transgredir), emparentado morfológicamente con el sánscrito ropayati, del mismo significado, y se derivan del indoeuropeo reup- (arrebatar, arrancar algo de las manos de alguien).
Esta historia de la palabra para preguntarnos sobre ese poder ind√≥mito que cierto representante del Polo y su concejal van tomando sobre los contratos de nuestra regi√≥n. ¬ŅSer√° que tendremos un poder peor que el de los Moreno Rojas? Pero aclaro que hay polistas decentes en la regi√≥n.

Rodolfo García L.


Recordemos nuestra historia

Don Gonzalo Jim√©nez de Quezada es comisionado a buscar nuevas tierras para la corona espa√Īola y sale en el a√Īo de 1536 de Santa Marta con rumbo al interior del pa√≠s con 800 hombres de infanter√≠a y 80 de caballer√≠a, pasa por Tamalameque, Barrancabermeja e inicia el paso por las selvas del Op√≥n, buscando la salida por la cordillera de Los Andes para llegar a la altiplanicie de la sabana, tierra hermosa que le trae recuerdos de la tambi√©n hermosa tierra de la Vega de Granada. Al llegar a donde hoy es la plaza de Bol√≠var, baj√≥ de su caballo y mand√≥ construir doce casas con techos de paja y paredes de madera y una m√°s grande donde quedar√≠a la primera Iglesia.

Esto fue el 6 de Agosto de 1538. Todo esto en busca de ¬ďEl Dorado¬Ē. Despu√©s viaja a Espa√Īa para empapar al Rey de sus colonizaciones, regresa en 1549 con el t√≠tulo de ¬ďGobernador de El Dorado¬Ē para posteriormente morir en Mariquita, Tolima, al parecer, de lepra, el 16 de Febrero de 1579 sin llegar a conseguir su sue√Īo ¬ďEl Dorado¬Ē. Pero hay algo ins√≥lito y es que ahora los colombianos lo tenemos en el aeropuerto bogotano y sin demeritar en absoluto la memoria del Dr. Luis Carlos Gal√°n Sarmiento y mucho menos no dejar de lamentar tan horrendo magnicidio, no es comprensible que pretendan cambiar el nombre del Aeropuerto Internacional de El Dorado por el de Luis Carlos Gal√°n Sarmiento. Esto ser√≠a como pretender cambiar el nombre de nuestra querida Bucaramanga por cualquier otro apelativo de cualquiera de nuestros pr√≥ceres.

Diego Serrano Acevedo


Antideslizantes y reductores velocidad

En principio, muy buena la intenci√≥n de los ¬ďrizados¬Ē reductores de velocidad en las curvas, v√≠a Barbosa-Chiquinquir√°-Bogot√° (Concesi√≥n Comuneros), pero los hicieron muy profundos y causan deterioro del sistema de suspensi√≥n en los carros peque√Īos, adem√°s del riesgo inminente de ser atropellado por detr√°s al frenar de improviso cuando se llega a ellos. Para las camionetas, busetas, buses y camiones no funcionan en absoluto como reductores de velocidad porque no los sienten; pasan derecho, aunque s√≠ les sirven como antideslizamiento, lo cual les da seguridad para acelerar en las mismas curvas. Para no da√Īar la suspensi√≥n de los carros peque√Īos, sugiero se rellenen con un ligero alto relieve como los construidos en la v√≠a Bogot√°-Tunja-Barbosa (Concesi√≥n Uni√≥n Temporal Devinorte) que s√≠ cumplen ambos objetivos: reducci√≥n de velocidad y evitar el deslizamiento, sin causar da√Īo a la suspensi√≥n. De lo contrario el ¬ďencanto¬Ē que hace agradable conducir en un pavimento impecable, se pierde.

Fabio A. Ribero Uribe

Las ideas viven, el líder desapareció

Dice de manera franca C√©sar Gaviria a una pregunta de Vanguardia que es ¬ďdif√≠cil comparar a los dirigentes pol√≠ticos con Gal√°n porque todos salimos mal comparados con √©l¬Ē y claro, toca comenzar por Gaviria, uno de los padres del neoliberalismo que de manera abrupta y sin contemplaci√≥n abri√≥ el mercado colombiano al mundo competitivo, destruyendo la peque√Īa industria tan apreciada por Gal√°n. Por fortuna vendr√≠a la Constituci√≥n del 91 a reivindicar parte del pensamiento galanista. La concepci√≥n del Estado moderno liberal de Gal√°n era cl√°sica: la institucionalidad, la ley y sobre todo la √©tica, eran no solo un programa, sino una concepci√≥n y una ideolog√≠a. El desgaste de Gal√°n contra el narcotr√°fico se llev√≥ su vida, casi que su mensaje e ideas. Su concepto liberal era preciso y recto sin matices de izquierda, con una concepci√≥n pura del Estado liberal; hubiera sido base para una restructuraci√≥n del liberalismo y no hubiera permitido que este partido se diluyera en clientelismo y fracciones de movimientos que terminaron en alianzas oscuras con personajes siniestros, de aquellos que acabaron con la vida de este brillante dirigente. Este hombre nos hubiera evitado tantos hechos lamentables a una sociedad permeada por el narcotr√°fico. Con Gal√°n se frustr√≥ otra esperanza, la de un pueblo que ha sido objeto de m√ļltiples manipulaciones. Con Gal√°n se perdi√≥ un estadista, un intelectual de la pol√≠tica, al que no supimos valorarlo en su real dimensi√≥n hist√≥rica.

Ernesto Rodríguez Albarracín

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad