HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Vie Dic 15 2017
26ºC
Actualizado 01:52 pm

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-08-21 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

Los romanos ya empleaban el adverbio corrupte; Cicerón decía judicare corrupte para aludir a la forma en que ejercían su función algunos magistrados. Corruptum era en latín el participio pasado del verbo corrumpere (arruinar, echar a perder). Plauto y Cicerón llamaban corruptor, -oris a aquel que cometía el delito de soborno o el de cohecho, es decir, aceptar sobornos, y también al que violaba a alguna de las vírgenes vestales.

Todas estas palabras se derivaban del verbo latino rumpo, rumpere (romper, violar, transgredir), emparentado morfológicamente con el sánscrito ropayati, del mismo significado, y se derivan del indoeuropeo reup- (arrebatar, arrancar algo de las manos de alguien).
Esta historia de la palabra para preguntarnos sobre ese poder indómito que cierto representante del Polo y su concejal van tomando sobre los contratos de nuestra región. ¿Será que tendremos un poder peor que el de los Moreno Rojas? Pero aclaro que hay polistas decentes en la región.

Rodolfo García L.


Recordemos nuestra historia

Don Gonzalo Jiménez de Quezada es comisionado a buscar nuevas tierras para la corona española y sale en el año de 1536 de Santa Marta con rumbo al interior del país con 800 hombres de infantería y 80 de caballería, pasa por Tamalameque, Barrancabermeja e inicia el paso por las selvas del Opón, buscando la salida por la cordillera de Los Andes para llegar a la altiplanicie de la sabana, tierra hermosa que le trae recuerdos de la también hermosa tierra de la Vega de Granada. Al llegar a donde hoy es la plaza de Bolívar, bajó de su caballo y mandó construir doce casas con techos de paja y paredes de madera y una más grande donde quedaría la primera Iglesia.

Esto fue el 6 de Agosto de 1538. Todo esto en busca de “El Dorado”. Después viaja a España para empapar al Rey de sus colonizaciones, regresa en 1549 con el título de “Gobernador de El Dorado” para posteriormente morir en Mariquita, Tolima, al parecer, de lepra, el 16 de Febrero de 1579 sin llegar a conseguir su sueño “El Dorado”. Pero hay algo insólito y es que ahora los colombianos lo tenemos en el aeropuerto bogotano y sin demeritar en absoluto la memoria del Dr. Luis Carlos Galán Sarmiento y mucho menos no dejar de lamentar tan horrendo magnicidio, no es comprensible que pretendan cambiar el nombre del Aeropuerto Internacional de El Dorado por el de Luis Carlos Galán Sarmiento. Esto sería como pretender cambiar el nombre de nuestra querida Bucaramanga por cualquier otro apelativo de cualquiera de nuestros próceres.

Diego Serrano Acevedo


Antideslizantes y reductores velocidad

En principio, muy buena la intención de los “rizados” reductores de velocidad en las curvas, vía Barbosa-Chiquinquirá-Bogotá (Concesión Comuneros), pero los hicieron muy profundos y causan deterioro del sistema de suspensión en los carros pequeños, además del riesgo inminente de ser atropellado por detrás al frenar de improviso cuando se llega a ellos. Para las camionetas, busetas, buses y camiones no funcionan en absoluto como reductores de velocidad porque no los sienten; pasan derecho, aunque sí les sirven como antideslizamiento, lo cual les da seguridad para acelerar en las mismas curvas. Para no dañar la suspensión de los carros pequeños, sugiero se rellenen con un ligero alto relieve como los construidos en la vía Bogotá-Tunja-Barbosa (Concesión Unión Temporal Devinorte) que sí cumplen ambos objetivos: reducción de velocidad y evitar el deslizamiento, sin causar daño a la suspensión. De lo contrario el “encanto” que hace agradable conducir en un pavimento impecable, se pierde.

Fabio A. Ribero Uribe

Las ideas viven, el líder desapareció

Dice de manera franca César Gaviria a una pregunta de Vanguardia que es “difícil comparar a los dirigentes políticos con Galán porque todos salimos mal comparados con él” y claro, toca comenzar por Gaviria, uno de los padres del neoliberalismo que de manera abrupta y sin contemplación abrió el mercado colombiano al mundo competitivo, destruyendo la pequeña industria tan apreciada por Galán. Por fortuna vendría la Constitución del 91 a reivindicar parte del pensamiento galanista. La concepción del Estado moderno liberal de Galán era clásica: la institucionalidad, la ley y sobre todo la ética, eran no solo un programa, sino una concepción y una ideología. El desgaste de Galán contra el narcotráfico se llevó su vida, casi que su mensaje e ideas. Su concepto liberal era preciso y recto sin matices de izquierda, con una concepción pura del Estado liberal; hubiera sido base para una restructuración del liberalismo y no hubiera permitido que este partido se diluyera en clientelismo y fracciones de movimientos que terminaron en alianzas oscuras con personajes siniestros, de aquellos que acabaron con la vida de este brillante dirigente. Este hombre nos hubiera evitado tantos hechos lamentables a una sociedad permeada por el narcotráfico. Con Galán se frustró otra esperanza, la de un pueblo que ha sido objeto de múltiples manipulaciones. Con Galán se perdió un estadista, un intelectual de la política, al que no supimos valorarlo en su real dimensión histórica.

Ernesto Rodríguez Albarracín

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad