El caudillo y el caudillismo | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Sáb Dic 16 2017
20ºC
Actualizado 06:07 pm

El caudillo y el caudillismo | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-12 05:00:00

El caudillo y el caudillismo

El término caudillo surgió en la España medieval para designar al jefe de una hueste militar. De allí se tomó para identificar al fenómeno político más recurrente que ha tenido Hispanoamérica en sus 200 años de vida republicana, el caudillo, el caudillismo.
El caudillo y el caudillismo

América Latina lo engendró en su perfil actual y ha sido víctima de él desde el siglo XIX. Para los estudiosos de la Ciencia Política el caudillismo ha sido una constante cultural de nuestro subcontinente e históricamente nos ha traído atraso.

El caudillo es un líder carismático que llega al poder y su fuerza para permanecer en la cima la basa en lograr ser seguido por multitudes que ven en él la mano dura que creen es necesaria para resolver los problemas críticos que se viven.

El caudillo considera que las instituciones no son para fortalecerlas sino para utilizarlas para sus propósitos específicos y coyunturales. Por eso al tomar medidas mira que sean populares sin importarle si con ellas fractura la institucionalidad.

En el caudillismo el poder es vertical y el caudillo resuelve todos los problemas sin respetar las escalas administrativas, ni los conductos regulares. ¿Por qué? Porque el caudillo está convencido de que posee una motivación o “fuerza interior” para arreglar todo, cree que es alguien con perfil mesiánico.

El caudillo es un “animal político”, acapara poder y centraliza la solución de los problemas nacionales, regionales y locales, es hábil en saciar apetitos burocráticos concretos, es amiguista y se deleita repartiendo  canonjías.

El pueblo sigue al caudillo porque considera que tiene cualidades excepcionales “por naturaleza” y por eso es indulgente con él, le perdona su cúmulo de errores, fallas, excesos y equivocaciones.

El caudillismo le causa mucho daño a un país. Lesiona la democracia, fractura las instituciones y después de él sigue la oscuridad, la inestabilidad política y una democracia dislocada.

El caudillismo ha sido una de las principales causas del atraso de  América Latina tanto en lo político, como en lo institucional y social.

Pero nos fascina el caudillismo y cuando hallamos un caudillo creemos que hemos encontrado un paradigma, pese a que realmente estamos entrando en un desierto.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad