Publicidad
Publicidad
Vie Dic 2 2016
24ºC
Actualizado 03:08 pm

¬ĎPap√° Jaime¬í ya tiene 55 mil hijos adoptivos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-08-23 05:00:00

¬ĎPap√° Jaime¬í ya tiene 55 mil hijos adoptivos

Hace mucho tiempo Jaime Eduardo Jaramillo Echeverry, m√°s conocido como ¬ĎPap√° Jaime¬í, se puso en la tarea de dictarles una sencilla clase de espa√Īol a varios ni√Īos de la calle.
¬ĎPap√° Jaime¬í ya tiene 55 mil hijos adoptivos

Sus indigentes pupilos le dijeron, en ese entonces, que no necesitaban ir a la escuela para saber que ¬ďhogar¬Ē y ¬ďhambre¬Ē se escrib√≠an con ¬Ďhache¬í.
Adem√°s, le dijeron que en el ¬Ďdiccionario de sus vidas¬í no aparec√≠an los significados de palabras tales como ¬ďpap√°¬Ē y ¬ďmam√°¬í, ni mucho menos el t√©rmino ¬ďamor¬Ē.

La lección fue grande para Jaime Eduardo. Tanto, que se propuso ayudar a estos menores.
 
Hoy, 35 a√Īos despu√©s de haber institucionalizado la Fundaci√≥n ¬ĎNi√Īos de los Andes¬í, se enorgullece al decir que a lo largo de todo este tiempo ha sido el ¬Ďpadre adoptivo¬í de al menos 55 mil ni√Īos que viv√≠an dentro de las alcantarillas o en las calles de nuestra Colombia.

Todo ese ¬Ďmonton√≥n¬í de hijos, algunos de los cuales le han dado nietos y bisnietos, han sido parte de su familia. ¬°Claro! √Čl conform√≥ su propio hogar ¬Ďbiol√≥gico¬í con Patricia Gonz√°lez, de cuya uni√≥n hay dos hijos y dos nietos.

Su fundaci√≥n se ha encargado de rehabilitar a los peque√Īos que, de manera incre√≠ble, viven sumergidos entre los sumideros de las calles de diferentes ciudades del pa√≠s. √Čl les da hogar, salud, educaci√≥n y, sobre todo, lo que m√°s les hace falta: afecto.

Su sensibilidad social viene de tiempo atr√°s. Cuando ten√≠a 10 a√Īos, a este sembrador de paz se le dio por organizar un programa solidario para conseguirle vivienda al vigilante del colegio en donde estudiaba. Su iniciativa cal√≥ tanto que no s√≥lo consigui√≥ una casa para el celador, sino un barrio con 77 viviendas. Dichos predios fueron entregados a las personas m√°s necesitadas de la capital caldense.

¬ŅDe d√≥nde sali√≥ la idea de darle vida a la Fundaci√≥n ¬ĎNi√Īos de los Andes¬í?
Siempre me ha preocupado el drama de los ni√Īos que duermen sobre el fr√≠o pavimento de las calles y me impresion√© mucho cuando supe que exist√≠an menores que dorm√≠an en huecos, debajo de los puentes y entre las alcantarillas. Adem√°s, con frecuencia era testigo de hechos desgarradores que afectaban a estos menores y que, por supuesto, me hicieron pensar que deb√≠a hacer algo por ellos.

¬ŅAlguna historia en particular?
Recuerdo que durante la Navidad de 1973 yo iba caminando por la calle; de pronto pas√≥ un carro y de ese veh√≠culo cay√≥ la caja de¬† una mu√Īeca al piso. Una ni√Īa indigente sali√≥ corriendo¬†y levant√≥ la caja. Estaba feliz, ella me miraba, y por estar¬† mir√°ndome no se dio cuenta que ven√≠a una tractomula. Ese veh√≠culo la atropell√≥.
Cuando comprob√© que esa ni√Īa muri√≥ por¬†una caja de una mu√Īeca que no¬†ten√≠a nada en su¬†interior, entend√≠ cu√°l era mi misi√≥n en este mundo. Con todo el fr√≠o en el alma, el dolor y el resentimiento, sal√≠ disfrazado de Pap√° Noel a repartir regalos a los ni√Īos de la calle. Ah√≠ naci√≥ la fundaci√≥n que hoy presido.
Su instituci√≥n, sin √°nimo de lucro, ha asistido a muchas menores indigentes que llegan en estado de embarazo. ¬ŅCu√°l ha sido el caso m√°s dram√°tico del que usted haya sido testigo en ese sentido?

No olvido a Blanca. Era una menor quien, a sus escasos 12 a√Īos, viv√≠a en la desesperaci√≥n que s√≥lo se puede ver y sentir cuando se ha vivido en una horrible madriguera. Una noche cualquiera,¬† Blanca sinti√≥ un fuerte dolor de est√≥mago y se empez√≥ a retorcer. ¬°Nadie sab√≠a qu√© hacer! Era una extra√Īa sensaci√≥n como de par√°lisis que invad√≠a su cuerpo. De pronto, despu√©s de un aterrador grito que despert√≥ a todos sus compa√Īeros del ¬Ďparche¬í, una indefensa criatura brot√≥ de la oscuridad de su vientre hacia las tinieblas de aquel horripilante lugar.

Las pulgas, los piojos, las cucarachas y las ratas fueron los otros testigos del nacimiento de su hijo, Milton, aquella noche de luna llena.
Y la historia sigue, s√≥lo que al ver a Blanca sacar un oxidado cuchillo y cortar el cord√≥n umbilical de su peque√Īo beb√©, uno prefiere seguir admirando el esplendor que ilumin√≥ ese cuadro crudo, real y dram√°tico.
Desde entonces, al ni√Īo Milton se le conoce como: ¬Ďel hijo de la oscuridad¬í. Lo m√°s grave de esta historia es que en Colombia nacen como Milton, 45 ni√Īos indigentes al a√Īo. Son chiquillos que finalmente terminan como Blanca, regateando una oportunidad para sobrevivir en medio de la cruda realidad.
    
¬ŅDe d√≥nde sale la plata para el financiamiento de las obras de esta fundaci√≥n?
Es una suma de esfuerzos. El 50% es autosuficiente, pues tenemos los programas sociales de las galletitas, los cartuchos desechables de las impresoras, las tarjetas de Navidad y la panadería. El otro 50% sale de donaciones nacionales e internacionales.
Hace poco menos de tres meses usted estuvo a punto de dejar ¬Ďhu√©rfanos¬í a sus hijos. Cuentan que tras un aparatoso accidente durante un vuelo en parapente, en San Juan de Puerto Rico, su cuerpo qued√≥ pendiendo de un hilo. Sabemos que sufri√≥ un aneurisma cerebral y que perdi√≥, de manera provisional, todos sus sentidos. Por fortuna, hoy est√° recuperado. ¬ŅQu√© ense√Īanza le dej√≥ este grave accidente?

Muchas y tal vez usted necesitaría páginas enteras para escribir las lecciones que aprendí. Para resumir, le puedo decir que asumí este episodio como un segundo más de vida que Dios me concedió. Hoy veo las cosas más bonitas. Le cuento que mis ojos no se recuperaron del todo; incluso veo rayos de luces que me hacen sentir, de manera paradójica, que todo el tiempo estoy en Navidad. Espero que cuando la muerte toque a mi puerta, el día que sea, yo pueda devolverle a Dios todas las cosas buenas que me ha permitido disfrutar.

Usted aspir√≥ en alg√ļn momento a ser Alcalde de Bogot√°. Incluso alcanz√≥ la tercera votaci√≥n durante los escrutinios. ¬ŅNo le ha vuelto a picar el ¬Ďbicho¬í de la pol√≠tica?

¬ŅSabe una cosa? qued√© bien curado de esa ¬Ďenfermedad¬í. De manera desafortunada para hacer pol√≠tica en este pa√≠s hace falta algo m√°s que liderazgo y sentido social; se requiere de mucha plata. Mientras no exista una verdadera cultura democr√°tica, que sea sana y transparente, ser√° muy dif√≠cil elegir a buenos l√≠deres.
 
¬ŅUsted cree que en Colombia no existen l√≠deres pol√≠ticos y sociales capaces de ayudar a los ni√Īos de la calle?
S√≠ los hay, y s√© que son muchos; s√≥lo que no han tenido la oportunidad de acceder al poder. El verdadero l√≠der es el que cuando est√° ascendiendo arrastra a otros con √©l en su ascenso, y les ense√Īa a los dem√°s a que ayuden a otros. Adem√°s, es¬† el que supervisa y contagia de su fe, de su pasi√≥n, de su amor y de su sue√Īo a otros para hacer un mundo mejor. O sea, el verdadero dirigente es el que les ense√Īa a los otros a buscar la estrella m√°s alta y los ayuda¬† a cogerla, pero siempre con los pies en la tierra.

Usted ha sido un hombre muy reconocido en el mundo entero; incluso fue designado como uno de los 10 l√≠deres m√°s sociales y humanos la historia colombiana. ¬ŅQu√© significado han tenido para usted las distinciones recibidas?
Los premios no son tan importantes, como las obras que trascienden. Los diplomas se agradecen y se reciben, pero a veces s√≥lo producen emociones pasajeras que se llaman ¬Ďeuforias¬í. Lo esencial de la gesti√≥n de cualquier persona, con plata o sin ella, con apellidos de abolengo o no, radica en cristalizar buenas obras en esos lugares en donde reinan la miseria, el hambre y la pobreza.

Adem√°s de salvar a miles de ni√Īos de la indigencia, ¬Ņcu√°l cree que ser√° su principal legado?
Tal vez el haber sembrado una conciencia social. Hay mucha gente que est√° a mi lado y que ha ayudado a que se multiplique¬†el mensaje. Existen muchas fundaciones en el mundo que han nacido a ra√≠z de este trabajo. La filosof√≠a es clara: si ayudas a una persona, eso es¬†lo importante. Para el mundo entero, eres¬†un N.N., pero para la persona a la que t√ļ est√°s ayudando, eres¬†su mundo, eres¬†lo m√°s importante. ¬°Ah√≠ radica la diferencia de servir!

PERFIL

Nombre: Jaime Eduardo
Jaramillo Echeverry.
Oriundo: Manizales, Caldas.
Edad: 54 a√Īos.
Estado civil: Casado.
Estudios: Se gradu√≥ como ingeniero geof√≠sico y de petr√≥leos en la Universidad de Austria, donde tambi√©n adelant√≥ un doctorado en ¬ĎProspecci√≥n y Exploraci√≥n¬í. Adem√°s, se especializ√≥ en Geoqu√≠mica y Mineralog√≠a en la Universidad de Johannes Gutemberg, en Mainz, Alemania. En Oklahoma, Estados Unidos, hizo una especializaci√≥n en Petr√≥leos.
Cargos¬† ocupados: Se ha desempe√Īado en empresas de la categor√≠a de Exxon, Chevron, Maxus, Mobil, Texaco, British Petroleum, Triton y Petr√≥leos de Brasil. Durante los √ļltimos 35 a√Īos de su vida ha estado al frente de su fundaci√≥n: ¬ĎNi√Īos de los Andes¬í. Tambi√©n cre√≥ la empresa que dirige en la actualidad y que se llama: ¬ĎLiderazgo, Pap√° Jaime¬í.
Distinciones: Premio Orbital Humanitario, de Washington; Premio Mundial de la Paz; Medalla al Servicio, de Kiwanis Internacional; y Galardón Luz, Esperanza y Amor, de la Sociedad Amigos. De igual forma, fue designado como uno de los 10 líderes sociales y humanos más sobresalientes, por la Cámara Junior Internacional. A finales de 1999 fue escogido como uno de los 50 grandes líderes entusiastas del Siglo XX.
Libros de su autor√≠a: ¬ĎLos hijos de la oscuridad¬í, ¬ĎEl cabalgante de la noche¬í, ¬ĎVolver a lo b√°sico¬í y ¬ĎTe amo, pero soy feliz sin ti¬í.

TESTIMONIO

Un historia de ¬ĎPap√° Jaime¬í

Tras el rechazo de su familia, el ni√Īo Hoovert cay√≥ en las entra√Īas de la tierra. Era un lugar donde las drogas alucin√≥genas se ve√≠an como las ¬Ďreinas de las tinieblas¬í, porque eran los cimientos para poder soportar la tortura grande de vivir entre una alcantarilla.
    
En medio de esa oscuridad, el peque√Īo Hoovert se preguntaba: ¬ď¬ŅD√≥nde est√° Dios?
    
El menor no entendía por qué, si decían que este mundo es de todos, él no podía disfrutar de nada y sólo podía padecer los insultos, los golpes, las torturas y el abandono.
    
Despu√©s de vivir en esa oscuridad durante muchos a√Īos, finalmente un d√≠a ¬ĎPap√° Jaime¬í baj√≥ a la alcantarilla y le dijo:
    
- ¬ďHoovert, el futuro no es lo que estamos esperando ni sufriendo; es lo que nosotros hagamos con nuestra vida. No importa d√≥nde est√©s, lo importante es hacia d√≥nde vas y c√≥mo sue√Īas lo que te va a dar felicidad. En la vida lo m√°s importante es so√Īar. Y cuando tengas un sue√Īo, v√≠velo de una manera ardiente y con todas las fuerzas de tu coraz√≥n, si√©ntelo con pasi√≥n, para que tus sentimientos vibren¬Ē.¬†

Estas palabras retumbaron en su coraz√≥n y fue as√≠ como el ni√Īo tom√≥ conciencia y percibi√≥ que la luz se encontraba en su interior.
   
Hoovert le gan√≥ la apuesta al destino, gracias a su capacidad de concebir sue√Īos, de visualizarlos, de llenarlos de vida y de trabajar duro hasta materializarlos.

Publicada por
Contactar al periodista
Ahora en Whatsapp
Publicidad
Publicidad
Publicidad