El negocio de la salud en Colombia | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-08-23 05:00:00

El negocio de la salud en Colombia

El Gobierno busca afanosamente $10 billones para garantizar la tan cacareada seguridad democrática, pero en cambio, la inversión de $6 billones para ampliar la cobertura del Plan Obligatorio de Salud (POS), le parece muy costosa e imposible de financiar.
El negocio de la salud en Colombia

Claro que la política de seguridad democrática le representa importantes réditos electorales, así implique la aparición de un nuevo tributo como el impuesto al patrimonio, calificado por expertos internacionales como antitécnico; mientras que la salud no le aporta ni un solo voto a su aspiración de un tercer mandato.

Lo curioso es que mientras a los colombianos vinculados a las EPS se les niegan procedimientos quir√ļrgicos, tratamientos para enfermedades de alto costo y medicamentos, estas mismas entidades presentan utilidades millonarias que les ha permitido figurar ¬Ėseg√ļn la revista Dinero- entre las 300 m√°s grandes y lucrativas del pa√≠s.

En los 16 a√Īos de vigencia de la Ley 100, se han registrado m√°s de 46.000 tutelas -ocho por d√≠a-, procesos que bien pueden tardar hasta seis meses y cuando salen los fallos, en muchos de los casos los pacientes tutelantes ya han muerto.

El modelo de la seguridad social existente en Colombia mediante la adopción de la Ley 100, obedece a un esquema foráneo, cuyo modelo original ha sufrido 47 modificaciones, que cada vez le dan más gabelas y ventajas a la empresa privada en detrimento de los usuarios colombianos.

Aunque la reforma era una necesidad para corregir las deficiencias del viejo Sistema Nacional de Salud, saltamos con la Ley 100 de 1993 a un modelo perverso, que hasta el momento no ha resuelto el dilema entre equidad, cobertura y eficiencia.

La misma Academia Nacional de Medicina, sostiene que la salud en Colombia pasó de ser un derecho inalienable a convertirse en un bien comercial regido por las leyes del mercado del dolor y supeditada a la oferta y la demanda.

A la red hospitalaria del país, el Fosiga le debe multimillonarias sumas de dinero, mientras que los hospitales, en su gran mayoría quebrados, tienen que atender entre otros, a los accidentados que demandan costosos insumos médicos.

Ante las quejas de los usuarios y un alarmante informe de la Procuraduría, el gremio de las EPS le pidió al Consejo Nacional de Seguridad Social en salud que amplíe la cobertura del POS a medicamentos de nueva generación para el cáncer, los transplantes renales, las prótesis, los audífonos, los transplantes de cornea, la cirugía de ojos y la fertilización in-vitro.

La Corte Constitucional conminó al Ministerio de la Protección a igualar los planes obligatorios de salud del régimen subsidiado (POSS) y del régimen contributivo (POS) a los que los colombianos tenían acceso de acuerdo con su capacidad de pago. Sin embargo, el Gobierno piensa que invertir en la salud de los colombianos es muy costoso, pero insiste en destinar millonarios recursos para la guerra.

Mientras tanto, los enfermos esperan pacientemente a las puertas de las EPS para ser atendidos, como si los servicios de salud en Colombia fueran de caridad.
Nota al margen: Castigar por fin a los culpables del magnicidio de Luis Carlos Gal√°n devuelve la fe en la justicia. M√°s vale tarde que nunca¬Ö

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad