Secuelas de la crisis económica | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 11 2017
21ºC
Actualizado 06:07 pm

Secuelas de la crisis económica | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-08-23 05:00:00

Secuelas de la crisis económica

Secuelas de la crisis económica

Un ejemplo médico ilustra la diferencia. Es distinto que al paciente con un tumor su médico le diga” buenas noticias, el tumor dejó de crecer y está disminuyendo”, a que le diga “felicitaciones, el tumor desapareció”. En el primer caso no se puede bajar la guardia sino seguir con el tratamiento, mientras que en el segundo la curación es completa, aunque queden las secuelas de la enfermedad y de los remedios aplicados.

El ejemplo no es perfecto porque, a diferencia de enfermedades que pueden ser terminales, los ciclos económicos son siempre transitorios. Ya aprendimos que ni siquiera la reelección de la confianza inversionista produjo una bonanza económica permanente, y de la  misma manera se sabe que aún las peores recesiones terminan en algún momento En lo que sí aplica el símil médico es que la rapidez con que desparezca la enfermedad depende de lo acertado y oportuno del tratamiento

De la actual recesión mundial se ha dicho que se trataba de la peor crisis desde la Gran Depresión de los años 30; sin embargo, tan solo un año después del estallido de la burbuja financiera ya hay algunos síntomas positivos, -los precios de las acciones suben, los de la vivienda ya no caen más, los bancos vuelven a dar utilidades- que permiten ver la luz al final del túnel, aunque no hayamos salido de él. ¿Quiere esto decir que estaban equivocados quienes predijeron una hecatombe financiera?

No. La realidad es que estaban dados todos los ingredientes para una tormenta perfecta que hubiera podido arrastrar a la economía mundial a una profunda crisis, pero cuando sonaron las alarmas los médicos respondieron con prontitud y aplicaron la medicina correcta, que fue nada menos que una masiva y enorme intervención estatal para rescatar al sector privado y a los mercados de sus errores y excesos producidos por la falta de regulación y control.

En efecto, fueron los gobiernos de los países afectados, con pocas honrosas excepciones como el de Colombia, y los bancos centrales los que aplicaron una terapia de choque keynesiana, aumento del gasto público y emisión monetaria a manos llenas, que evitó el colapso del sistema bancario y está empezando a reanimar la demanda interna y a recuperar los flujos del comercio internacional. Keynes tenía razón. Pero no se puede bajar la guardia porque aunque la crisis tocó fondo, todavía continúa el estancamiento económico. El propio Ministro de Hacienda reconoció que la economía colombiana se demorará 3 o 4 años para retornar a tasas de crecimiento superiores al 4%.

Todos los analistas coinciden en que la secuela más grave de la crisis es el desempleo que seguirá aumentando aún después de que termine la recesión. En Estados Unidos y Europa se espera que sólo hacia finales del 2010 volverá a disminuir el desempleo, mientras que en Colombia la situación es más grave porque ya tenemos el nivel de desempleo más alto de América Latina y, con el modelo de crecimiento sin empleo del actual gobierno, no hay esperanzas de que mejore la situación. En lugar de dedicarse a tratar de conservarle el empleo al presidente Uribe por otros cuatro años, el gobierno y el Congreso deberían buscar solución al drama de millones de compatriotas que no tienen un trabajo digno.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad