Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 10 2016
20ºC
Actualizado 06:23 pm

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-08-24 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

Como cosa extraña, en Bucaramanga está pasando lo contrario. El señor alcalde Fernando Vargas Mendoza durante su mandato, se ha preocupado más por invitar a importantes personalidades extranjeras de la industria, el comercio y el turismo, con el ánimo de promocionar nuestra ciudad en estos campos, sin tener en cuenta que se encuentra muy desorganizada en varios aspectos. Por escasez de espacio solamente cito tres:
1º. El tránsito automotor está hecho un caos, principalmente por la irresponsabilidad del sistema Metrolínea, que no ha cumplido con las obras en las fechas previstas; la construcción del viaducto la Novena que podría desembotellar el tránsito en la parte suroccidental, ha venido aplazándose desde hace veinte años y lo que se sabe ahora es que fue cambiado el diseño y no sabemos cuándo se iniciará la obra.

2o. No se ha logrado ubicar en un sector apropiado a los vendedores ambulantes, quienes obstaculizan la circulación de peatones y vehículos en todo el centro, lo cual presenta un aspecto negativo para la ciudad.
3o. Con mucha preocupación, tenemos que aceptar que la capital santandereana está convertida en un basurero, ya que a muchos habitantes no les importa ensuciarla con toda clase de desechos. Hace algo más de un mes se anunció con bombo y platillos que a partir de agosto “ser sucio con la ciudad” costaría $993.800 y muchos nos alegramos porque creímos que ahora sí se solucionaría el problema, pero hasta ahora no hemos sabido que se haya aplicado el primer comparendo como se había anunciado y por eso la gente perezosa y sucia sigue regando basuras por todas partes.

Aristóbulo Hernández B.


$15 mil millones pagaremos santandereanos

Aún no sabemos quién tuvo la culpa; si la tuvo el ex contralor departamental Gregorio Bautista Quijano, el ex gobernador de esa época o la Asamblea Departamental del año 1999. Un vicio de procedimientos llevó al Tribunal Administrativo de Santander a dejar sin efectos jurídicos la ordenanza la supresión de cargos de quienes ahora demandan al departamento.
Si la Gobernación de Santander paga los 15 mil millones de indemnización a los 91 ex trabajadores de la Contraloría Departamental, el Departamento sufriría, ya que la inversión social disminuiría.

O lo que es más grave, bajaría a segunda o tercera categoría el departamento por su alto costo, si tiene que reintegrarlos, lo que significa incrementar los gastos de funcionamiento. Esto implicaría un freno en créditos públicos y recortes en algunas transferencias de recursos del gobierno nacional para proyectos de inversión social, además de los costos políticos que traería la sanción para el respectivo gobernante. En este momento el departamento tiene más de 2.500 demandas.
Por esto, los santandereanos exigimos a la Procuraduría General de la Nación o a quien corresponda, investigar e informar.
El actual gobernador de Santander Horacio Serpa Uribe, como también el contralor departamental Jaime López Reyes, son ajenos a estas demandas de indemnizaciones que ocurrieron en el año 1999.

Rafael Rodríguez González

Copiadores de agravios

Observa uno cómo los bocones Presidentes que para desgracia nuestra gobiernan los pueblos hermanos de Venezuela y Ecuador, en sus diatribas contra nuestro Presidente, se despachan siempre en señalamientos como Gobierno mafioso, paraco, mentiroso, narcotraficante, criminal, en fin, cuanto insulto tienen en mente para saciar su agresivo y grosero talante. Esto, desde luego, no es de extrañar, pues los bocones no hacen otra cosa que trasmitir al mundo, en términos similares, la manera como la oposición desde el Congreso y desde los diferentes medios, se refieren a nuestra institucionalidad, de manera especial al ejecutivo, aprovechando que en este país los delitos de injuria y calumnia solo figuran como letra muerta en el Código Penal.

Luis Martín Parra Carreño


El fracaso no significa…

Fracaso no significa que estemos derrotados. Significa que hemos perdido solo una batalla. Fracaso no significa que no hemos logrado nada: significa que hemos aprendido algo.
No significa que hemos sufrido el descrédito: significa que estuvimos dispuestos a ensayar. No significa falta de capacidad: significa que debemos hacer las cosas de una manera diferente. Fracaso no significa que somos inferiores: significa que no somos perfectos. No significa que hemos perdido el tiempo en nuestra vida: significa que tenemos buenas razones para empezar de nuevo. No significa que debemos volver atrás: significa que debemos trabajar con más ahínco. Fracaso no significa que jamás lograremos nuestras metas: significa que quizás tardaremos un poco en alcanzarlas. Y por último: fracaso no significa que Dios nos ha abandonado: significa que tal vez Dios tiene una idea mejor.

Jorge Pertuz Alean


Seis consejos al Presidente

El primero El me conceda/ en el Palacio una audiencia/ para presentar mis coplas/ de ayuda a la presidencia
El segundo es decirle/ que ojo con lo social/ hay mucha ciudad inerme/ qué pensará el General.
El tercero el mismo tema/ que apunta con lo social/ hay agentes que no operan/ qué dirá mi General.
Mi cuarto consejo apunta/ otra vez con lo social/ no hay cámaras en los puestos/ qué dice mi General.
A consejo un arma buena/ que tenga la dirección/ que por do quiera funcione/ cámara de filmación.
Esperando una audiencia/ con el señor Presidente/ ofreciéndole respaldo/ me suscribo atentamente.

Alberto Flórez Flórez

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad