¿Mandan los delincuentes? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-08-25 05:00:00

¿Mandan los delincuentes?

Pareciera existir consenso en cuanto que la seguridad en los campos y en las selvas colombianas ha mejorado sustancialmente en el último lustro, en la misma medida en que ha empeorado la inseguridad en los grandes núcleos urbanos donde habitamos el 70% de los colombianos.
¿Mandan los delincuentes?

Homicidios, desapariciones, algunos secuestros, extorsiones, violaciones, hurtos, fleteos, lesiones personales e inseguridad vial, son algunos de los delitos que han aumentado la percepción de una mayor inseguridad ciudadana.

El pasado domingo, el programa de televisivo “Séptimo día”, en muy buena crónica, notificó al país que los ciudadanos prefieren la justicia por su propia mano ante la respuesta lenta de las autoridades policivas y en reacción a la impunidad creciente como secuela de un sistema judicial altamente inoperante.
Pareciera que nuestros espíritus están inflamados de venganza y de incredulidad ante el Estado de Derecho.

El problema es muy grave en Colombia, pero también en El Salvador, en Irak y en Venezuela, países con regímenes de diferente calado pero con unos denominadores comunes: autoritarismo, pobreza, y/o conflicto armado. Sin embargo, en Colombia y con relación a éste último en particular, en el tema de homicidios la muerte acecha con más frecuencia a la población alejada de la guerra antisubversiva (o si prefieren antiterrorista), que a la involucrada en ella.

En esta esquina de Suramérica el caudillismo ha reemplazado al liderazgo y al Estado de Derecho, inoculando en forma permanente miedos y rencores que alimentan los sentimientos de venganza en el inconsciente de sus habitantes, buscando réditos en popularidad de los caudillos.

Al menos 20 intentos de linchamiento han sido registrados  por los medios colombianos en lo que va del año, lo que refleja que la justicia por la propia mano (recordar las autodefensas o la mal llamada “justicia revolucionaria”), es considerada por un número creciente de ciudadanos como la manera “adecuada y eficiente” de defenderse.

Tomar venganza ante un crimen o delito solo es posible haciéndose igualmente criminal. Rehacer el sistema judicial y volver eficaz a las fuerzas policiales solo lo lograremos apostándole a reconstruir la democracia y el equilibrio de poderes.
Requerimos con urgencia demócratas en el Congreso, en el Ejecutivo, en la Justicia y en la Policía.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad