Publicidad
Publicidad
Vie Dic 9 2016
23ºC
Actualizado 10:32 am

Palabras Inútiles | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-08-25 05:00:00

Palabras Inútiles

En su célebre conferencia sobre el fascismo eterno (1995) en la Universidad de Columbia, Umberto Eco señalaba que una de sus características fundamentales era la de recurrir al “populismo cualitativo”, un rasgo familiar al llamado “Estado de Opinión”.
Palabras Inútiles

Consiste este populismo en que si bien los ciudadanos gozan de derechos y libertades individuales, su impacto político es solo cuantitativo, por lo que los individuos terminan vaciados de sus derechos y son suplantados por la sacrosanta “mayoría”, por la “voz del pueblo”, caricatura grotesca de la misteriosa “voluntad general” que inventó Rousseau, y que ha terminado en “tiranía de la mayoría”, como observara Tocqueville. Tiranía que es “Estado de Opinión”. En el “populismo cualitativo”, el pueblo se convierte en pura ficción teatral, representado por el caudillo o Mesías correspondiente. No se requieren grandes marchas sobre ciudades al estilo Mussolini: ahora es populismo por televisión, por Internet.

Estamos en la era de la video política y la teledemocracia. El reality es uno de los instrumentos más utilizados, bajo diversos disfraces, como por ejemplo los “consejos comunales”. Las encuestas de opinión – es decir, unas microscópicas “mayorías”-  también son indispensables para mantener la ficción de la popularidad y la favorabilidad. Y aunque todo nos parezca absurdo e irracional, solo un error histórico podría llevar a la Cámara de Representantes a no pasar el bendito referéndum reeleccionario.

Es un mano a mano, en donde este Congreso se juega su suerte. La sombra de Fujimori los amenaza. El “pueblo” aplaudiría semejante acción contra una de las más podridas instituciones. Queda a ese pueblo también la última opción, y a veces, los tiros salen por la culata, como lo saben todos los Mesías, los Uribe, los Chávez, los Pinochet.

Muchos hacen cuentas alegres sobre que el referéndum no pasará, no solo por razones de la dictadura de los calendarios electorales –lo que no es problema en un régimen que puede decir cuándo es de día y cuándo de noche-  sino por el rosario de tropelías y abusos que ha marcado toda su trayectoria hasta el día de hoy. El “Estado de Opinión” no se detiene ante semejantes minucias jurídicas y éticas. La Patria  –“su”  patria- por encima de la Ley.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad