Chismes: ¡sálvese quien pueda! | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Vie Dic 15 2017
26ºC
Actualizado 01:52 pm

Chismes: ¡sálvese quien pueda! | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-08-26 05:00:00

Chismes: ¡sálvese quien pueda!

1. Yo propagué un chisme  “Cuando abrí mi correo de msn, me di cuenta que además de todo el correo basura que tenía, había un ‘forward’ que mencionaba a Viviana. ¡No lo podía creer! Yo siempre borro esos correos, pero el asunto del mensaje me llamó poderosamente la atención. Decía algo así como Viviana: la ‘loba’ de Derecho. No resistí a la tentación”. 
Chismes: ¡sálvese quien pueda!

Paula tiene 20 años y es una de las compañeras de estudio de Viviana. Han trabajado juntas desde que comenzaron su carrera, que ya están a punto de culminar, y podría considerar  a Viviana como su amiga.

“No pude quedarme callada. Llamé a María Alejandra, una amiga en común y le pregunté si sabía algo de eso. La verdad es que Viviana había estado muy callada acerca de su nuevo novio, así que no sabíamos qué pensar al respecto. En ese momento ni siquiera me detuve a analizar que ese no era problema mío”.  
El chisme se extendió por todo el salón, se propagó al resto de la carrera y de ahí a la Universidad.

El chisme que corría era que Viviana estaba saliendo con un docente de su carrera y su ex novia había armado un gran alboroto.
“No podía creer cuando me enteré de que Camila, otra de nuestras amigas de clase, había reenviado también ese correo a todo el mundo”, asegura Paula.

Viviana estaba destrozada. No había lugar en su universidad –la cafetería, la biblioteca, el aula de cómputo- donde no comentaran el chisme en el que estaba metida.

2. Yo estuve metida en un chisme

Cuando María Alejandra me contó, abrí inmediatamente mi correo de msn y me encontré con una foto grande mía y del profesor, me imagino que tomada desde un celular y un párrafo inmenso que recorría toda mi vida personal y mis relaciones, y me acusaba de ser una quita novios y de querer ‘levantarme’ al ‘profe’ sólo para querer pasar la materia”.

Viviana estaba en su casa cuando se enteró de todo. Tiene 20 años y aunque no revela si estaba saliendo o no con el docente, asegura que esa no es razón suficiente para que su vida personal sea publicada a los cuatro vientos.

“En mi casa se enteraron y estaban indignadísimos. Mi hermano me reclamaba que dejara el nombre de la familia tan mal. Mi mamá me apoyó, hablamos en la Universidad y encontramos a la persona que había comenzado con el chisme. Era la ex novia del profesor”.
Pese a que la ex novia del profesor fue demandada por difamación, el chisme ya había hecho mella en Viviana y pasó mucho tiempo antes de que pudiera recuperarse de semejante lío.

preguntas y respuestas
genaro castillo
sociólogo y docente

¿Por qué el chisme hace daño?
“En primer lugar, es grande el deterioro que se produce en las propias personas que lo realizan y, en segundo, también deterioran las relaciones interpersonales y sociales”.

¿El hábito de chismear es inherente al ser humano?
“Sí, es esencialmente social. Aparece como una verdad popular socializante. El chisme usa a la gente para su propagación. Incluso, aunque se pretenda sofocarlo, siempre se escapa”.

¿Cuál es la relación entre el chisme y el inconsciente?
“El cotilleo encubre una realidad. Los comportamientos que nos dañan o que nos hacen sentir mal, comúnmente los exteriorizamos a modo de chisme. Es decir, las personas se enganchan con temas que tienen que ver con ellas mismas. Por ejemplo, si tenemos miedo de que nuestra pareja nos sea infiel, hacemos públicas todas las indiscreciones sobre conocidos promiscuos. De ese modo, manifestamos nuestros miedos, pensamientos, deseos o frustraciones más profundas”.

¿Por qué disfrutamos contando un chisme?
“Hacer circular un buen chisme asegura que ese será el tema de conversación. Además, el chisme nos recuerda que el vecino, el jefe y hasta la gente famosa, tiene deseos y cometen equivocaciones al igual que el hombre común”.

LA VOZ DEL EXPERTO
MARCO ANTONIO VALENCIA / docente universitario

“Se cuenta con picardía, se recibe con una exclamación y los ojos abiertos. Se adereza con expresiones: “quién se lo iba a imaginar”, “que tal”, “se lo tenían bien guardado” (…) Llega a oídos de gente que los protagonistas desconocen, no importa: los chismes, corren, vuelan, no pagan pasajes, ni peajes, no tienen horarios, se riegan, es gratis, divierte, es un regalo social, hace amigos, genera confianza: “a ti te cuento, porque sé que no se lo vas a contar a nadie”, “te cuento, pero no me vas hacer quedar mal”.

“Aquí entre nos”, un secreto que se convierte en chisme se vuelve historia con vida propia, corre de boca en boca, atraviesa paredes, oficinas, casas, calles, no pide permiso; se confunde por ahí, entre las minifaldas y el tinto; se retuerce por ser contado, por volverse a contar y divertir. Sirve para intrigar, para iniciar una conversación, para tener la disculpa de una llamada, un Chat, un e-mail, para acompañar una cena donde no hay nada que decir”.

LISTA
Clasificación del chismoso

1 Los mediocres: debido a su incapacidad utilizan el chisme para ganarse la simpatía de quienes en determinado momento monopolizan alguna influencia para obtener de ellos algún favor o ayuda.

2 Los envidiosos: utilizan el chisme para dañar moral o materialmente, debido a que ellos ven progreso en las personas, o sea les da pesar o tristeza el ver que otros tengan bienes.

3 Los falsos: ocultan sus verdaderos sentimientos o su verdadera identidad utilizando habitualmente el chisme para pervertir o disfrazar la verdad en perjuicio de alguien.

4 Los malvados: sabe que causa mal a quien tramite el chisme y ni se inmuta.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad