Dom Dic 11 2016
19ºC
Actualizado 06:09 pm

¿La vida consiste en tener plata? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-08-27 05:00:00

¿La vida consiste en tener plata?

¿Acaso la vida consiste en tener cada día más y más dinero? ¡Uff…! ¡Qué pregunta tan comprometedora!    
¿La vida consiste en tener plata?

Si uno responde que “sí”, lo tildan de materialista, de interesado o de ambicioso.
Y si la respuesta es un “no” categórico, entonces es un simple bobo; o de pronto lo comparan con un maestro tibetano, de esos que hablan de ‘paz y amor’ y se aíslan de la vida real para encontrar el camino espiritual que tanto los enriquece.

¡Bueno! ¿entonces qué contestamos?
¿Valdría acudir a la expresión típica del trillado ‘Depende’?
Esa sería una salida estratégica, entre otras cosas, porque en estos tiempos todo mundo habla de armonía, y en ese sentido esta respuesta nos dejaría bien parados. Pero, ¿saben una cosa? ¡no hay tal! no muchas personas viven así de equilibradas como lo sostienen.

 Entonces ¿qué hacemos con el cuestionamiento?
¡Otra vez nos ponemos a titubear!
A lo mejor la bienaventuranza de la que hablan en la Biblia consista en la plata.

¡No, no es pecado hablar de ello!
Porque si usted no tiene plata, no va a ningún Pereira. ¡Bueno eso también es discutible! Sin embargo, la idea no es esa.

La verdad, podríamos hablar de dos clases de riquezas:
La primera en esta lista, y no por eso la más importante, es aquella que muchos denominan: ‘riqueza artificial’.
Sí, es esa con la que usted paga las cuentas del teléfono, la ropa que compra, la matrícula de su hijo en la universidad, en fin… Es la riqueza que se inventó el hombre para facilitar el intercambio, para que sea de algún modo la medida de las cosas vendibles.

Con ella usted compra un carro, una casa, paga la taquilla del cine o el boleto para ir a ver el partido de fútbol de su equipo amado.
Ojo, pueden llamarla riqueza ‘artificial’, pero si usted no la tiene, puede ser un ‘arruinado real’.

Sin ella no puede estudiar, no puede comer e incluso le toca resignarse a pasar las vacaciones en casa.
Como dicen los jóvenes, vivir sin plata, es vivir en la olla.

¿Y alguna vez ha vivido así?
Ojo, así digan lo contrario, a nadie le gusta estar sin un peso en el bolsillo.
Así las cosas, ¿cuál es la otra riqueza?

¡La espiritual!

¡Humm... otra vez comenzamos a titubear!

¿Por qué?
Porque no es fácil hablar de ser “ricos” de corazón y, a la vez, pobres de condición.

“Soy pobre, pero honrado”, nos decían los abuelos. Y por qué no decir: “Soy rico y a la vez legal”.
El tema del ‘rico’ espiritual, levanta callos. Y no es para menos: una persona que no tenga plata, pero piense en los demás,  se complace con el bien, no busca su propio interés sino el de los demás, es genuino y a la vez es duro como el roble.  

Algunos dicen que el rico espiritual es más feliz que el rico material.
¿... Será?

A veces un ser iluminado pasa su vida en un monte, lejos de la humanidad, enfocando su corazón en un mundo superior y pierde el tren de aterrizaje.
Hay otros más coherentes y aprovechan su forma de ver la vida para ayudar de verdad al que toca a su puerta.

Veamos otro ejemplo:

Una maestra, de esas que pasan trochas y viven las duras y las maduras para llegar a la escuela más remota, podría ser más feliz con la sola idea de formar hombres del mañana. Pero, no por ello esta mujere debe olvidar que le corresponde exigirle al gobierno que le pague su salario.

¿Quién está más cerca de Dios? ¿el tibetano que se olvidó de la plata y vuela o la docente que cumple su trabajo y lucha por su sueldo?
Si el mundo proviene de Dios como la luz llega del sol, de manera espontánea, pero sin un interés real, entonces el gurú del que hablamos está más próximo a Él.

Pero, si Dios creó el mundo de una manera deliberada, porque eso es lo que Él deseaba y por lo que se preocupaba, entonces la profesora está más cerca de la Voluntad Divina, así cobre por sus clases.

¿De qué sirve tener cuentas bancarias, si su corazón es pobre? Y viceversa, ¿de qué sirve ser el ‘buenazo’ del grupo si tiene que pedir limosna para poder comer?
Así es la riqueza espiritual o material. ¡Una decisión! Usted elige si consigue plata para vivir o vive para tener plata.

Sea como sea, jamás olvide que debe poner los pies sobre la tierra; porque si el avión de su vida no aterriza, al final se estrella por falta de gasolina o, mejor, por falta de plata.

Ejemplo

Cuando el artesano vende su vasija y obtiene dinero, esa plata se la ganó con el sudor de su frente. El trabaja y gana por ello. A él de nada le serviría regalar su producción porque, al final, no tendría con que vivir.

El dinero tiene una dinámica propia. Con él se forman relaciones de trabajo y de producción; tanto que se llegan a establecer leyes económicas.

Lo que hay que advertir es que del modo como maneje su trabajo, usted manejará su dinero. Tendrá tanto dinero disponible como ganas de trabajar despierte. ¡Claro! Usted podrá robar, pero jamás tendrá su consciencia tranquila.

IDEAS FALSAS SOBRE EL DINERO

• “Que es sucio”: ¿Quién se invento eso? lo asqueroso es el manejo indebido que se le dé a la plata.
• “Dizque corrompe”: ¿Por qué? el corrupto no es el dinero, es el ambicioso que se deja seducir por su propio interés.
• “Que la plata es maldita”: esa sí es la idea más absurda de todas. Esa se la inventaron cuando la gente enterraba el dinero en guacas y querían garantizar que nadie osara buscarla.
• “Que no compra la felicidad”: ¡Bueno! puede ser cierto en parte. Sin embargo, usted debe admitir que el dinero abona muchos caminos para algún día ser feliz.
• “Que usted no consigue plata si no roba”: No tiene que ser un axioma. Además, nada en este mundo es regalado. Existe una ley de compensación que le aclara que lo que por agua viene, por agua se va”.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad