Incultura ciudadana | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-08-27 05:00:00

Incultura ciudadana

Los mandatarios pueden tener previstos múltiples programas para enfrentar graves problemas de una ciudad como la seguridad, la movilidad, el aseo, la defensa del espacio público, etc., pero todo eso será en vano si no se acomete con firmeza e imaginación una cruzada para remediar el más peligroso de todos: la falta de cultura de los ciudadanos. Bucaramanga desde hace un buen tiempo padece este lastre, porque muchos de los residentes y gran cantidad de personas que han llegado a la capital atraídas por el falso espejismo de la ciudad bonita o de la alegría, no la consideran como suya, se sienten desarraigadas y sólo la observan como la posibilidad de encontrar una forma de vivir.
Incultura ciudadana

Se debe estructurar algo similar a lo que adelantó hace varios años en Bogotá el ex acalde Antanas Mockus, que buscó concientizar a sus habitantes sobre la importancia de su comportamiento, su actitud cívica y de colaboración en lo que atañe al hábitat y entorno donde a diario desarrollan sus actividades. Sus frutos se observan hoy, cuando se arriba a esta metrópoli y se observa una ciudad más amable, organizada y cuyos residentes y visitantes la pueden disfrutar con mayor tranquilidad. Los bumangueses no disfrutamos nuestra ciudad, sino que la padecemos con resignación. Basta simplemente con movilizarse a pie o en vehículo para cerciorarse del alto nivel de incultura de las personas, comenzando por la intolerancia que se advierte frente a cualquier llamado de atención que haga un ciudadano responsable.

La gente arroja las basuras en el espacio público o desde los automóviles a las calles; no utilizan los puentes peatonales exponiendo no sólo sus vidas sino la de sus menores acompañantes y también en grave riesgo a los conductores. Se está implementando una modalidad aberrante que las autoridades de tránsito no controlan y consiste en que las motocicletas y los ciclistas transitan por los andenes o en contravía, circunstancia que en cualquier otra comunidad diferente a la nuestra sería objeto de las más drásticas sanciones.

El calificativo de “Ciudad de los Parques” es un mero recuerdo histórico, porque quien se aventure a caminar por ellos o a ilusionarse con su disfrute, debe tener cuidado so pena de ser asaltado a ciertas horas del día o rodeado por los canes y basuras que pululan en ellos. Autoridades locales: nada se logra con obras faraónicas o construcciones urbanas de gran envergadura si antes no se prepara a las personas para usarlas y respetarlas.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad