¿Rey de la cortesía o le importa un pepino? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

Viernes 19 de Septiembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Galería
2009-08-28 05:00:00

¿Rey de la cortesía o le importa un pepino?

¿Rey de la cortesía o le importa un pepino?
“Detesto esa sopa”, “te quedó salado el almuerzo”, “no me parece que te metas en lo que no te importa”, “¿y a ti quién te dio velas en este entierro?”, “si te gustó bien, si no, igual me da”, “me importa un pepino”, “¿no te da pena ponerte vestido con esas piernas tan blancas?”.

Estas son algunas de las respuestas sin un tinte de cortesía que muchas veces habrá escuchado.

Es posible que en algunas ocasiones haya tenido deseos de pronunciarlas, de “mandar todo al carajo”, sobre todo, cuando siente que alguien no tiene la razón, pero usted no puede decirle en la cara que está muy equivocado.

Lo mismo cuando alguien se le metió al rancho o no le agrada mucho una idea.

Existen otro tipo de situaciones menos complejas, pero que lo ponen en aprietos. Sólo piense en el plato que usted más detesta, que no soporta y llévelo al siguiente contexto.

Su suegra la invita a comer y coincide con el plato que menos le gusta. Por su mente pasan cientos de interrogantes como ¿le digo que soy alérgica?, ¿me lo como obligada así tenga que ir cada dos minutos al baño a vomitar?, ¿Lo pruebo una vez, juego con el cubierto y lo dejo servido?

Existen manuales de cortesía para quedar como todo un príncipe o una reina.

Para que no lo agarren fuera de base, o por sorpresa, aprenda a manejar esas situaciones bochornosas con su jefe, su suegra, su pareja, sus padres, sus cuñados y saque un 10 en cortesía.

preguntas y respuestas
Dora Herrera / Facilitadora de desarrollo personal

¿Cómo está el termómetro de la cortesía actualmente?

Pienso que el nivel de cortesía ha bajado porque los seres humanos son más individualizados, han perdido la capacidad de desarrollar esos espacios para crecer con el otro. Las personas olvidan que son seres de relaciones y no reconocen al otro. La gente olvida la importancia de tener la capacidad de empatía, apertura al otro, ser capaz de incluirlo.

¿Qué pasa con las personas que responden con frases como ‘me importa un comino’?
Son personas agresivas, arrogantes, prepotentes, con un ‘yo’ muy elevado, que se quedan en un lado de su polaridad.
En ocasiones el estatus o la estructura de poder que tienen no les permite ser humildes, sencillos y aplicar los buenos modales.
Muchas personas no tienen ‘tacto’ en sus relaciones personales Sí, el tacto es esa capacidad de apertura que nos permite mejorar las relaciones interpersonales, es no ofender a la otra persona, es llevar a la estructura del pensamiento al otro, mirarlo a los ojos, ponerme en el mismo canal de él.

LA VOZ DEL EXPERTO
Margarita Santander / Docente protocolo y etiqueta

“El lenguaje de la cortesía no tiene por qué modificarse según la era. La cortesía es el respeto por los demás. Una persona es cortés o es descortés, pero una persona no puede ser medio cortés.

La cortesía no depende de la persona con la que estemos, pues siempre debe estar presente, tanto en el ámbito corporativo, como personal, familiar, social.

La cortesía es la parte que lima asperezas, disminuye agresividad, estrés. No hay derecho en incomodar a alguien con frases como “no me hables porque hoy está haciendo frío”. Si sabemos sortear esas situaciones, las relaciones serán más duraderas.

Hay que aprender a sonreír, bajar los tonos de la voz, proyectar una imagen más amable, pues la amabilidad y la cortesía van de la mano. La cortesía abre todas las puertas, eso pasa con las personas que son queridas, siempre tienen éxito.

Los buenos modales tampoco deben olvidarse, saber guardar las distancias, las jerarquías entre yerno o nuera y suegros, entre padres e hijos, entre empleados y jefes.

Pero el problema es que en las nuevas generaciones prima la irreverencia, la cortesía no está para muchos en su forma de ser. Se trata de ver la cortesía como una forma de mejorar la atmósfera en la sociedad y la mejor manifestación es por medio de una sonrisa”.

Para quedar como una princesa

Si usted sabe manejar a la perfección los buenos modales y la cortesía, irradiará elegancia, naturalidad, sencillez y buena educación.
Por eso, para enviar una buena impresión usted debe:

1. Sonreír, independiente de su temperamento.
2. Saludar, sin importar la posición que tenga en su empresa.
3. Cuidar el tono de sus palabras para no ofender al otro.
4. Ser conciente de cuánto puede llegar a herir al otro.
5. Desechar los gritos.
6. Recuerde que usted debe hacerse responsable de sus comentarios.

LISTA
Descortesía en la cotidianidad

1. Aunque no lo crea, responder en plena reunión o enviar un mensaje de texto por su blackberry es falta de respeto. Si espera una llamada urgente, lo mejor es que se levante de la mesa y ofrezca excusas. En un lugar a solas, responda el correo o envíe respuesta a ese mensaje.

2. Para usted resultará incómodo llegar a una reunión social y no ser presentado. Por eso, no olvide a la persona que lo acompaña, donde quiera que esté.

3. No hay nada más descortés que usted conteste llamadas de su celular y hable más de tres minutos, mientras está en una reunión de negocios o disfrutando una velada o encuentro entre amigos.

4. No hay nada más grosero que usted reciba la correspondencia de otra persona. Si pueden más los celos, usted no tiene buenos modales.

5. Llegar tarde a las citas se convirtió en un mal hábito. Tenga en cuenta que dejar esperando a la otra persona por varios minutos es una pésima señal de mala educación.

test

1. Cuando su suegra le sirve un plato que no le agrada, usted…

a. Hace mala cara en la mesa y le dice al anfitrión que detesta ese tipo de comida.
b. Sonríe, hace su máximo esfuerzo para comerlo y se inventa una excusa como “está delicioso, pero soy alérgico a este plato”.
c. Actúa con naturalidad y lo deja sin probar en el plato.

2. Si los padres de su novio o de su novia se están tomando atribuciones que no le corresponden en su vida en pareja usted…

a. Les dice de frente que no necesita escuchar sus opiniones al respecto.
b. Respira, cuenta hasta diez, con su cabeza asienta a todo lo que dicen, y después de una pausa, da su punto de vista con total serenidad.
c. No pronuncia una sola palabra, pero se levanta y se va de inmediato del lugar.

3. Si su jefe está equivocado, no tiene idea de lo que está diciendo y le está acarreando la responsabilidad de una mala decisión, usted…

a. Alza la voz y le dice que él está equivocado. Incluso saca a relucir más de un error de su parte y lo amenaza con presentarle la carta de renuncia.
b. Piensa en su interior que jefe es jefe y sólo cuando él esté tranquilo y en otro momento menos tenso, habla de forma  pausada sobre su inconformismo.
c. No le interesa discutir con él, pero eso sí, sale del lugar hablando pestes de su jefe y de las ganas que tiene de dejar ese puesto cuanto antes.

4. Si su suegra le pregunta con total sinceridad cómo luce con esa blusa tan juvenil que compró, usted…

a. Se le ríe en la cara y le dice que ella no está para lucir como una cuchibarbie.
b. Le recomienda un artículo de moda de acuerdo a la edad, le dice que la blusa le parece perfecta pero le falta algo para que cuadre con su estilo.
c. No le interesa que ella caiga en boca de los demás. Usted piensa que eso no le corresponde ni es de su incumbencia. Por eso, le da lo mismo que ella se la ponga o no.

5. Si usted no puede ver ni en pintura a su cuñada, a la prima de su novio, a esa compañera de trabajo y por cosas del destino  tiene que encontrarse con ella en una fiesta, usted…

a. No la voltea a mirar, no la determina, la evade todo el tiempo y si ella lo saluda usted la ignora por completo.
b. Tiene claro que lo cortés no quita lo valiente, por eso, saluda y sonríe, pues tiene claro que por hacerlo no se le quitará nada.
c. Espera que lo saluden, pues no lo hará porque la hipocresía no le alcanza para tanto.

6. Cuando a usted le dan un regalo que poco le agrada, su reacción es…

a. No puede disimular la cara de desagrado. Incluso lo deja a un lado sin darle la más mínima importancia. O de paso le dice a la persona que se lo regaló, si no hay forma de cambiarlo.
b. Sonríe, es efusiva en señal de agradecimiento, mira varias veces el regalo y se gana ‘10’ en actuación, sin hacer sentir mal a nadie.
c. Usted no suele abrir los regalos frente a la otra persona, entonces no pueden saber cuál fue su reacción.
Si la mayoría de respuestas positivas son ‘a’, usted: Se raja en cortesía.

No tiene pelos en la lengua.

Si algo no le gusta lo dice, sin importar si es el rey pepinito. A usted poco le importa quedar bien. No es que sea la mata de la sinceridad o franqueza, sino que se caracteriza por la irreverencia, por llevar siempre la contraria.

Pocos modales tiene y eso no le roba el sueño. Usted dice que es así y que si le gusta bien a la gente o si no, también.
Si la mayoría de respuestas positivas son ‘b’, usted es El rey o la reina de la cortesía

A pesar de que no le gustan las galletas que le da su suegra o ese plato que tanto detesta en casa, repite sólo por quedar como un príncipe.
Si no está de acuerdo con la falta de inteligencia de su jefe o sus compañeros de trabajo, utiliza toda la sutileza para decirlo sin exaltarse. Es más, le suenan lindos los reclamos y no es que usted sea hipócrita, sino que sabe cómo dirigirse a los demás.

Y no es nada fácil, pues la persona que puede decir todo lo que quiera sin que el otro se ofenda, sabe analizar el tipo de personalidades de los demás y cómo llegarle. Seguramente tendrá una vida exitosa tanto en su plano personal como laboral.

Este tipo de personas, por lo general, nunca se exalta y utiliza varias herramientas para demostrar su inconformismo, ya sea por escrito, mediante charlas frescas, invitando al otro a un café o con una sencilla sonrisa y tono pausado al hablar.  
Si la mayoría de respuestas positivas son ‘c’, ni frío ni caliente

Su coeficiente de cortesía baja y sube, de acuerdo a la ocasión. Si está de buen genio es todo un caballero, pero si está como un volador, va diciendo lo que no le parece y no le interesa agradar a los demás.

Publicada por
pbernal@vanguardia.comPAOLA BERNAL LEÓN
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones