La proeza de 90 años de prensa libre | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-08-28 05:00:00

La proeza de 90 años de prensa libre

Es sutil, casi imperceptible, la línea divisoria entre la prensa verdaderamente libre y el falso espejismo de libertad con que muchas veces el despotismo disfraza la opinión. Octavio Paz dijo alguna vez que “… nuestra ficticia vida política sería incompleta si no tuviéramos una libertad de prensa igualmente ficticia. Teóricamente nuestros periódicos pueden decir lo que quieren. Prácticamente dicen lo que pueden”.
La proeza de 90 años de prensa libre

Muchas amenazas se ciernen siempre sobre la libertad de pensamiento. Los inveterados acaparadores de algún poder (eclesiástico, político, económico o social) siempre fustigan, desprecian e intentan acallar cualquier intento espontáneo de discernir, de analizar, de conocer y expresar la verdad. Sortilegios y mitos se tienden sobre los que piensan distinto, opinan abiertamente o comunican su verdad. Apenas en 1949, los Obispos de Pamplona, Socorro y San Gil y otros Prefectos Apostólicos, prohibieron bajo pecado mortal “vender, leer, oír, comprar o guardar los periódicos “Vanguardia Liberal” y “El Demócrata”. Era el oscurantismo de la superstición, en los últimos embates de la batalla que finalmente perdería contra el pensamiento libre.

Luego vino el horror que todavía padecemos. El poder del crimen organizado y las fuerzas oscuras acallando voces. Don Guillermo Cano, el doctor Abad Gómez, Jaime Garzón, por sólo nombrar algunos, son hombres de pensamiento “no comprometido” que lanzaban valientemente su verdad a la sociedad y fueron cruelmente silenciados. Vanguardia Liberal, después de la destructora y asesina bomba con que “Los Extraditables” pretendieron resquebrajar el coraje de sus denuncias, tituló su editorial del martes 17 de octubre de 1989 así: “Aquí estamos”. Y sigue “estando”, 20 años más tarde, con valentía y autonomía.

Hacer prensa libre por 90 años, como lo ha hecho Vanguardia Liberal, es una proeza realmente heroica. Yo sigo diciendo Vanguardia “Liberal”, por romántica evocación de un ideal íntimamente ligado a la simiente del diario de nuestra tierra y al señorío de su fundador. Claro, siempre a la vanguardia, pero sobre todo libre y con el coraje de informar e incluso denunciar la realidad, y dar cabida a pensamientos diversos sin censuras ni restricciones, de una parte como fuente objetiva de información y, por otro lado, como receptáculo enriquecido de opinión. El reto es mantener la independencia y el coraje, pero 90 años de respaldo harán más amable la tarea. Una celebración que toca la entraña de Santander.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad