Las claves de la entrevista de trabajo | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-08-30 05:00:00

Las claves de la entrevista de trabajo

“La entrevista de trabajo es un encuentro cara a cara que permite comprobar la idoneidad de la candidatura para un puesto en concreto.Se trata de ver si se tienen determinadas competencias, que conforman el perfil requerido para el puesto ofertado”, explican los textos especializados sobre el significado de este paso, fundamental en la consecución de un empleo.
Las claves de la entrevista de trabajo

Para la mayoría es un momento de mucho estrés y que abre las puertas a un futuro laboral. Por ello, no se puede improvisar al momento de presentarla y debe irse tan preparado como para un examen del colegio y la universidad.

“La hoja de vida es fundamental, pero en la entrevista, quienes seleccionamos el personal podemos verlo cara a cara, evaluar su seguridad, conocimiento, tranquilidad, carácter, e incluso empatía con los demás”, asegura Leonarda Jiménez, jefe de personal de una empresa de call center.

Puntualidad y seguridad

La facultad de administración de empresas de Eafit, ha enumerado  una serie de consejos para ese momento, que aunque no garantizan el éxito total ni eliminan el nerviosismo propio del momento de la entrevista, sí ayudan a “ganar puntos” frente al posible nuevo jefe.

Antes de acudir a la entrevista, debe investigar todo lo que pueda sobre la empresa a la que presenta su candidatura.

Nunca está de más decir que la puntualidad es importante.

Recuerde que una primera impresión es importante, así que cuando se encuentre con su entrevistador, trate de relajarse y de lograr un clima cordial, será más sencillo.

La actitud y presentación son fundamentales. Si está sentado, cuando entre el entrevistador, levántese y extienda la mano para saludar, si está de pie salude y luego tome asiento cuando le indiquen. Tenga cuidado con los gestos: adopte una postura natural, en la que se sienta bien y seguro, mire a los ojos cuando responda a las preguntas.

Normalmente el entrevistador tiene un patrón prefijado de preguntas.
Puede que comience por preguntas familiares o personales. Continuará con los aspectos formativos, deberá hacer un recorrido por su historial académico, deberá explicarle por qué eligió esos estudios, sus aficiones, etc. Seguirá con su formación laboral y con la descripción de sus empleos (si los ha tenido).

Respecto a los rasgos de su personalidad, querrá ver qué aspectos considera que son sus cualidades y cuáles sus defectos, y tratará de averiguar a través de sus respuestas y actitudes, cuáles son sus temores, su grado de madurez, etc.

Siempre debe escuchar a su entrevistador atentamente y hablar cuando se lo pidan, procurando que no sea ni mucho ni poco.

Debe ser sincero y contestar con sencillez. Admitir cuando uno no sepa algo o no se sea capaz de ofrecer algo que pide la empresa.

Durante la entrevista usted puede hacer todas las preguntas necesarias sobre el puesto y la empresa cuando se crea oportuno.

Recuerde siempre que si uno no interesa a la empresa, probablemente ésta y el puesto que ofrece tampoco serían los apropiados para su perfil profesional.

Si le preguntan sobre usted, enfatice su formación, experiencia y resultado de sus trabajos Nunca use palabras rebuscadas; no responda con evasivas o dudas, ni con monosílabos; tampoco utilice expresiones tajantes “siempre, nunca”, ni “o sea”, “este”, “bueno”...

Muestre entusiasmo por el trabajo, pero no lo suplique; y no hable mal de las empresas en las que ha trabajado.

Al despedirse

Sus últimas palabras dejarán la impresión que jamás se olvida.  Sin embargo, al retirarse, hágalo asertivamente.

Trate de determinar el momento en que termine la entrevista.  Una buena señal es cuando el entrevistador se levanta de su asiento y le acompaña hasta la puerta o cuando le dé las gracias por haber venido, o bien cuando se disponga a continuar con asuntos pertinentes como papeles en su escritorio.

Retírese lo más pronto posible. Asegúrese de dejar una copia de su currículo con su entrevistador aunque este no se lo haya pedido.

Las preguntas

Puede prepararse antes de ir a la entrevista respondiendo algunas preguntas que generalmente usan quienes hacen este trabajo en las empresas.
Varias de ellas pueden ser:

¿Qué estudios realizó y porque los eligió?
¿Repetiría su elección de estudios si volviera a empezar?
Destaque la formación que posea que más se ajuste al puesto ¿Está dispuesto a completar su formación en lo que precise?
¿Qué idiomas conoce y a qué nivel?
¿Aceptaría condicionar su retribución a los progresos de su formación?
Hábleme de sus experiencias profesionales (si las ha tenido) ¿Qué puesto ha sido el último  desempeñado?
¿Por qué dejo el último empleo?
¿De todo lo que ha hecho hasta ahora, qué es lo que más le gusta y por qué?
¿Por qué le gustaría obtener precisamente este empleo y no otro?
¿Qué le llamó la atención de la solicitud?
¿Qué piensa que puede usted aportar?
¿En qué piensa que puede usted mejorar trabajando con nosotros?
¿Qué cree que puede usted aportarnos si no tiene experiencia profesional?
Cómo le gustaría trabajar: ¿sólo? ¿en equipo? ¿le es indiferente?
¿Por qué prefiere trabajar en equipo?
¿Por qué prefiere trabajar sólo?
¿Qué experiencias tiene del trabajo en equipo?
¿Se ha integrado fácilmente en un grupo de trabajo?
¿Prefiere formar grupo con personas con las que previamente tiene amistad?
¿Cree que, salvo excepciones, la amistad profesional y particular no deben mezclarse?
¿Tiene tendencia a aceptar, a discutir o a poner sistemáticamente en duda las instrucciones de sus superiores?
¿Confía o duda en general en la eficacia de los demás compañeros?
¿Cómo acepta las normas de disciplina?: con convencimiento, como un mal necesario, como una imposición
¿Qué opina de sus jefes anteriores? (si los ha tenido).

Lista

Por nada del mundo

Estos errores jamás deben cometerse en una entrevista:

• Vestimenta demasiado casual.
• Desviarse del tema o de la pregunta que le hicieron.
• Gastar demasiado dinero en una entrevista fuera de la ciudad por la cual la compañía está pagando.
• Mentir sobre su educación, habilidades, salario, cuánto tiempo ha permanecido en un empleo, posiciones o idiomas que domina.
• Pedir un salario demasiado alto. Déle siempre la oportunidad a la compañía de que sugiera un salario basado en sus antecedentes.
• Olvidarse de notificar a la compañía que lo va a entrevistar que no va poder llegar a tiempo.
• Ser demasiado pasivo durante la entrevista o no hacer ningún tipo de pregunta.
• Ser demasiado agresivo durante la entrevista o no darle oportunidad a su entrevistador (a) de hacer preguntas
• Quejarse de empleos previos.  Nunca haga comentarios negativos sobre alguna persona o compañía en particular.
• Hablar sobre su salario y beneficios en la primera entrevista de trabajo.
• No adaptarse a personalidades distintas cuando sea entrevistado por varias personas. Una persona puede tener un gran sentido del humor, pero la próxima puede no tenerlo.

En la otra silla

Si usted está en la otra silla, es decir, es el entrevistador, también hay pautas sencillas que ayudan a que la entrevista sea un paso indispensable en la elección de un trabajador.

Las preguntas que haga deben ser abiertas para que puedan ser explicadas en las respuestas. No hable más de la cuenta y no acabe preguntando algo que no interesa. Si el entrevistado hace pausas o silencios puede que la respuesta haya sido escasa y deba profundizar más.

Lo más difícil para una persona puede ser la capacidad para hablar de si misma tanto positiva como negativamente, lo más probable es que en una entrevista tenga que hacerlo, así que será mejor que vaya pensando en algo.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad