Hablando con una boca maestra | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-08-30 05:00:00

Hablando con una boca maestra

La disciplina está sujeta a la mente, que desea superar sus retos; eso lo sabe Aydeé Ramírez, pintora discapacitada. Hoy realiza sus mayores anhelos, exponer en el exterior su nueva serie de pinturas titulada ‘Amor y Aceptación’, y viajar a un congreso de artistas.
Hablando con una boca maestra

Con gran dificultad lograba oprimir las teclas de su computador con un pincel reforzado con cinta adhesiva que sostenía con su boca. Quería confirmar, vía correo electrónico, la reservación de un vuelo rumbo a Buenos Aires, Argentina.

Será la primera vez que viaje en avión y la primera que salga del país. La emoción no puede ser mayor. El próximo mes de octubre estará en uno de los congresos de Pintores más importantes de América Latina.

Hace 38 años nació Aydeé Ramírez, una bumanguesa que con su boca ha hecho realidad muchos de sus sueños, aunque son más los que se han quedado en su silla de ruedas, pues sufre una parálisis cerebral; sin embargo, el poder de su mente, la fortaleza de su espíritu y el amor por la vida han sido más fuertes.

Luego de diez años de vida artística, Aydeé presenta la nueva serie de pinturas que dibuja con su boca: “Las manos no me hacen caso, entonces la boca es mi mano”.
La obra completa lleva como título ‘Amor y Aceptación’ y está compuesta por 10 pinturas. Será expuesta en Ciudad de Panamá en septiembre.

En estas pinturas quiere resaltar su desnudez, desde el punto de vista más artístico, más intimo de su vivencia como mujer y que rescata en cada pincelada, plasmando el sentimiento, sus inquietudes, sus anhelos, sus frustraciones y sus sueños.

Prefirió que la lleváramos a la sala. Su madre, la única y legítima compañía, con una práctica asombrosa, pero natural tras los años, la pasó a su silla de ruedas. Aydeé es vanidosa, así que pidió que le arreglara la blusa y la peinara un poco: “me muestras las fotos, no todas me gustan”, le dijo al fotógrafo.

“Ese, ese, quiero ese”. Estirando la cara señaló el primer cuadro del que quería hablar. “Me serví de la pintura desde que me di cuenta que necesitaba expresar lo que siento, deseo, anhelo, así como lo que me entristece y alegra”.

Protagonistas

Se tomó fotos desnuda para luego plasmarse en sus cuadros. “Creí que tomarme fotos desnuda era algo fuera de lo común estando en condición de discapacidad, además porque no soy una modelo con las medidas perfectas, pero a pesar de mis torceduras me siento una mujer bella”, comentó.

Como dice, Diosito también le dio curvas y cierta sensualidad. En un primer cuadro Aydeé está desnuda en su silla de ruedas, mientras se mira en un espejo en el que se ha librado de ella. “Alguna vez desee pararme de aquí. En esta silla he dejado muchos sueños y me ha impedido, en muchos sentidos, ser una mujer completa”.

“Imprimo en estas pinturas el amor que no he tenido a nivel de pareja, a nivel más íntimo. Siento soledad y el dolor de no poder ser amada como cualquier otra mujer”. Difícilmente lograba decir una frase completa de un solo respiro.

De ahí que haya titulado su serie ‘Amor y Aceptación’. “Como no lo he hecho, lo acepto. Acepto que no puedo hacer muchas cosas como bailar, casarme o tener hijos”. De eso trata otra de sus pinturas, en la que dibujó unas zapatillas de bailarina, un chupo de bebé, el velo de un vestido de novia y en el centro su silla de ruedas. “Ese aparato no me lo ha permitido”.

En todas las pinturas, a pesar del dolor, Aydeé plasma una sonrisa en su rostro. Cuenta que muchos hombres le han dado la espalda, luego de jurarle amor y especial admiración. “Me he enamorado de hombres que dicen que van a volver y nunca lo hacen”.

Ahora no está enamorada de un hombre sino de sus cuadros. “Lo que estoy haciendo es mostrándome al mundo tal como soy, no estoy vendiendo mi cuerpo. Como muchos dicen, tan sólo mostrar que con esta silla no dejo de ser una mujer hermosa”.

Es una crítica de los estereotipos de belleza caracterizados por la superficialidad, porque para Aydeé la belleza es lo que lleva por dentro.

“Desgraciadamente los hombres nos exigen mucho y nos quieren si tenemos mejor cuerpo, cara, piel, pelo, pero por ser una mujer con condición de discapacidad no dejo de ser bella y sexual, pero nos rechazan”.

Buscó otra pintura. En esa Aydeé aparece recostada sobre unas manos gigantes. “Son las de mi mamá, las que me han sostenido y me han apoyado con todo”.

Lo que más le alegra a esta mujer es salirse con la suya. Que le pidan ayuda y pueda dar una respuesta. Saber que alguien la necesita y que puede aportar.
Desde que arrancó su carrera como artista dicta talleres en colegios y universidades. “Voy y doy charlas para que valoren las cualidades físicas que tienen y no las desperdicien”.

Para Aydeé, ser artista es dar un poquito de sí misma y presentarse como es: “Amo lo que hago y lo disfruto. Quiero llevarlo a todo el mundo y hacer entender a la gente que tiene todas las facultades para no dejar pasar la vida sin luchar por sus sueños”.

Cree que en Colombia la tolerancia es poca, por eso desde que empezó a pintar esta colección no quería exponerla aquí. “Fue una meta que me propuse, siento que en Colombia no valoran mi trabajo y el esfuerzo de una persona como yo. Muchos piensan que es una locura, pero soy una mujer que representa una sociedad distinta”.

Por eso a finales de este mes ‘Amor y Aceptación’ será expuesta en Ciudad de Panamá, donde siente que no hay discriminación.
Su sueño pendiente es radicarse en un país europeo, “aquí no tengo condiciones para hacer muchas de estas cosas, por eso me iré donde me escuchen y me valoren”.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad