“El cine debe retratar la realidad de los excluidos” | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-08-29 22:40:07

“El cine debe retratar la realidad de los excluidos”

Es productor independiente y recorre los barrios más populares de Bucaramanga para contar sus historias. Lo hace con escaso presupuesto, una cámara e ideas sencillas. Representará a Colombia en Argentina y espera traer más conocimiento para replicarlo en los jóvenes de su tierra.
“El cine debe retratar la realidad de los excluidos”

 

Con una cámara de video de alta gama y bajo presupuesto, un bumangués logra plasmar la realidad de una ciudad que para muchos no existe, y que si acaso, es sólo registrada por los medios de comunicación.

Le basta la paciencia para internarse durante un año en fiestas donde se baila cumbia peruana, en barrios periféricos donde algunos creen que sólo habita la muerte y caminar por más de ocho horas, alternándolas a lomo de mula, para llegar a las comunidades de la región que claman respeto por su tierra y cultura.

Es Mario Niño Villamizar, un hombre de pelo crespo, delgado y descomplicado, que aunque experimenta con diversos formatos de video, tiene una meta clara: hacer cine en la ciudad que lo vio nacer hace 35 años.

¿Cine? Muchos le preguntan y creen que desvaría por considerarlo un asunto para extranjeros populares o artistas que se desempeñan en Bogotá o Medellín.

“Sí, cine”, responde con seguridad, explicando que “las buenas ideas están por encima de todo y la excusa no puede ser el presupuesto”. De hecho, son esas ideas bien desarrolladas las que lo llevarán en dos semanas a pisar suelo argentino para representar a Colombia en el IV Festival de Artes Audiovisuales de La Plata, Fesaalp.

Desde su escritorio y a la vez estudio de edición ubicado en un edificio del Centro de Bucaramanga, Niño le da ‘play’ a ‘Réquiem’, el video experimental de 60 segundos con el que disputará una estatuilla en la categoría de ‘Filminuto’, frente a propuestas de cinco argentinos y un brasilero.

Una rosa, los pétalos caen, aparece la imagen inquisidora de un hombre, se mueven las fichas del ajedrez… “Este filminuto buscar reflexionar sobre el contexto que vivimos. Cómo por vanidad, poder o juego dejamos pasar lo esencial de la vida”, dice.

Para realizarlo sólo buscó elementos caseros, los grabó en formato de cine súper 8 milímetros y alteró algunos pasos del revelado para lograr colores complementarios en los planos. Para finalizar, digitalizó y musicalizó el video como en la mayoría de sus trabajos.

Pero su apuesta va más allá. El Festival de La Plata, considerado uno de los más representativos del continente, también seleccionó su guión ‘Cíclico’, una propuesta para cortometraje con el que Niño asistirá, junto con un compatriota, tres argentinos y un uruguayo, a la Clínica del Guión para perfeccionarlo.

De esa promesa, que le costó cuatro años concebirla, aún no puede dar muchos detalles. “Es la historia de un chico de 13 años del barrio Morrorrico que quiere comprar unos tenis de marca para lograr estatus en su barrio. Pero ese hecho hace que su vida tenga un giro de 180 grados”.

Un espacio creativo

Desde que se ingresa al apartamento de Mario Niño, el ambiente delata que se trata de un apasionado por el arte. Las paredes princi-pales están adornadas con la réplica de una pintura de Pablo Picasso, una caricatura del mítico Charles Chaplin, decena de afiches de festivales de cine y una biblioteca que además de libros de historia y poesía, guarda casetes de sus horas de filmación.

Es un séptimo piso, donde ya casi no puede divisar la ciudad por las nuevas moles, pero donde arma y da las últimas puntadas a sus videoclips, videos experimentales y documentales en un computador de última tecnología y un televisor que hace de proyector.

Fue ahí donde construyó su primer documental, ‘Cumbia Urbana’, una historia que logró después de un año de investigación, otro de grabación y cuatro meses más de edición.

-“Esa música paila no me gusta a mí, no aguanta, pura música de ñero”… “Muy poca gente la escucha… básicamente la gente como popular”.

Esas opiniones del ciudadano común fueron las que motivaron a Mario a plasmar la preferencia musical de los barrios populares. “Y no fue fácil”, dice. Todos los domingos asistió a la miniteca de cumbias que se tomaba la terraza de Sanandresito La Rosita y que congregaba a 2.000 jóvenes hasta las 11:00 p.m.

Pero para llegar allí requirió de antesala. Se adentró en los barrios Pablo VI, Kennedy, Mutis, Santander y Morrorrico a conocer a los personajes, para que los tesos del baile le explicaran de qué se trataba.

“Sólo a los tres meses de investigación pude prender la cámara. Cuando terminé el trabajo, en octubre de 2004, fui y les mostré el documental en una pantalla gigante. Me dijeron que les había gustado porque por fin habían tenido un espacio para hablar”, dijo.

Trabajos paralelos

Mario Niño Villamizar reconoce que hoy todavía no puede subsistir de los trabajos con enfoque social. Por eso, durante el día realiza trabajos comerciales contratados free lance y en las noches o en cada espacio que puede, vuelve a sus guiones sobre la realidad. En otras palabras, él mismo saca de su bolsillo y autofinancia “por amor al arte” esos trabajos sociales que lo motivan y que contienen el sentido de su oficio.

“Para no perder el hilo de lo social, mientras realizo lo comercial, entonces me ejercito haciendo cortos. Salgo a la calle, observo, escucho alguna noticia... Apenas resulta una buena idea, la realizo”, cuenta.

Fue así como en un tiempo récord de cuatro meses produjo ‘Zona Despojo’, un documental de 30 minutos sobre las voces de las comunidades de Betulia, San Vicente y Sogamoso frente a la construcción del megaproyecto de la represa de Hidrosogamoso.

Luego vinieron más ideas y empezó una serie de cortos que no superan los dos minutos, pero que en tan poco tiempo logran que el espectador se estrelle con su realidad y por instantes, piense sobre ella.

Esto lo logra con ‘Non Retorno’, una reflexión sobre cómo las antiguas casonas de la ciudad están siendo demolidas para convertirse en altos y reducidos edificios que asfixian.

A la lista se le suma ‘Umbilical’, un corto que cuestiona la realidad de muchos niños que rompen su vínculo materno hasta llegar a las calles, vivir en la mendicidad y depender de sustancias como el bóxer.

Le sigue ‘Eclipse’, un corto que cuestiona la rápida desaparición de las culturas indígenas y las lenguas autóctonas, grabado en la comunidad de los Embera Katío, en Córdoba, en pleno fenómeno astronómico.

“Entre más sintético el trabajo, más importante e impactante. Trato de que los espectadores, que no son pasivos, reflexionen a partir de las imágenes. Estamos en un mundo lleno de embelecos, donde la televisión, el Internet y los reproductores de música nos están robando la esencia del ser”.

Un viaje de puertas
Entre los planes más prontos, Niño Villamizar  empacará maletas el próximo 10 de septiembre para arribar a Argentina, y allí pulir el guión de ‘Cíclico’, buscar asesoría y gestionar financiación.

“De regreso, mi meta es tocar a las puertas del gobierno y la empresa privada, para hacer realidad ese corto. La idea es grabarlo en formato de cine”, comentó.

Tras ocho años de constancia en la producción de videos experimentales con enfoque social y de retirarse de forma temporal de la docencia para concretar sus proyectos, Niño aspira a formar una escuela para que poblaciones más vulnerables se enamoren del cine.

Niño Villamizar explica que le apuesta a la preparación pero que no comparte abandonar la región. “Muchos piensan que lo mejor está afuera, en otras ciudades o países porque hay más oportunidades. Yo creo que todo depende de uno. De pronto sería bueno estudiar un tiempo en otro lugar. Pero ojo, hay que regresar a la tierra para retribuirle los conocimientos”.

Con esas palabras, este joven cineasta local se despide sin antes contar que aspira estudiar dirección de fotografía durante dos años, “para regresar con toda, trabajar con las comunidades y construir sociedad desde las historias que se pueden narrar en cine”.

Debutará en festival de Argentina

Mario Niño Villamizar envió algunas de sus propuestas al Festival de Artes Audiovisuales de La Plata, Fesaalp, que se desarrollará los próximos 12 al 19 de septiembre en Argentina.

Los pasados 20 y 21 de agosto, Niño recibió dos correos electrónicos de la organización que le informaban que había sido seleccionado en la categoría de ‘Filminuto’, y para asistir a la Clínica del Guión con una propuesta de cortometraje.

Según la página oficial del certamen, www.fesaalp.com.ar, este año el Festival seleccionó más de 140 obras de todo el continente entre las diferentes categorías, de las 550 propuestas recibidas.

trabajos en la web
Quienes deseen ver las producciones audiovisuales de Mario Niño Villamizar pueden ingresar a www.youtube.com/kinema7

Datos biográficos

Nombre: Mario Niño Villamizar
Edad: 35 años
Estudios: Cine, en la Escuela Black María, de Bogotá
Experiencia: fue docente de la Universidad Manuela Beltrán, y realiza vía free lance videoclips, comerciales, videos corporativos. De forma paralela, produce videos experimentales, documentales y cortos con enfoque social.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad