Informalidad | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-08-31 03:15:40

Informalidad

En un mundo descomplicado y fresco, la informalidad tiene multitud de seguidores que practican las más diversas formas de llevar la vida y pasarla bien. Cada vez es más creciente el número de personas que visten de manera informal, pues prefieren la comodidad, por encima de la etiqueta. En economía esa “frescura” cuesta y tiene enormes consecuencias para quienes se ven abocados a ejercerla. La informalidad económica se asocia de manera directa con escalas menores y muy frecuentemente con oficios de más baja categoría. Es más, a diferencia de la vida fresca e informal – para pasarla bien, porque así se ha elegido – en lo económico se llega a la informalidad, empujado por las circunstancias adversas en las que se desenvuelve el individuo y no para estar bien, sino, por el contrario, para enfrentar dificultades.
Informalidad

 

La informalidad, que en un comienzo se asume como algo temporal o pasajero, llegó al mundo contemporáneo para quedarse y parece ser, de manera definitiva. Peor, aún, de mayoritaria presencia, al juzgar por las cifras de la informalidad laboral en diversos continentes: África, Asia y América Latina, especialmente. En la fase actual del capitalismo, la informalidad es un eslabón adicional que permite multiplicar los ingresos de quienes se aprovechan del uso de las diversas prácticas de informalidad existentes.

La OIT ha definido la informalidad como una forma urbana de hacer las cosas, cuya marca distintiva incluye: pocas barreras a la entrada para el empresario, en términos de habilidades y capital requerido; empresas de propiedad familiar; operación en pequeña escala; producción de trabajo intensivo con tecnología adaptada, y un mercado no regulado y competitivo.

En nuestro medio la informalidad se identifica con la economía del rebusque, con las fami y micro – empresas, que según el DANE, representan el 57% de la generación de ingresos, por la vía del empleo. Esa informalidad está signada por la baja escolaridad, la mayor participación de la mujer, edad por encima de los 40 o antes de los 25 años, más urbana que rural y sin derecho a la seguridad social, especialmente a la futura pensión. ¿Cómo sustituirla? Ese es el gran reto de la economía internacional y de los gobiernos demócratas que tienen como una de sus primeras obligaciones, la de conseguir para sus nacionales empleos productivos y de buena calidad. En Colombia la legislación y la ausencia de control ha permitido el montaje de empresas agrupadoras que se aprovechan de la informalidad laboral, para hacer de las suyas y profundizar esta condición.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad