Publicidad
Publicidad
Vie Dic 9 2016
20ºC
Actualizado 09:18 pm

Miseria moral | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-02 02:44:46

Miseria moral

Miseria moral

Día tras día los noticieros registran sin cansancio  gente que muere a manos de sicarios, o victimas de masacres, o en tragedias naturales, o en accidentes de tránsito. La sangre se matiza con los hechos de corrupción en la política, en el gobierno, en las autoridades de todo tipo. Para variar, las cifras oficiales (no se conocen  datos independientes), nos  muestran millones de indigentes y más millones de pobres acompañando a otros millones que apenas logran los mínimos vitales que acompañan sus frustraciones, en tanto  unos  banqueros, unos  mafiosos, unos tantos políticos, algunos religiosos, unos  empresarios, convierten en oro inútil  el trabajo y el esfuerzo de millones de compatriotas.

La miseria física de veinte millones de colombianos, está sazonada con la miseria moral de cuarenta. Sobrevivimos porque hay seres excepcionales que  nos dejan ver que  la recuperación es posible, que la lucha intelectual puede llegar a no ser estéril.

La masacre de los  naturales Awa, impensable por la sevicia con menores e infantes, no  vio la respuesta indignada de la sociedad. Fue una más.  Los titulares han  registrado  que los paramilitares confesaron  haber asesinado  al menos 22 mil colombianos, pero la sociedad colombiana tampoco se indignó.

Pier Lombardi, un prestigioso cirujano cardiovascular, fue asesinado por sicarios la semana pasada en Barranquilla.  Tal vez nunca pensó morir de esa manera, había donado sus órganos que hoy dan vida a otros, como en vida de él, dieron vida sus manos y su inteligencia. La sociedad tampoco se indignó.
Pero sí sabemos indignarnos: he visto la indignación contra árbitros de futbol, contra Chávez, contra Correa, contra los bárbaros de la guerrilla. Hay indignación selectiva. ¿Puede haberla?

Por supuesto que no.  Los criterios de la ética y de la moral son aplicables a todos por igual. Pero cuando la manipulación social impone el maniqueísmo para satanizar los comportamientos de un grupo, de un sector y bendecir o al menos permitir y disculpar los mismos comportamientos de otros, se constituye la miseria moral de una nación.

Los líderes empresariales, políticos, religiosos, académicos, deportivos y culturales que inoculan rencor, venganza, impunidad, muerte, intolerancia, corrupción, son culpables de la situación actual de nuestra sociedad y por lo tanto,  inmorales e indeseables.
Sé que es más efectivo inflamar la  pasión que acudir a la razón, pero vale la pena que  intentemos recuperarla.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad