Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 3 2016
22ºC
Actualizado 10:41 am

Vivir sin miedos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-03 05:00:00

Vivir sin miedos

Vivir sin miedos

Si eres capaz de imaginarte esto, podrás comprender que si alguien de otro planeta viniera a visitarnos tendría una experiencia similar con los seres humanos. Pero no es nuestra piel la que está llena de heridas. Lo que el visitante descubrirá es que la mente humana padece una enfermedad que se llama miedo. Al igual que los habitantes de este planeta imaginario en su piel herida, nuestro cuerpo emocional está lleno de heridas infectadas por el veneno emocional.

Lástima que en nuestro país vivamos enredados por esta enfermedad del miedo en odios, tristezas, envidias e hipocresías, los cuales hacen que vivamos llenos de sufrimientos.

Esta enfermedad no es de hoy, ha sido de siempre porque vivimos llenos de miedo hasta de nuestra propia sombra, pensando que nos van a superar, a opacar o a quitar lo que nos hemos abrogado como posesión propia sin importar el precio para conseguirla.

Los seres humanos vivimos con el miedo continuo a ser heridos y esto da origen a grandes conflictos donde quiera que vayamos. La manera de relacionarnos los unos con los otros provoca tanto dolor emocional que, sin ninguna razón aparente nos enfadamos y sentimos celos, envidia o tristeza.

En estos días hemos estado viviendo con la visita de nuestro Arzobispo Sherman Mosley en la Iglesia Católica Romana Antigua acontecimientos que nos invitan a dejar de lado cualquier miedo, tristeza, angustia o cosas parecidas que nos impidan proclamar que Jesús es el Señor, el único que puede sanar, liberar y restaurar nuestras emociones y nuestra vida en general sin importar las hostilidades del entorno o de nuestras propias falencias.

Somos capaces de dañarnos y dañar tanto a los demás que nos mentimos tan bien, que nos mentimos a nosotros mismos e incluso nos creemos nuestras propias mentiras.

Son muchas las máscaras sociales que se llevan, porque nos resulta demasiado doloroso vernos a nosotros mismos o permitir que otros nos vean tal como somos en realidad.

El gran sueño de los que creemos en Jesucristo es poder vivir sin miedos.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad