Los ministros de Economía del G-20 preparan en Londres la cumbre de Pittsburg | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Dom Dic 17 2017
20ºC
Actualizado 09:20 pm

Los ministros de Economía del G-20 preparan en Londres la cumbre de Pittsburg | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-03 15:34:48

Los ministros de Economía del G-20 preparan en Londres la cumbre de Pittsburg

Los ministros de Economía del G-20 preparan en Londres la cumbre de Pittsburg

Cinco meses después de la cumbre celebrada en Londres, en la que el G-20 acordó una nueva arquitectura financiera para la comunidad internacional con el objetivo de superar la peor crisis económica desde la II Guerra Mundial, el objetivo de esta nueva cumbre es consolidar una salida de la crisis que todavía se presenta incierta.

Pese a los indicios de que las economías estadounidense y europea están en la senda de la recuperación, el mensaje sobre el que trabajarán los ministros y que ratificarán los mandatarios es que no se puede bajar la guardia, y que es necesario aplicar los principios aprobados en abril en Londres para poder enterrar la recesión.

"Tenemos que hablar de la estrategia de salida desde diferentes puntos de vista y lograr un enfoque integrado", explicó este miércoles en Bruselas el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, el español Joaquín Almunia, quien defendió la necesidad de que los Gobiernos coordinen la manera de despegar de la crisis.

La cita de ministros y gobernadores de bancos centrales comenzará el viernes con una cena ofrecida por el ministro británico de Economía Alistair Darling, pero no será hasta el sábado cuando se debatan los asuntos sobre la mesa en dos sesiones de trabajo.

A tres semanas de la cumbre de Pittsburg, se buscará el máximo consenso posible sobre el plazo y la manera en la que se pondrá fin a los planes de rescate financiero y a los paquetes de estímulo fiscal, y se supervisará el progreso de la reforma del sistema financiero y de las instituciones financieras internacionales.

Darling, anfitrión de la reunión, subrayó en las últimas horas la necesidad de que los Gobiernos sigan apoyando el gasto público para asegurar que la economía global pueda volver a un crecimiento sostenido el año próximo y pidió evitar la complacencia.

En una entrevista al diario "The Independent", Darling dijo que el combate contra la recesión no ha terminado y consideró que "es muy pronto" para pensar en abandonar las políticas estatales de ayuda, porque se podría comprometer la solidez de la recuperación.

El Reino Unido y EEUU ya apostaron antes de la cumbre de abril pasado por expandir los planes de estímulo fiscal, pero los países europeos, con Alemania y Francia a la cabeza, expresaron su oposición, en un enfrentamiento de políticas que se repite ahora.

Donde sí parece que hay acuerdo es en la necesidad de que el G-20 fije reglas claras y vinculantes sobre las remuneraciones en el sector bancario y para las primas que reciben los directivos.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro británico, Gordon Brown, han suscrito una carta en la que proponen "reglas obligatorias para las instituciones financieras que disponen de actividades complejas y arriesgadas" y "sanciones" para los bancos que no las apliquen.

Este es un asunto con el que la UE acude con una posición común y dispuesta a mostrar "músculo y diente", pero que en el Reino Unido causa recelos dado que buena parte de la riqueza que se genera en este país procede del complejo financiero de la City londinense.

La UE también tendrá que convencer a Estados Unidos, reticente a un cambio radical de la cultura salarial de la banca, aunque el secretario estadounidense del Tesoro, Timothy Geithner, ha expresado públicamente en varias ocasiones que hay que reformar el sistema para que los bonos sean coherentes con los riesgos que se asumen.

Los países en desarrollo acuden a Londres con la intención de presionar para que el G-20 se convierta en un foro más importante que el G-8 a la hora de fijar las políticas económicas y financieras y para que sirva de vehículo a las propuestas de las naciones emergentes, que representan a un 70% de la economía mundial.

Así lo afirmaron recientemente los ministros de Hacienda de Brasil, Guido Mantega, y de Economía de Argentina, Amado Boudou, quienes argumentaron que sus países pueden servir de ejemplo en la aplicación de políticas "no ortodoxas" para combatir la crisis.

Brasil presentará en Londres una propuesta para regular los mercados financieros mundiales, sobre todo los de derivados, de manera que "todas las operaciones en el mercado de futuro sean registradas", según explicó el mes pasado en Washington.

Brasil también quiere que se institucionalice el papel del G-20 con normas claras, como el compromiso de convocar y celebrar reuniones anuales de los jefes de Estado y de Gobierno y cuatrimestrales de los titulares de Economía y Hacienda.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad