La Red Alimentaria | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-05 05:00:00

La Red Alimentaria

Interesante el programa RESA (Red de Seguridad Alimentaria), de la Presidencia de la Rep√ļblica. Anteriormente nuestras casas aldeanas tuvieron cultivos de lechugas, tomates, perejil y similares. En cuadros se pon√≠a la tierra abonada y las semillas se obten√≠an f√°cilmente; tambi√©n hab√≠a frutales en solares.
La Red Alimentaria

Hoy interviene la Presidencia de la rep√ļblica con algunos pesos para la campa√Īa, vinculando Alcald√≠as, autoridades diocesanas, para la cultura de hortalizas. La urbanizaci√≥n de la vida actual requiere estas campa√Īas, para estimular algo que perdimos en nuestras costumbres. Cualquier patio, empedrado o no, facilita la rapidez de los cultivos y estimular√° el trabajo casero, rendidor y pr√°ctico, diferente de chicos en los sem√°foros mendigando cinco centavos. Antes hubo programas de huerta casera y vaca lechera, extinguidos sin saber por qu√©.

Ayer hubo programas semejantes para escuelas rurales; para construir locales se exig√≠a lote aproximado de una hect√°rea. Las escuelas urbanas tuvieron terrenos para facilitar cultivos demostrativos y las casas consistoriales los tienen en los poblados, utilizables, frente a la plaza principal. Existen oficinas llamadas Umatas, que resultan entronques burocr√°ticos cuando no propenden a que las gentes quieran su tierra, haciendo demostraci√≥n de m√ļltiples actividades en f√°ciles cultivos, que mejoran la calidad de vida cuando son organismos actuantes en cada lugar. Parecido a los ¬ďchinos¬Ē que siembran vi√Īas en las calles, asidas a las ventanas y en los antejardines plantan tambi√©n ma√≠z con las hortalizas callejeras. Pero nosotros plantamos helechos, sin utilidad al menos para bebida arom√°tica.

El programa RESA es muy √ļtil en cada lugar y son de aplaudir sus labores que fomentan peque√Īos cultivos, abastecedores de productos indispensables para cada hogar. Necesario ser√° que hagan irradiaci√≥n de sus labores y que no se fatiguen para no dejar desaparecer tan buena iniciativa. Estamos acostumbrados en cada d√≠a a ver fracasar magn√≠ficas ideas por carencia de continuidad en los prop√≥sitos y por la forma burocr√°tica de escoger el personal que debe fomentarlos; necesitamos cultura de las hortalizas, o del agua, del √°rbol y de tantas cosas buenas que mejoran la vida de las personas y de los grupos humanos.

Pero si se irradian convenientemente las ideas, producen luces, h√°bitos, comportamientos que arreglan problemas y fomentan laboriosidad en muchas personas, cuando estamos presenciando que ahora no se emprenden peque√Īas empresas, distintas de las ambiciones desmedidas que terminan en los juzgados y en las c√°rceles.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad