Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 3 2016
23ºC
Actualizado 10:41 am

¡Chocados otra vez! | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-07 05:00:00

¡Chocados otra vez!

¡Chocados otra vez!

***

Tristes consecuencias ha tenido la falta de una reforma a la justicia seria que dirima de una vez por todas el lío que han creado las tutelas contra sentencias. Si a María Isabel Rueda le indigna de este gobierno que no haya sido capaz de combatir la corrupción, a mí me frustra que cuando tenía todo en sus manos, el Ejecutivo dejó pasar la oportunidad para discutir una reforma de fondo a la administración de justicia, elaborada entonces por el ministro Fernando Londoño.

La pelotera entre el Consejo Superior de la Judicatura y la Corte Suprema de Justicia por cuenta de la tutela que el primero falló favorablemente para Iván Díaz Mateus, ya se había presentado antes.

En el limbo han quedado procesados y entidades oficiales, como ahora el Inpec, que no saben a quién hacerle caso: si a la Corte Suprema que se empeña en no modificar sus sentencias o a quienes como la Corte Constitucional y el Consejo Superior defienden la posibilidad de que inclusive las máximas instancias se puedan equivocar y que esos yerros deban señalarlos otros que se encuentran en su mismo nivel jerárquico.

Creemos que el chance de ‘embarrarla’ está presente en el juez de primera instancia o en el encumbrado magistrado por igual, pero alguien tiene que poner un punto final y es en esa lucha por encontrar ‘órganos de cierre’ que los tribunales nunca podrán ponerse de acuerdo. Por eso resultaba de tanta importancia que el gobierno y el congreso actuaran sobre el asunto, pero el problema es que ahora ya es muy tarde y cualquier posición que asuman se entenderá como una afrenta más dentro de esta batalla institucional sin sentido.

Nos parece, sin embargo, que han llegado personajes muy interesantes a dirigir las Altas Cortes y que pudieran ser interlocutores válidos en esta discusión. En el Consejo Superior de la Judicatura se encuentra una mujer brillante, de gran inteligencia y claridad en sus pronunciamientos que puede prestarle un enorme servicio a esa desprestigiada institución. María Mercedes López no ha titubeado en defender la posición del Consejo, llenándose de argumentos discutibles pero serios, sólidos y apegados a la ley. Con la ‘sustitución de facto’ de Augusto Ibáñez por Jaime Arrubla, no me queda duda de que la Corte Suprema también se armó de un alfil combativo con el que por lo menos uno sabe a qué atenerse. De manera que ahora es cuando para decirnos ciertas verdades y cambiar lo que está funcionando tan mal. Otro estrellón de estos, no lo soportamos.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad