La calle 34, desde que amanece hasta que oscurece | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Vie Dic 15 2017
20ºC
Actualizado 09:47 pm

La calle 34, desde que amanece hasta que oscurece | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-07 05:00:00

La calle 34, desde que amanece hasta que oscurece

Estuvimos casi todo el día en un tramo de una de las vías más tradicionales de la ciudad y experimentamos el ‘frenesí’ que siente cualquiera que se atreve a pasar por ella. Se trató de la calle 34, en la zona comprendida entre las carreras 15 y 17.
La calle 34, desde que amanece hasta que oscurece

Cuando amanece el lugar se ve despejado, tal como lo registra esta primer fotografía. Con el paso de las horas, la basura, la inseguridad, la proliferación de ventas ambulantes, la invasión del espacio público, la congestión y los pitos de los buses y taxis, por citar sólo algunos ‘lunares’, la convierten en un área caótica.

Peatones atosigados, vendedores estacionarios ocupando las aceras, comerciantes enojados por las pocas ventas de sus negocios, conductores energúmenos porque no pueden pasar y mendigos arropados en plena calle, ‘sacan de casillas a cualquiera’.

La calle 34, durante muchas horas del día, se convierte en un ‘cuello de botella’: ¡no hay por dónde pasar!

Vanguardia Liberal la recorrió y, a decir verdad, ‘se vio a gatas’ para salir de ella.

Pitos, ‘madrazos’ de uno que otro chófer, peleas entre los ‘pelaos’ de las zorras que cargan el mercado y la típica correría de policías y vendedores, ‘engalanaron’ el paso de este diario.

El ‘mercado persa’ en el que se ha convertido la vía hace que los andenes, de manera literal, no se vean. Cualquier peatón que decida movilizarse por allí se ve obligado a lanzarse a la calle y, de manera literal, le toca sacarle el quite el alto flujo vehicular.

El principal invasor del espacio público en ese punto, por supuesto, es el comercio informal. Al menos detectadas, existen 112 personas que improvisan sus puestos de expendio sobre esta calle.

Otro ‘dolor de cabeza’ de la calle 34 es el pavimento, que registra huecos por doquier.

Finalmente, se debe decir que esta es una de las zonas más concurridas de la capital santandereana. Los usuarios de la plaza mercado y los 67 recorridos de buses hacen de esta artera vial un paso obligado para casi todos los bumangueses.

  1. Los primeros vendedores ambulantes aparecen y el comercio formal procede a abrir sus puertas.
  2. La carga y la descarga de mercancía generan los primeros trancones del día.
  3. Ya es evidente el caos: ventas ambulantes, peatones y conductores luchan por sus espacios.
  4. La falta de civismo se refleja en algunos pasajeros que toman el bus en sitios prohibidos.
  5. Los peatones se lanzan a las calles ante la completa invasión de andenes. ¡Qué peligro!
  6. Es la hora más neurálgica del día: taxis, ventas, buses y peatones invaden la zona.
  7. Ya se ve un tanto despejada la zona, pues los comerciantes comienzan a evacuar la zona.
  8. ¡Algo se hace evidente a las 4:00 de la tarde! La calle 34 requiere de una brigada de repavimentación.
  9. Son las 7:00 p.m. Llega la oscuridad de la noche y con ella se encienden las alarmas por la inseguridad, que empieza a ‘reinar’ en la zona. La congestión queda atrás y la vía se vuelve a ver despejada, tal como se apreciaba durante las primeras horas de la mañana.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad