A seguir la mesura de Lula | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-08 05:00:00

A seguir la mesura de Lula

Que Brasil se perfila no solo como la nueva fuerza política y económica de la región, sino como el país más capacitado para fungir de mediador y hasta árbitro entre los constantes desencuentros que se generan entre los países suramericanos, es una de esas realidades que no se pueden desconocer. De hecho, no solo es una tendencia que no se puede ignorar, sino que analizándola y actuando acorde a las circunstancias, puede ser de mucho beneficio para Colombia.
A seguir la mesura de Lula

Para confirmar la afirmaci√≥n anterior m√°s all√° de cualquier duda, es suficiente con estudiar dos de las m√°s recientes declaraciones del mandatario brasile√Īo, Luiz Inacio Lula.

En ellas, no sólo da muestras suficientes de no tomar partido por nación alguna, sino que comprueba su voluntad por mejorar la compleja situación del norte de Suramérica, eso sí, sin temor a tomar posiciones críticas cuando considera que debe hacerlo.

Es que así quedó demostrado la semana pasada, cuando el Presidente de Brasil expresó sus reservas por la manera en que Hugo Chávez trata a la prensa de su país. Y si bien se trató de un comentario que podría considerarse como suave, el mensaje implícito es claro como el agua.

Claridad que también dejó en evidencia al solicitar a Colombia una garantía escrita del pacto firmado con Estados Unidos para la asistencia militar en operaciones contra el narcotráfico y el terrorismo.

Es que mirándolo bien, la petición no resulta difícil de satisfacer y al tiempo puede aliviar muchas tensiones en la zona. El pacto de los Estados Unidos con Colombia no tiene nada qué ocultar y cuenta con unos fines muy específicos que de ser anunciados con suficiente exposición, corroborados por las garantías de no intervención en contra de terceras naciones, pueden escribir el capítulo final sobre el espinoso tema.

En resumidas cuentas, Colombia  debería, junto a sus vecinos, apelar más a Brasil, que ha mostrado sus buenas intenciones para ayudar a superar los conflictos de la región. Sólo un árbitro de la zona, con la autoridad moral para actuar como tal y el poderío para inspirar respeto, puede calmar los ánimos antes de que se tomen decisiones qué lamentar.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad