Publicidad
Dom Ago 20 2017
20ºC
Actualizado 07:21 pm

“En lugar de traernos un acueducto; nos traerán un basurero” | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-09 05:00:00

“En lugar de traernos un acueducto; nos traerán un basurero”

Bajo un sol inclemente y una carretera de color hueso que debió estar pavimentada desde hace varios años, los habitantes de la vereda Chocoa, en Girón, reiteran que se oponen a la ubicación en sus tierras del nuevo relleno sanitario y que temen por las implicaciones que generaría la disposición de las basuras.
“En lugar de traernos un acueducto; nos traerán un basurero”

Cabe recordar que esta reacción se produce a partir del anuncio realizado por los cuatro alcaldes metropolitanos hace una semana, de que un terreno de 350 hectáreas en esta vereda sería el más adecuado para sustituir en los próximos años a El Carrasco, que ya superó su capacidad para almacenar residuos sólidos.

Vanguardia Liberal visitó ayer esta zona rural durante seis horas, para conocer el terreno y hablar con los campesinos que durante generaciones cultivaron el tabaco, y hoy además producen en sus fincas toda variedad frutas y de cítricos, destacándose la piña, que llegan a la Central de Abastos o son llevados a Bogotá.

Desde que se ingresa a la zona de la vereda, destapada y de forma particular pavimentada sólo en un corto tramo, transcurren 40 minutos en motocicleta hasta llegar a la ‘Y’, el sitio donde converge la vereda Chocoita con la carretera hacia la cárcel de Palogordo.

Ahí está Luis Hernán Mantilla, uno de los campesinos de la zona, quien no tarda en expresar su preocupación. “Los efectos de ubicar el basurero acá serían enormes. Lo primero es que como mínimo habría un tráfico diario de más de 500 vehículos. La polvareda afectaría los frutales. Por otra parte, los lixiviados podrían caer en las quebradas que son nuestra única fuente de agua potable para consumo humano, abrevadero para los animales y riego para los cultivos”, indicó.

Y es que esta zona rural no tiene acueducto, incluso prometido desde el año 2003, “cuando construyeron la cárcel y le dijeron a los habitantes de la vereda Palogordo que tendrían agua y vía garantizadas”.

Así lo asegura Victoria Gómez, presidenta de la Junta de Acción Comunal de la vereda Chocoa. “Por eso es que no creemos en promesas. No cederemos aquí ni en ninguna parte rural sobre la ubicación del nuevo botadero. A los de Palogordo les prometieron mucho y todo quedó en las meras palabras”.

Despensa agrícola

Para llegar a la vereda Chocoa, que alberga 22 viviendas y a unas mil personas, se requieren otros 20 minutos en moto hasta llegar a la tienda El Caney. Allí sobre un mesón de color naranja, propietarios, administradores y jornaleros se concentran para exponer sus puntos sobre la situación.

“A los campesinos nos tienen olvidados, pero vivimos en paz. En lugar de traernos un acueducto, ahora nos van a traer chulos y ratas. Eso es muy triste.

Llevo 50 años trabajando esta tierra, donde producimos de esta piña rica y jugosa que ya reconocen. Cuidamos la naturaleza y en mi finca le damos trabajo a 60 personas”, cuenta Edmundo Ordóñez.

Al lugar también llegan sus vecinos Jairo y Henry, dos de los hijos de don José Esteban Pedraza, quienes tienen una finca que colinda con el terreno donde está proyectado el botadero. “Si llegan a poner acá eso, le cuento que eso es como olvidarnos de ser campesinos y agricultores. No sólo habrá contaminación, sino desvalorización de las tierras… Cómo nos hacen eso, cuando esta vereda es una despensa agrícola donde se producen cítricos, tomates, pepinos, tabaco y ajíes. Cada semana de acá salen un promedio de 30 a 40 camiones de piña”, explicó Henry Pedraza.

Su hermano Jairo, de 29 años, explica que en la finca emplean hasta 100 personas. “Me parece absurdo que piensen poner un basurero acá en el campo. Nos dicen que es que eso va a generar empleo.

¿Es decir que vamos a dejar de cultivar para recoger basura?”
Lo más particular, expresan ellos y otros campesinos como Rodolfo Angarita, Rodrigo Almeida, Marco Antonio Prada y Germán Uribe, es que se enteraron de la decisión por los medios de comunicación.

“Chocoa es una zona muy productiva, tenemos 15 millones de matas de piña sembradas y cuenta con nacimientos de agua que desembocan en la quebrada El Monte, nuestra principal fuente hídrica. ¿Cómo es que dicen que las viviendas quedaban a unos 3 kilómetros de distancia, si mi finca y la de otros tres vecinos colinda con el terreno en cuestión?”, dice Germán Uribe, uno de los habitantes de la zona.

Entre chiste y chanza, porque la comunidad ya formula propuestas, Luis Hernán Mantilla se ríe en medio de la preocupación y dice: “Nos va a tocar montar restaurantes especializados en chulo, o exportar o vender la sangre para curar enfermedades”.

20 minutos de saltos

Tal como lo relatan los cultivadores, a lo largo de la carretera que conduce al terreno -donde se ubicaría el botadero- están ubicadas varias viviendas y grandes zonas sembradas con piña.

Para llegar hay que movilizarse en una camioneta bien dotada o en una motocicleta, porque la pendiente y la trocha hacen difícil el paso. De hecho, por el camino pasa un hilo de la quebrada El Monte, que cuando crece tras una fuerte lluvia impide el paso hasta por dos días, cuentan los habitantes.

Ya en el lugar se ven los ‘capachos’, las hojas de la piña, así como los jornaleros que suministran abono e insecticida para mantener el cultivo. Desde lo más alto se alcanzan a divisar algunas quebradas que desembocan en el caudaloso río Sogamoso.

Las propuestas

La comunidad de la vereda Chocoa ya envió un derecho de petición a la Alcaldía de Girón, en la que cuestiona el anuncio sobre la ubicación del nuevo botadero, y solicita explicaciones.

Los campesinos se oponen, pese a cualquier promesa, a la construcción del relleno sanitario y de ser una decisión a la fuerza, aseguran que exigirán la compra de todos los terrenos a buen precio.

El próximo sábado, a partir de las 3:00 p.m., habitantes de al menos siete veredas aledañas se reunirán en la escuela de Chocoita para formar un comité.
“Tenemos claro que el asunto no es echarle el problema a otra vereda o a otra zona rural. Debemos unirnos para tomar decisiones y proponer”, comentó Jairo Pedraza.

LISTA
Estas son los residuos sólidos que hoy recibe en promedio El Carrasco, provenientes de varios municipios:

1 Bucaramanga: 12.950 toneladas (431 por día)
2 Girón: 1.230 toneladas (40 por día)
3 Piedecuesta: 1.300 toneladas (43 por día)
4 Floridablanca: 450 toneladas (15 por día)
5 Lebrija: 256 toneladas (8,5 por día)
6 El Playón 163 toneladas (5,4 por día)
7 Rionegro: 111 toneladas (3,7 por día)
8 California: 79 toneladas (2,6 por día)
9 Matanza: 68 toneladas (2 por día)
10 Suratá: 48 toneladas (1,6 por día)
11 Charta: 22 toneladas (0,7 por día)

Qué dice el alcalde de girón

Vanguardia Liberal intentó comunicarse ayer con el alcalde de Girón, Luis Alberto Quintero, pero al cierre de esta edición no fue posible. Por ello, publica las últimas declaraciones que otorgó a este medio de comunicación el pasado lunes, después de una reunión que sostuvo el mandatario con los campesinos de la zona.

“Les recalqué (a los habitantes) que estaban mal informados. Que ese relleno sanitario si llega a quedar en cualquier sitio, de los que están determinados en el Plan de Gestión Integral de Residuos Sólidos (Pgirs), no fue por nosotros, porque fue firmado por anteriores alcaldes…  Determinamos que hasta el 31 de marzo de 2010 debíamos tener un sitio determinado y habilitado para el relleno”.

Y apuntó: “Le aseguro a la comunidad que antes de cualquier cosa hablaremos con ellos. Lo fundamental es que este relleno cumpla con todos los requisitos ambientales, que proteja al medio ambiente y no afecte la salud pública… Si se maneja técnicamente no afectará a ninguna comunidad. Llegarán gallinazos pero eso no afectará a las fuentes hídricas ni a Hidrosogamoso…. Si le dicen al Alcalde de Piedecuesta que acepte la ubicación del botadero en Monterredondo, yo  estaría gustoso…”

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad