Publicidad
Publicidad
Dom Dic 4 2016
20ºC
Actualizado 10:13 pm

La pobreza nuestra de cada día | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-10 05:00:00

La pobreza nuestra de cada día

La pobreza nuestra de cada día

Piense usted que lee esta columna, lo que significa que ese ser humano de la estadística que es llamado pobre, es un niño o niña recién nacido que empieza a vivir. Ese pequeño, no tiene una madre bien alimentada que pueda atenderlo no solo a nivel nutricional sino con la energía y la disposición que implica cuidarlo con atención y cariño. Probablemente viva en un rancho de latas y plásticos como muchos que conozco aquí en Bucaramanga, lugar tan inseguro que las mamás cuentan cómo deben estar pendientes para que a los bebés no los muerdan las ratas, que a su vez pululan porque allí la recolección de basuras no funciona con regularidad y además no hay una cultura del manejo de las mismas.

El padre si lo hay, cuando logra conseguir trabajo lo hace como bultero en Corabastos, o es un vendedor ambulante que requiere lo que ellos llaman el plante, muchas veces provisto por un prestamista de paga diario. Es que la pobreza es también no tener preparación para el trabajo y hay una enorme población de personas pobres que abandonaron la escuela y hoy día solo saben pararse en las calles a comerciar de manera informal y ganar lo del diario vivir. Para esos pobres que conozco bien, no hay futuro, no hay sueños de viajes, la palabra vacaciones no existe, no hay expectativas de vida mejor.

Están sumergidos en esa vida dura que es necesitar casi de todo y así van teniendo sus hijos e hijas en cadenas repetitivas de carencias y falta de oportunidades. Ese pequeño ser humano que llega a una familia de esta naturaleza, muchas veces además de falta de alimentos, de limpieza y de cuidados, recibe desde que nace palabras cargadas de agresión y de violencia. Pero también vale la pena resaltar que en este contexto de carencias para vivir dignamente en algunas personas se percibe la esperanza, la sonrisa y la resistencia y unas ganas enormes de cambio y trasformación para no continuar la cadena repetitiva en que han vivido desde su nacimiento.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad